Público
Público

Rajoy no habla de Bárcenas ni en Rusia ni en el Congreso

El presidente recurre a la ironía y declara que el asunto "no ha generado interés" en el G-20 y elude aclarar si pactó con el extesorero su indemnización. El PP veta  las interpelaciones de PSOE e IU para que

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha tirado este viernes de ironía para evitar responder sobre el caso Bárcenas. 'Este tema no se ha debatido ni ha generado interés', dijo el presidente del Gobierno en la rueda de prensa tras la cumbre del G-20 en San Petersburgo.

Rajoy no ha respondido cuando se le ha preguntado si negoció con el extesorero del PP, Luis Bárcenas, las condiciones de su renuncia y se ha limitado a decir que sobre este asunto ya dijo todo lo que tenía que decir en su comparecencia en el Senado el pasado 1 de agosto. 'Todo cuanto tenía yo que decir sobre ese asunto ya lo he dicho donde tenía que decirlo, ante la representación de la soberanía nacional el día 1 de agosto'. El presidente de Gobierno ha respondido así a las dos preguntas que se le han formulado sobre el contenido de la declaración ante el juez de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Según la transcripción conocida el jueves, De Cospedal afirmó que fueron el propio Rajoy y el exsecretario general del partido Javier Arenas quienes negociaron con Bárcenas los términos de su renuncia como senador y tesorero.

Preguntado de nuevo por esas declaraciones de Cospedal ante el juez Pablo Ruz en la que atribuye al presidente del Gobierno la responsabilidad sobre la forma en la que salió del PP el extesorero, Rajoy ha evitado entrar en detalles y se ha remitido a sus declaraciones anteriores. En el Pleno celebrado en el Senado el pasado 1 de agosto, Rajoy admitió que se equivocó con Bárcenas pero descartó dimitir o convocar elecciones, como demandó la mayoría de los grupos de la oposición. Además dijo que en el PP se ha pagado siempre en 'blanco', no se ha llevado una doble contabilidad, ni se ha ocultado ningún delito.

Pero Rajoy tampoco volverá a hablar en el Parlamento sobre el extesorero del PP. El PP ha hecho valer su mayoría en la Mesa del Congreso para frenar, argumentando que no tienen soporte reglamentario, las dos interpelaciones sobre el caso Bárcenas que el PSOE e Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) habían dirigido al Gobierno para que las respondiera el próximo miércoles en la sesión de control al Gobierno, la en el primer Pleno del Congreso tras el paréntesis estival. Así lo ha anunciado el secretario primero de la Mesa, el conservador Ignacio Gil Lázaro, al término de la reunión del órgano de gobierno de la Cámara que el presidente del Congreso, Jesús Posada, había convocado para analizar expresamente estas dos iniciativas, al apreciar problemas reglamentarios para su calificación.

Tal y como ya hizo en tres ocasiones anteriores con iniciativas similares registradas en agosto (dos del PSOE y una de IU), el PP ha argumentado que el contenido de las interpelaciones no se ajusta al previsto en el artículo 181 del Reglamento de la Cámara. Dicho artículo establece que las interpelaciones 'versarán sobre los motivos o propósitos de la conducta del Ejecutivo en cuestiones de política general, bien del Gobierno o de algún departamento ministerial'. Gil Lázaro ha explicado que la Mesa también ha tenido en cuenta el artículo 97 de la Constitución, que, a su juicio, especifica lo que debe entenderse como 'política general'. Ese precepto establece que el Gobierno dirige la política interior y exterior, la administración civil y militar y la defensa del Estado' y que lo hace 'de acuerdo con la Constitución y las leyes'.

En su interpelación al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, el PSOE se refería a 'la política general del Gobierno en materia de asunción de responsabilidades políticas como consecuencia de las falsedades vertidas' ante el Parlamento, mientras que la Izquierda Plural pedía explicaciones sobre las repercusiones en la acción del Ejecutivo de la relación laboral del extesorero del PP Luis Bárcenas con el partido. La Mesa del Congreso ha decidido no calificar las interpelaciones por cuatro votos (PP) a tres (PSOE) en una reunión a la que no ha podido asistir el representante de CiU, Jordi Jané, ni la vicepresidenta primera, la popular Celia Villalobos.

Izquierda Unida (IU) ha censurado que el PP quiera imponer una democracia de 'partido único'. En rueda de prensa, el líder de IU, Cayo Lara, ha criticado que la Mesa del Congreso no considere este asunto de interés o de política general, cuando se está hablando de un escándalo que afecta al partido que gobierna la nación. Por su parte, la portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, ha avisado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que sólo evitará hablar del caso Bárcenas si 'cierra el Parlamento o echa a la calle' a la oposición, ya que el PSOE insistirá en promover su comparecencia.

A este respecto, el  pleno del Congreso debatirá el próximo martes una iniciativa del grupo parlamentario socialista que pide una reforma del reglamento de la Cámara baja para que no puedan rechazarse las comparecencias del presidente del Gobierno si lo pide toda la oposición. En la exposición de motivos de esta propuesta, que defenderá el diputado socialista Eduardo Madina, el PSOE hace referencia a la postura adoptada por el PP y el Gobierno ante el caso del extesorero popular Luis Bárcenas y las informaciones que ponen en cuestión la legalidad de la financiación de la formación política.

DISPLAY CONNECTORS, SL.