Publicado: 14.01.2014 21:27 |Actualizado: 14.01.2014 21:27

Rajoy pide a los empresarios de EEUU que inviertan en la economía española, "pujante, sana y duradera"

El presidente garantiza que el Gobierno seguirá con sus reformas y pide a la patronal norteamericana que apueste por el tratado de libre comercio con la UE para 2015.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno ha concluido hoy el segundo acto más importante de su agenda en Washington, tras la reunión ayer con Barack Obama. Mariano Rajoy ha mantenido un almuerzo-coloquio en la Cámara de Comercio de EEUU, la más grande del mundo, ante empresarios del país que, aunque no han enviado a sus presidentes sino, en la mayoría de los casos, a los vicepresidentes, han escuchado el discurso cargado de optimismo del jefe del Ejecutivo.

Rajoy ha pedido directamente a los empresarios estadounidenses que inviertan en la economía "pujante, sana y duradera en el tiempo" de España, porque 2014 es el año de la recuperación con un "crecimiento sólido y sostenible". El presidente lo ha situado -con un pronóstico "conservador"- en el 0,7% del PIB, lo que supondrá, además, "crecimiento de empleo neto seguro".

El Gobierno, sin embargo, y a pesar de los augurios optimistas del jefe del Ejecutivo, continuará con su "impulso reformista". "No vamos a dejar la tarea a medias", ha advertido Rajoy, que ha informado sobre las próximas medidas de reforma fiscal o lucha contra el fraude.

El presidente del Gobierno ha comenzado su discurso exaltando las relaciones comerciales entre España y EEUU, que crecen "desde 2009" ha informado y son fruto de unas "excelentes relaciones económicas" entre ambos países. Rajoy, que ha recordado que EEUU es el tercer destino de la inversión española y EEUU, el primer inversor extranjero en nuestro país, ha subrayado una y otra vez la necesidad de sacar adelante el tratado de libre comercio entre USA y la Unión Europea (UE) en 2015.

El jefe del Ejecutivo ha asegurado que el Gobierno no ahorrará "esfuerzos" para que el tratado salga adelante, pero, además, cuando fue preguntado sobre qué podían hacer los empresarios estadounidenses por España, Rajoy ha insistido en que inviertan en nuestro país y trabajen por que el tratado de comercio salga adelante el año que viene. "Ustedes sigan diciendo de la verdad, que es hablar bien de España y que tampoco molesta a nadie", ha añadido Rajoy entre risas propias y del auditorio.

En la línea que mantiene prácticamente desde que llegó al Gobierno en 2011, aunque bastante más efusivo que en España, el presidente realizó un discurso exclusivamente económico en donde los términos "estabilidad" y "crecimiento" brillaron por su uso insistente. Rajoy ha asegurado que España tiene hoy "un fundado derecho a la esperanza" porque, aunque queda "mucho camino que recorrer", las reformas puestas en marcha por su Gobierno empiezan a dar "resultados" a la vista de todos.

El jefe del Ejecutivo ha recordado a los empresarios presentes (Google, IBM, General Motors o Coca-Cola junto a una veintena de empresarios del Ibex) que ya nadie habla del rescate del euro, del rescate de la economía española o de la escalada de la prima de riesgo, como hace tan sólo un año. La de España, ha concluido Rajoy, "es la quinta mejor historia de éxito económico del mundo en los últimos 50 años".

El optimismo de Rajoy se ha moderado inevitablemente en las cifras de desempleo y aunque el presidente ha anunciado el descenso del paro ante la US Chamber of Commerce e, incluso, la creación de empleo "neto", el presidente del Gobierno ha reconocido que hay "gran cantidad de españoles que quieren trabajar y no pueden hacerlo".

La US Chamber of Commerce es la cámara de comercio más grande del mundo con más de tres millones de asociados, desde pequeñas y medianas empresas hasta algunas grandes corporaciones, para quienes hace lobby ante las instituciones federales del país. El acto con Rajoy ha contado con el patrocinio de Repsol y media docena de empresas americanas, como UPS y Fedex (envío de paquetes), la farmacéutica Lilly, el fabricante de automóviles Chrysler, y el fabricante de productos de cuidado personal Johnson and Johnson, informa Europa Press.

Escuchando la conferencia estaban los presidentes de ACS, Florentino Pérez; Hoteles Barceló, Simón Pedro Barceló; La Caixa, Isidro Fainé; Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán; Repsol, Antoni Brufau, y los consejeros delegados de Ferrovial, Iñigo Meirás y Abertis, Francisco Reynés, entre otros directivos, además del presidente de la CEOE, Juan Rossell. Por parte americana han acudido directivos de empresas como CocaCola, General Electrics, IBM, Intel, Chrysler, Cisco, Advamed, Johnson and Johnson, ATT, Boeing, UPS y Fedex, entre otros, pero entre los asistentes no había ningún presidente o consejero delegado, como mucho jefes de departamento.

Rajoy ha almorzado primero con algunos de estos directivos y posteriormente ha compartido un almuerzo con el conjunto de participantes en la conferencia coloquio. La Embajada de España se ha hecho cargo del vino con el que han acompañado la comida, un Albariño de 2012 para el entrante, un Ribera de Duero de la variedad Tempranillo de 2010 para el plato principal y un cava brut del Penedés.