Publicado: 19.07.2016 14:43 |Actualizado: 19.07.2016 15:25

Rajoy apela al "sentido de la responsabilidad" para poder ser investido "a principios de agosto"

El presidente del Ejecutivo en funciones quiere que la sesión de investidura se produzca "cuanto antes" y dice estar dispuesto a negociar su documento para lograrlo. Asume que si ni PSOE ni C's cambian su postura inicial, no le será posible formar Gobierno.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante una comparecencia ante los periodistas al término de la sesión constitutiva del Congreso de la XI legislatura. /EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante una comparecencia ante los periodistas al término de la sesión constitutiva del Congreso de la XI legislatura. /EFE

MADRID.- "A principios de agosto". Esa es la fecha que maneja Mariano Rajoy para intentar ser investido de nuevo como presidente del Gobierno. El jefe del Ejecutivo en funciones ha manifestado de nuevo su intención de que la votación se produzca "cuanto antes" y ha asegurado que está dispuesto a negociar el documento enviado la semana pasada al resto de formaciones para evitar el "bloqueo"

Rajoy ha asumido, no obstante, que "si ninguna posición [el no del PSOE y la simple abstención de Ciudadanos] cambia, no es posible una investidura", por lo que apeló al "sentido de responsabilidad" de ambos partidos para poder formar Gobierno "cuanto antes". 




"Quiero gobernar. Pido que se me deje gobernar, que no haya bloqueo", exigió Rajoy tras celebrar que su candidata a la Presidencia del Congreso, Ana Pastor, resultara finalmente elegida gracias al pacto PP-Ciudadanos. "Yo estoy dispuesto a gobernar y soy consciente de mi responsabilidad. Pero los 350 diputados somos representantes del pueblo español y espero que estén todos a la altura", advirtió. 

"Desconozco qué se puede hacer en septiembre que no se pueda hacer ya"

Asimismo, volvió a presionar con la necesidad de resolver asuntos "urgentes" como la aprobación del techo de gasto previa a la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado y, aunque expresó su voluntad de negociar, se negó a hacerlo sobre un documento alternativo al del PP. "Estoy dispuesto a hablar sobre mi documento, lo intentaré con las fuerzas con las que es más fácil llegar a un entendimiento, pero todo depende de la voluntad de todos los demás", volvió a responsabilizar a la oposición de unas posibles terceras elecciones. 

Y una vez más, asumió que, si el resto de formaciones no quiere un Gobierno del PP, "habrá que abrir una reflexión para ver cómo superamos todos esa situación". Pero no quiso tirar aún la toalla. Tras la victoria en la negociación de la Mesa, Rajoy todavía confía en se abra la puerta de un sí a su permanencia en la Moncloa. Y, además, cree que -aunque las fechas dependen también del rey- "si todos tienen sentido común y actúan con lealtad, estaremos en condiciones de resolverlo a principios de agosto". "Desconozco qué se puede hacer en septiembre que no se pueda hacer ya", concluyó.