Publicado: 25.01.2014 12:20 |Actualizado: 25.01.2014 12:20

Rajoy: "No se celebrará ningún referéndum ni se fragmentará España"

El presidente del Gobierno se reafirma en que cumplirá la ley y evitará la consulta soberanista y consigue que los afiliados presentes en la última jornada de la convención del PP 'Juntos Sumamos' en Barcelona lo jal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mariano Rajoy ha asegurado hoy en Barcelona que, mientras él sea presidente del Gobierno, "ni se celebrará ese referéndum que algunos pretenden, ni se fragmentará España". "Que quede claro", ha enfatizado el jefe del Ejecutivo. Rajoy ha garantizado que impedirá la consulta de autodeterminación con la ley en la mano, durante su discurso al clausurar la Convención del PP catalán. El presidente ha justificado su actitud hasta ahora ante el proceso soberanista advirtiendo de que ha "procurado ser prudente para no crear tensiones adicionales; porque soy así, y continuaré haciéndolo. Pero eso no está reñido con dejar las cosas claras".

El líder del Partido Popular asegura estar obligado a actuar así frente a los que quieren fracturar el país y ha hecho una advertencia a los soberanistas catalanes: "Mi obligación es no permitir que se celebre ese referéndum, porque, de lo contrario, estaría violando la ley", ha argumentado mientras los asistentes al acto le aplaudían y llegaban a gritarle "¡No pares, sigue, sigue!". Rajoy ha asegurado que España es "un bien indiviso" y que todos los españoles son "copropietarios" del Estado, por lo que, cuando se trata de nuestro país, tienen derecho a opinar todos los españoles. La autonomía, ha insistido, no supone la "transferencia de la soberanía; no otorga la propiedad de un territorio sino el derecho a gobernarlo de acuerdo con la ley".

"La autonomía no otorga la propiedad de un territorio, sino el derecho a gobernarlo de acuerdo con la ley"Con este discurso, Rajoy clausuraba la convención del PP catalán mostrándose tajante contra la consulta soberanista impulsada por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y que según ha insistido es "ilegal" y contraria a la Constitución. El líder conservador ha apelado a la "honestidad" de los dirigentes políticos partidarios de la independencia de Catalunya para que "miren a los ojos" de los ciudadanos y les expliquen las consecuencias, "los riesgos y costos" de ese proyecto. Rajoy ha afirmado que "eso es lo mínimo que se puede pedir a unos dirigentes políticos responsables". El presidente del Gobierno ha dicho que las fuerzas políticas independentistas plantean un "futuro idílico en el que todo sale bien y los inconvenientes no aparecen, ni siquiera en la letra pequeña, y cuando se habla en serio, hay que exponer las ventajas y los inconvenientes".

En una intervención centrada exclusivamente en la cuestión catalana, Mariano Rajoy ha admitido que es posible someter a referéndum el futuro de España, "pero tienen que intervenir los españoles", y en Catalunya "no se puede disponer de lo que nos pertenece a todos". Al finalizar su discurso, el presidente ha insistido: "Mientras yo sea presidente no se celebrará ningún referendum, ni habrá ninguna fractura de España". "No quiero que ningún español se vea privado de su derecho a ser español y europeo, ni quiero que nadie pase a ser un extranjero en su propio país", ha remarcado.

Frente a un público entregado, Rajoy ha prometido que no piensa escuchar las voces que le piden que se "corte el grifo de las ayudas a la Generalitat" porque serían los ciudadanos los que pagarían las consecuencias. El jefe del Ejecutivo ha advertido de que es "injusto" y "falso" el discurso de que España "roba" a los catalanes, porque el principio de solidaridad es "de ida y vuelta": Catalunya aporta mucho al conjunto de España, pero "el resto de los españoles también aportan mucho a quienes viven de Catalunya".

Ha puesto ejemplos de dicha solidaridad de ida y vuelta, como el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), el plan de pago a proveedores, el hecho de que la Seguridad Social sea deficitaria en Catalunya pero que sus pensionistas "no lo sufran" o que los ahorradores de otros lugares de España "ayudan al crédito que se concede a Catalunya". Y la ayuda a Catalunya -también cuando tiene dificultades- no es mérito del Gobierno, ha asegurado Rajoy. "Es toda España quien lo hace, y continuará haciéndolo en lo que sea necesario", ha dicho.

La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha lamentado hoy que al presidente de la Generalitat, Artur Mas, le "falte el espíritu" de Josep Tarradellas, y ha señalado que, con alguien como el ex president no se habría producido el "disparate" actual del desafío soberanista.

En su intervención en la clausura de la convención del PP Catalán, Sánchez-Camacho ha puesto en valor la figura del primer presidente de la Generalitat tras el franquismo como alguien que basó siempre su actuación en el "diálogo y en el pacto", y que cuando fue investido cerró su discurso con un "Visca Catalunya, Viva España". Y dirigiéndose directamente al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, Sánchez-Camacho ha dicho: "Con políticos de altura como Tarradellas no habríamos llegado a este disparate, y habrías tenido una interlocución responsable, eficaz y real" con Catalunya.