Publicado: 26.05.2014 20:00 |Actualizado: 26.05.2014 20:00

Rajoy permanecerá inmovilista pese al desgaste electoral del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con un canto a favor del bipartidismo, de su victoria "a pesar de todo" y con poca autocrítica. Así se ha mostrado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el Comité Ejecutivo del PP en el que barones y dirigentes del Gobierno y el partido se han reunido para analizar los resultados de las elecciones europeas. Una autocrítica que se ha basado tan sólo en reconocer la pérdida de votantes en pro de la abstención ("y no tanto de otros partidos", según la secretaria general de los conservadores, María Dolores de Cospedal), debida, dicen, a que los mensajes de recuperación económica y de la importancia de elegir a los representantes del Parlamento Europeo no ha calado en el electorado. Una postura que confirma que Rajoy permanecerá inmovilista pese a haber recibido el castigo de las urnas, al menos, en lo que al fondo de sus políticas se refiere.

El PP reconoce ahora que no cumplió con el programa electoral con el que ganó las generales

Así, aunque Cospedal ha anunciado hoy un "plan de acción" que tanto partido como Gobierno pondrán en marcha de cara a las futuras elecciones autonómicas y municipales de 2015, éste se basará sólo en "intentar devolver la ilusión y la confianza a las personas desencantadas con la política". "Tenemos que mejorar la comunicación, trasladar a los votantes del PP que se han quedado en casa la necesidad de trabajar en el crecimiento económico y la recuperación de empleo y devolverles la ilusióin y las ganas de participar en la vida política", resumió la intervención del presidente su número dos en el partido.

Y es que, para Rajoy, la culpa de la pérdida de 2,5 millones de votos se debe al descontento de unos ciudadanos a los que no han sabido explicarles que "el Gobierno ha tomado decisiones muy complicadas en últimos dos años, algunas en contra de lo que queríamos hacer, contrarias a lo que decía nuestro programa electoral pero necesarias para el interés general de España".  Tampoco han sabido comunicar, al parecer, que el PP "ha tomado sus decisiones y ha dado la cara" en el caso Bárcenas -"seguramente, también causa de la pérdida de votos"- ni que los recortes "al final, acaban dando sus frutos, por impopulares que sean".

Aguirre pidió cambios en la dirección del partido, para los que habrá que esperar, en todo caso, al "análisis pormenorizado" de los resultados

Así, Cospedal volvió a destacar que, a pesar de la pérdida de votos, "España es el único país donde, tras haber aplicado una extensa agenda reformista, ha ganado el partido del Gobierno". Sin embargo, hubo dirigentes del PP que exigieron una lectura más autocrítica de los resultados de los comicios. La líder de los conservadores madrileños, Esperanza Aguirre, pidió realizar tanto "cambios internos como externos" en la dirección del partido, una cuestión que, de momento, fue rechazada por sus compañeros. "Primero haremos un análisis pormenorizado en todas y cada una de las comunidades y después iremos tomando las decisiones oportunas", zanjó Cospedal.

Pero a pesar de esta puerta abierta a una modificación más profunda, la secretaria general de los conservadores insistió en que, de momento, el PP está centrado en elaborar sólo "un plan más intenso de explicación, de pedagogía y de comunicación". Además, no quiso relacionar este nuevo programa con el varapalo de las urnas: "En cualquier caso, ese plan de acción lo teníamos que hacer de cara a las próximas autonómicas y municipales", justificó. Con relación al Gobierno, Cospedal eludió responder con firmeza, pero apuntó a que ese nuevo "plan" no se deberá "seguramente" a un cambio en la dirección de sus políticas sino a una nueva forma "de ponerse en contacto con los ciudadanos".

De otro lado, Cospedal expresó la preocupación de los conservadores por el avance de "la extrema derecha en Francia y la extrema izquierda en Grecia". Y, centrándose en España, criticó a las "propuestas políticas cuyas propuestas son poco conocidas y son más conocidas sus quejas por la situación que sus propuestas para solucionarla". Además, presumiendo del todavía vivo (para el PP) bipartidismo, añadió: "Si analizamos la proporción de votos de la izquierda española no es muy diferente de la de 2009, pero ahora está mucho más disgregado y mucho más radicalizado". "Y la radicalidad nunca es buena para un país", agregó.

E insistió: "El PP ha ganado, con muchos menos votos que en las anteriores elecciones al Parlamento Europeo, pero ha ganado con una diferencia de 3 puntos y 2 escaños sobre el segundo más votado, que ha sido el PSOE". "Y a partir de ahí ya hay hasta 10 formaciones políticas con representación, pero a distancia en representación muy inferior a la que tienen PP y PSOE", minusvaloró Cospedal a IU, Podemos o UpyD, entre otros. 

Cospedal: "La victoria de ERC debería hacer pensar al Gobierno de la Generalitat sobre su estrategia política"

La secretaria general del PP incidió también en que los resultados del 25 de mayo "no son homologables" con los obtenidos en otras elecciones generales o autonómicas. "Los españoles no se comportan igual ante distintos tipos de elecciones", aseguró, explicando también las diferencias de uno y otro sistema electoral. "No sería fácil que estas formaciones obtuvieran esa representación [en unas generales]", agregó para argumentar que es "prematuro y no realista" augurarles escaños en el Congreso.

No obstante, esa comparación sí le sirvió a ella para echar por tierra la lectura de que en Catalunya ha ganado el soberanismo. "El voto soberanista en Catalunya [ERC+CiU] supone 1,5 millones de votos, una cifra muy inferior a lo que consiguió en las anteriores elecciones al Parlamento catalán", afirmó. Asimismo, quitó hierro a la victoria de ERC -convertida en primera fuerza en la comunidad- al asegurar que, más que al PPC, el resultado debería "hacer pensar al Gobierno de la Generalitat sobre su estrategia política y sobre qué esperan sus electores del partido del Gobierno que está en Catalunya", espetó.

Por último, Cospedal prefirió no opinar sobre la "decisión política y personal" tomada por el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, de abandonar el partido tras la debacle obtenida, también por ellos, en las urnas. De lo que sí dijo estar segura es de que ambos partidos mantendrán el "acuerdo básico" pactado entre los dos partidos mayoritarios frente al referendum impulsado por Artur Mas. "Hay grandes cuestiones de Estado donde es muy importante que PP y PSOE se pongan de acuerdo, esté quien esté al frente", concluyó. 


http://www.quoners.es/debate/crees-que-el-pp-ha-escuchado-el-resultado-de-las-urnas-en-estas-elecciones