Público
Público

Las cuentas públicas Rajoy llevará el Presupuesto al Parlamento antes de Semana Santa aún sin tener apoyos

El PSOE, que ha anunciado un veto a las cuentas de 2017, no se ha comprometido ni a negociar las enmiendas parciales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la segunda jornada del XVIII Congreso del Partido Popular en la Caja Mágica, en Madrid. EFE/Javier Lizón

El Gobierno tiene previsto enviar a las Cortes el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2017 antes de Semana Santa, según informan fuentes del Ejecutivo. El objetivo es poder aprobar las cuentas públicas antes del verano.

De hecho, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha trasladado este domingo, durante la primera reunión que ha tenido con el recién nombrado Comité Ejecutivo del PP, que están trabajando para sacar adelante el presupuesto, según fuentes de los asistentes.

No obstante, el Ejecutivo aún no cuenta con apoyos suficientes para aprobar las Cuentas de este ejercicio. Y aunque los contactos y el trabajo con el PNV se siguen produciendo, lo cierto es que el PSOE, por el momento, no se ha comprometido ni a negociar las enmiendas parciales.

La crisis interna que está viviendo el PSOE y la rivalidad entre los candidatos a la secretaría general ha supuesto un elemento de distorsión a la hora de presentar los Presupuestos Generales del Estado para el presente ejercicio por parte del Gobierno. Al menos así lo interpretan fuentes populares consultadas, ya que ven la rivalidad entre los socialistas como una interferencia en los intentos del Ejecutivo con la Comisión Gestora socialista para abrir una negociación sobre las cuentas públicas.

El presidente del Gobierno y del partido Popular, Mariano Rajoy, durante la reunión del nuevo Comité Ejecutivo Nacional, previa a al acto de clausura del XVIII Congreso nacional del partido en la Caja Mágica de Madrid. EFE/Fernando Villar

Sin embargo y después de la tarea de tantear a los partidos llevada a cabo por el Gobierno durante el mes de enero para ver las opciones de sacar adelante el Presupuesto de este año, el Ejecutivo ha optado por preparar las cuentas públicas y llevarlas al Parlamento antes de la Semana Santa. De esa forma daría tiempo a poder aprobarlos, si logran apoyos suficientes, antes del verano como quiere el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Durante esos contactos, los socialistas transmitieron al titular de Hacienda, en un encuentro celebrado antes de la Conferencia de Presidentes del pasado 17 de enero, que veían difícil que el Gobierno pudiera contar con su apoyo. En ese encuentro estuvieron el portavoz económico del PSOE Pedro Saura y el exministro de Trabajo, Valeriano Gómez. De hecho, aún sin conocer las cuentas, el PSOE ya ha anunciado una enmienda a la totalidad.

La esperanza del Ejecutivo estaba en poder arrancar un compromiso al PSOE para negociar las enmiendas parciales de las distintas secciones del presupuesto, si lograban superar las peticiones de devolución de las cuentas que han anunciado tanto los socialistas como otros grupos parlamentarios.

Pero el Gobierno no ha podido contar con esta garantía porque, entre otras cosas, aunque se negocien las enmiendas parciales, el presupuesto tiene una votación global al final de su tramitación y el PSOE no está en disposición de facilitar su aprobación. Fuentes de esta formación política aseguran que esa decisión la tendrá que tomar el secretario general y la Ejecutiva que salgan del próximo Congreso socialista de junio.

De hecho, fuentes socialistas aseguran que los pactos de antes de fin de año, mediante los cuales se pudieron fijar los objetivos de déficit y deuda y aprobar la política fiscal de 2017, son suficientes para que el Gobierno pueda funcionar con unas cuentas prorrogadas durante este ejercicio. Aunque aún quedan por resolver dos asuntos de calado pendientes, la subida salarial de los funcionarios y el aumento de fondos para las CCAA en 4.000 millones que tendrían que recoger las nuevas cuentas públicas para que sean efectivos.