Publicado: 09.01.2014 07:00 |Actualizado: 09.01.2014 07:00

Rajoy no ha retirado ningún símbolo franquista desde que gobierna

El Ejecutivo reconoce en una respuesta parlamentaria a Amaiur que aún permanecen en los edificios ministeriales 135 vestigios de la dictadura que todavía no ha quitado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pasado el ecuador de la legislatura y cuando el Gobierno ya ve brotes verdes en la economía, el equipo de Mariano Rajoy sigue haciendo caso omiso al mandato de los organismos internacionales en materia de memoria histórica así como al cumplimiento de la ley al respecto aprobada por el anterior Ejecutivo. Así, desde que llegó a La Moncloa el PP no ha retirado ni uno solo de los símbolos franquistas que aún permanecen en los distintos ministerios y sedes oficiales de la Administración General del Estado. 

En una respuesta parlamentaria que ha hecho llegar el Gobierno a Amaiur (ver PDF), y a la que Público ha tenido acceso, el equipo de Rajoy reconoce que la última vez que se retiró uno de estos vestigios de la dictadura fue en abril de 2011, siete meses antes de que los conservadores ganaran las elecciones con mayoría absoluta. En concreto, el Ejecutivo señala que hasta esa fecha "se tiene constancia de la retirada de unos 570 vestigios".

El texto apunta, no obstante, que desde su creación la comisión de expertos sobre el asunto "ha mantenido 14 reuniones plenarias en las que se ha analizado el total de los 705 vestigios de 13 ministerios y otros organismos de la Administración General del Estado". Y añade que el citado grupo "dio por finalizados sus trabajos" al catalogar "todos los posibles" símbolos franquistas de titularidad estatal.

El Ejecutivo asume, por tanto, que aún quedan 135 vestigios por quitar de los mencionados edificios gubernamentales. Su retirada, añade la respuesta parlamentaria del Gobierno que reproduce literalmente el texto que se recoge en la página web de memoria histórica, "está en proceso de tramitación, bien porque requiere de un procedimiento administrativo largo o por su coste".

El artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica insta a las Administraciones Públicas a tomar las medidas oportunas para la retirada, en el ámbito de sus competencias, de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. 

Esta respuesta parlamentaria a Amaiur llega después de otra que el pasado mes de diciembre dirigía al PSOE, y en la que el Gobierno admitía su incomodidad con que los cargos públicos, en la mayoría de los casos del PP, se fotografiaran con símbolos franquistas, si bien eludía contestar si contemplaba algún tipo de sanción para estos comportamientos.

En su contestación, el Ejecutivo subrayaba que, "independientemente de que legalmente quepa actuar o no contra determinados hechos", lo "adecuado" es que los cargos públicos democráticos, "puestos a hacerse fotografías acompañados de símbolos, que lo hagan de los previstos en la Constitución y en los distintos estatutos de autonomía, así como en el ordenamiento respectivo de los entes locales". Y es que, según se defendía en el escrito parlamentario, la Carta Magna de 1978, además de garantía democrática, "es la mejor herramienta de convivencia de que han dispuesto los españoles en su larga historia".