Publicado: 05.01.2016 10:13 |Actualizado: 05.01.2016 13:44

Rajoy ofrece al PSOE un gobierno que acometa las grandes reformas, sin descartar cambios constitucionales

El presidente del Gobierno en funciones quiere pactar con PSOE y con Ciudadanos una reforma constitucional, pero no con otros partidos: "Con 300 diputados se podría hacer otra reforma totalmente distinta, que muchos no podríamos apoyar".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Mariano Rajoy ha pedido al PSOE y a Ciudadanos su apoyo para liderar un Gobierno que haga "algunas de las grandes reformas que necesita España y que quedarían para mucho tiempo".- EUROPA PRESS

Mariano Rajoy ha pedido al PSOE y a Ciudadanos su apoyo para liderar un Gobierno que haga "algunas de las grandes reformas que necesita España y que quedarían para mucho tiempo".- EUROPA PRESS

MADRID.- El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha pedido este martes al PSOE y a Ciudadanos su apoyo para liderar un Gobierno que haga "algunas de las grandes reformas que necesita España y que quedarían para mucho tiempo", incluso acometer una reforma constitucional.

"Yo no tengo ninguna línea roja", ha llegado a decir, en una entrevista en la Cadena Cope, aparte de la soberanía nacional y la igualdad de los españoles, a las que, ha recalcado, tampoco renunciará el PSOE.



Rajoy ha llamado a "hacer de la necesidad virtud" y ha subrayado que con un Gobierno que contase con el apoyo de más de 200 diputados se daría un mensaje de credibilidad y "tranquilidad" a los mercados y además se podrían hacer "grandes reformas que se consideren necesarias" y "para muchos años", incluso una reforma constitucional.

De hecho, ha dado a entender que es con PSOE y con Ciudadanos con quien podría pactar una reforma constitucional, pero no con otros partidos: "Con 300 diputados se podría hacer otra reforma totalmente distinta, que muchos no podríamos apoyar", ha dicho.

No obstante, no ha desvelado qué le ofrecerá al líder socialista, Pedro Sánchez, cuando vuelva a reunirse con él para intentar recabar su apoyo para ser investido. Eso sí, ha dejado claro que ese Gobierno debería estar presidido por el PP, puesto que ganó las elecciones y en concreto por él mismo, que fue el candidato que se presentó.

También ha asegurado que, tenga o no asegurados los apoyos, se presentará a la investidura si así se lo encarga el Rey, porque es su "obligación" y porque es como funcionan las instituciones democráticas, aunque ahora "algunos" crean que se puede hacer "cualquier cosa".

Ha descartado que el PP pueda dar su apoyo al socialista Patxi López. "Ni me parece ni me deja de parecer -ha dicho sobre su posible candidatura-. No lo apoyaremos de ninguna manera, creemos que el PP tiene que tener la presidencia de las Cortes", ha añadido.

Sin entrar en la posibilidad de que la presidencia de la Cámara forme parte de un eventual acuerdo para formar Gobierno, Rajoy ha recordado que desde 1977 quien ha ganado las elecciones ha presidido tanto la Cámara como el Ejecutivo y ha lamentado que se quiera "tirar todo por la ventana, entre otras cosas el normal funcionamiento de las reglas del juego".

Insta Mas a "abandonar" sus planteamientos independentistas

Mariano Rajoy ha asegurado que en "este momento lo mejor" sería que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, "abandonase esos planteamientos independentistas", pero dado que eso no parece "posible", ha defendido la convocatoria de elecciones en Catalunya. A su entender, "cuando las cosas se hacen mal, suelen terminar mal".

"Sinceramente no veo otra salida y ya sé que ha habido elecciones el 10, el 12, el 15 y tendría gracia que ahora las hubiera el 16, pero ésa es la dinámica en la que algunos han introducido el funcionamiento institucional de Catalunya", ha declarado Rajoy. Según ha afirmado, no le "gusta" adelantar los comicios pero si la situación sigue así "no va a quedar otra opción".

Al ser preguntado si ve factible que en el plazo de cinco días se pueda alcanzar un acuerdo para que finalmente Mas sea investido presidente, sin descartar incluso la posibilidad de que se convenza a algún tránsfuga, Rajoy ha recalcado que eso ya sería lo que "faltaba". "Piruetas de le quito dos diputados a uno o le cojo tres a otro, eso ya sería pues liquidar un poco el normal funcionamiento de las instituciones democráticas y, desde luego, darle una bofetada a la voluntad de los ciudadanos", ha apostillado.

A renglón seguido, el presidente del Gobierno en funciones ha recordado algunas de las cosas que han sucedido estas semanas en Catalunya, entre ellas el resultado "verdaderamente notable" de la asamblea celebrada por la CUP estas Navidades con un "famoso empate a 1.515" votos entre el 'sí' y el 'no' a la investidura de Mas.