Publicado: 29.12.2015 13:34 |Actualizado: 29.12.2015 16:48

Rajoy: "No está planteado que yo deje mi lugar a otro líder del PP"

Para el presidente en funciones un Gobierno del PP presidido por él es "lo más razonable y lo que más se ajusta a la voluntad de los españoles".

Publicidad
Media: 3.17
Votos: 6
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa posterior al último Consejo de Ministros del año.. REUTERS/Juan Medina

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa posterior al último Consejo de Ministros del año.. REUTERS/Juan Medina

MADRID.— Mariano Rajoy cree que él es la persona indicada para gobernar España. Él y nadie más, ni siquiera dentro de su partido. El presidente del Gobierno en funciones convocó a la prensa en el palacio de la Moncloa —algunos piensan que al estar en funciones debería haberlo hecho en la sede del PP— para recordar que el PP ha ganado las elecciones y que es a él a quien le toca gobernar: "Mi posición es la siguiente: el PP ha ganado las elecciones y va a intentar formar gobierno porque es su obligación y porque es el mandato que le han dado los españoles. El PP tiene 1,7 millones de votos más y 33 escaños más que el segundo partido, el PSOE".



Para Rajoy un Gobierno del PP presidido por él es "lo más razonable y lo que más se ajusta a la voluntad de los españoles" porque eso generaría, en su opinión, "estabilidad, confianza y certidumbre para los próximos cuatro años". Rajoy quiere un "Gobierno estable, capaz de gobernar", pero es consciente de que en "un Parlamento con muchas voces" va a necesitar apoyos, aunque según él "aún no los he pedido". 

Rajoy también dejó claro que ni siquiera se contempla que otro dirigente de su partido le sustituya: "No está planteado que yo deje mi lugar a otro líder del PP", dijo a preguntas de los periodistas.  

Para reforzar su tesis, Rajoy recordó que en la historia democrática española siempre ha presidido el Congreso y el Gobierno el partido más votado, por lo que no ve razonable que el PSOE, con sólo 90 escaños, aspire a presidir el Gobierno y también la Cámara baja. "Sería malo para España un Gobierno del PSOE con Podemos y otros partidos", afirmó Rajoy.

Y es que Rajoy se presentó casi como el único que puede llevar al país por el buen camino. Dijo que un Gobierno presidido por él "generaría confianza dentro y fuera de España y daría estabilidad y certidumbre a los inversores y a los españoles". Aseguró también que una mayoría de españoles coinciden en asuntos de Estado, y que deben reflejarse en una nueva mayoría de Gobierno.  Esos asuntos son, según Rajoy, "la defensa de la unidad de España, de la soberanía nacional, la defensa de la igualdad de derechos de los españoles, la cuestión de Euroopa y mantener el crecimiento económico".

Hablando del crecimiento económico, Rajoy aprovechó para arrimar el ascua a su sardina y avanzó que la economía española cerrará 2015 con un crecimiento del 3,2%, una décima menos de lo previsto (3,3%), en línea de lo avanzado por el Banco de España. También incidió en que, además, en 2015 se habrán creado 600.000 puestos de trabajo y defendió que España tenga un presupuesto para 2016, una decisión que algunos no compartieron pero que, a su juicio, "es muy positiva".

Rajoy tuvo que reconocer, eso sí, que su nuevo Ejecutivo tendría que hacer reformas, algo que le venían pidiendo todos los demás partidos: "Un Gobierno del PP sería una solución muy positiva para hacer por amplio consenso las reformas que necesita España", dijo.

Para Rajoy el peor escenario sería la repetición de elecciones, pero incluso en ese caso, Rajoy no se irá: "Si se repiten las elecciones yo quiero ser el candidato".