Público
Público

Rajoy quiere tapar con "brotes verdes" la corrupción del PP

El presidente acude este lunes al Comité Ejecutivo del PP con la intención de frenar las dudas sobre la implicación del partido en las actuaciones de Bárcenas. Apuesta por que Gobierno y PP se centren únicamente en

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Convencido de que el escándalo de corrupción en torno a la figura y actuaciones de Luis Bárcenas es un ataque pergeñado de fuera hacia dentro de los muros de la calle Génova, el presidente del Gobierno acude hoy al Comité Ejecutivo Nacional del PP con la intención de enviar un mensaje de tranquilidad a los suyos: todo está bajo control, las cuentas serán revisadas e investigadas y lo que importa es la crisis económica. Mariano Rajoy, fiel  a su estilo, pedirá al partido que no se deje distraer por las campañas de desprestigio y que se centre en la tarea para la que ha sido elegido en las generales de noviembre de 2011: sacar a España del pozo en el que se encuentra.

De hecho, la intención del jefe del Ejecutivo desde que cerró 2012 con una rueda de prensa en tono bajo, era elevarlo en cuanto comenzara la actividad política de 2013 y empezar a vender una presunta mejora de los datos macroeconómicos, la cual, en su opinión, es la antesala de una situación más positiva en la economía familiar de los españoles. Rajoy, convencido de que España empieza a recuperar la confianza internacional, cree además, que el optimismo moderado del Gobierno y el partido ayudarán a acelerar una percepción exterior positiva sobre nuestra economía. Así se lo trasladó también el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, a los conservadores en una reunión en la sede de Génova el pasado miércoles. Sin embargo, el mensaje que De Guindos llevaba bajo el brazo -para el PP y para los periodistas a los que trasladaría después el contenido del encuentro- se vio truncado por la noticia que saltaba al mismo tiempo desde la Audiencia Nacional: el extesorero nacional había dispuesto de una cuenta en Suiza con 22 millones de euros.

Rajoy está convencido de que España empieza a recuperar la confianza internacionalEsta bomba informativa y las sucesivas sobre pagos ilegales en la calle Génova, junto a la complejidad del propio plan, hace que el jefe del Ejecutivo tenga por delante una ardua tarea, pues por mucho que se empeñe en vender a su partido la información sobre la caja B del PP como una conspiración contra él y todo el pasado y el presente del partido, lo peor es que las dudas sobre los manejos ilegales de Bárcenas y su salto a la prensa se han instalado en su propia casa, como admiten los conservadores, especialmente, entre los dirigentes más jóvenes: 'Que investiguen todo y que salga todo lo que haya', pedía uno de ellos esta semana.

Sin embargo, Mariano Rajoy no va a permitir que un debate sobre presunta corrupción le interrumpa su campaña de venta de los brotes verdes, que él tanto criticó al Ejecutivo socialista con el argumento de que no se podía hablar de tales brotes con aquellas cifras de paro (inferiores a las de ahora). En el entorno del presidente insisten en que tanto el presunto cobro de comisiones a Bárcenas como el pago de sobresueldos en negro a los dirigentes conservadores son 'indemostrables', por lo que no merece la pena perder ni un segundo más 'en el debate mediático': Luis Bárcenas ya no está en el PP y serán los tribunales quienes le juzguen. 'Nosotros, a lo nuestro', repiten en sintonía con el propio Rajoy.

'Lo nuestro' es potenciar la Marca España (un reto personal del presidente, en el que se han implicado el rey y el príncipe) y trasladar esperanza a los ciudadanos y confianza a los mercados. Para esto último, han puesto muchas expectativas en la comparecencia del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, el 12 de febrero en el Congreso. La iniciativa -que partió de los socialistas- se la ha apropiado Economía como logro del Gobierno y, sobre todo, de Luis de Guindos. Para la Marca España, por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha presentado el mes pasado una ambiciosa web (www.marca-españa.es ó www.marca-españa.com) que recoge 'las fortalezas y los atractivos' de nuestro país. La página ya ha recibido las primeras críticas porque parece que no ve en las lenguas cooficiales ni fortaleza ni atractivo y no está traducida a ellas, aunque sí se leerá en inglés, francés, alemán o chino.

La estrategia del jefe del Ejecutivo pasa por que Gobierno, grupo parlamentario (en Senado y Congreso) y partido se impliquen e interactúen en todo el país: hay salida y está empezando, aunque el camino aún es difícil y el mayor obstáculo parece insalvable: los seis millones de parados y que el desempleo se cebe, sobre todo, con los más jóvenes. Entonces, ¿qué datos confirman esa salida que los ciudadanos no ven y sí atisban Rajoy y los suyos? Primero, la más temida: la prima de riesgo se mantiene en torno a los 350 puntos básicos y los asesores del Gobierno creen que no dará más sustos como el del pasado verano, cuando el diferencial alemán alcanzó los 638. Tampoco descenderá a los ansiados 200 este año, pero podría moverse, según los expertos, entre menos de 300 y poco más de 400. Además, la primera subasta de deuda pública convocada por España el pasado día 9 consiguió casi 6.000 millones, frente a los 5.000 previstos. La rentabilidad de los bonos a diez años descendió hasta 4,9%, cota que no alcanzaba desde marzo de 2012, mientras que el rendimiento de los títulos a dos años cayó hasta el 2,11%, niveles de octubre de 2010.

Un año o un año y medio antes de que la economía empiece a recuperarse con signos visibles para todos, las bolsas lo anticipan con leves mejoras, argumentan los analistas. Desde el verano de 2011 (menos de 6.000 puntos), el Ibex 35 ha aumentado más del 44% (8.600 puntos), lo que ha acrecentado el optimismo del Gobierno y el mensaje de Rajoy de que a finales de 2013 o principios de 2014 se verá la luz al final del túnel. Además, Economía confirma que la inversión extranjera está volviendo a España, lo que muestra la recuperación paulatina de la confianza en. Entre septiembre y octubre, hubo una inyección neta de capitales foráneos de 43.000 millones. En 2012 (enero-octubre), con la brutal crisis de deuda, la inversión extranjera que salió de nuestro país se elevó a los 211.000 millones.

Asimismo, el Gobierno insiste por activa y por pasiva en el buen dato de las exportaciones, que ascendieron un 4,2% entre enero y octubre de 2012, últimos datos disponibles. Gracias a este ascenso, el déficit comercial ha descendido más de un 28%. Sin embargo, y debido a la dependencia española del petróleo, el coste de las importaciones sigue siendo muy elevado (213.162 millones) El Gobierno también esgrime el dato de la contención salarial como impulsor de la recuperación de confianza de fuera, aunque lo hace en voz baja por el rechazo social que ha causado una reforma laboral que no frena la sangría de despidos, ha hecho caer el nivel adquisitivo de la clase media hasta niveles de hace años e implica el aumento de la jornada laboral y la merma de derechos por el solo hecho de no poner en peligro el puesto de trabajo, convertido prácticamente en un lujo para los ciudadanos.