Publicado: 24.06.2014 17:18 |Actualizado: 24.06.2014 17:18

Rajoy: "Esta reforma fiscal a quien más beneficia es a los jubilados"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha aprovechado su comparecencia en el Senado para someterse a una sesión de control por parte de de la oposición para presumir de la reforma fiscal anunciada por su Gobierno en los últimos días. "Esta reforma fiscal a quien más beneficia es a los jubilados", ha pontificado Rajoy ante las críticas formuladas por el portavoz socialista, Marcelino Iglesias, que la ha calificado como "parche electoral".

Rajoy, entre gritos de "¡para los ricos!" pronunciados desde la bancada socialista, ha empleado un tono duro con su contrincante Iglesias, con quien suele tener enconados enfrentamientos dialécticos. Y al mismo tiempo ha proclamado los efectos beneficiosos que la reforma fiscal anunciada por su ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tendrá para la economía española: "Va a fomentar el empleo y a aumentar la competitividad de la actividad económica", ha afirmado rotundo.

De nada han valido las críticas expuestas por Iglesias, que se ha mostrado también muy duro: "Parece que los paganos de su reforma van a ser los parados", ha dicho entre aplausos de su bancada. Y es que el portavoz socialista le ha expuesto un ejemplo: "A un vecino de Parla le han tocado millones en la lotería y por ello tributará el 20%, así está escrito; mientras tanto, si un trabajador despedido tiene derecho a una indemnización de 60.000 euros deberá tributar el 45% de esa cantidad", ha dicho.

En este rifirrafe no ha habido opción a los argumentos reposados; todo han sido duros reproches. Rajoy ha vuelto a recurrir a la herencia recibida para justificar las subidas de impuestos de los dos últimos años para, "ahora que empiezan las cosas a ir bien, poder bajarlos".  Según Iglesias, todo obedece a una estrategia electoralista; según Rajoy, los socialistas deben aclararse porque le han criticado cuando subió impuestos y ahora al bajarlos. La cuestión es que, según los gritos de la bancada socialista, la reforma fiscal "¡beneficia a los tuyos, a los ricos!", según se ha podido escuchar en pleno fragor del debate.

En el resto de las preguntas, de los senadores Montilla (Entesa) y Mariscal (de IU), Rajoy se ha mostrado un tanto frío. El primero de ellos le ha planteado lo que a su juicio es un deterioro de la calidad de la democracia, especialmente por la promulgación de iniciativas legislativas y reformas administrativas "de carácter regresivo", entre ellas sobre el aborto o la limitación de la justicia universal, entre otras. Mariscal le ha preguntado por las consecuencias negativas que tendrá para España y sus trabajadores la firma del Tratado Transatlántico de Libre Comercio.

Rajoy ha despachado estas cuestiones con mucha verborrea y pocos argumentos. A Montilla le ha dicho, por ejemplo sobre el aborto, que "ustedes fueron los que modificaron su propia legislación sin contar con nadie, no fuimos nosotros cuando llegamos al Gobierno en 1996". A Mariscal sencillamente le ha pronosticado que ese tratado generará en España "147.000 puestos de trabajo en el mejor de los casos o 33.000 en el peor supuesto". Y dicho lo cual se ha quedado tan pancho. 

En cualquier caso, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no le gustan mucho las dependencias del Palacio de la plaza de la Marina Española, sede del Senado, a juzgar por el escaso interés que muestra en dejarse ver por  sus pasillos y, sobre todo, en su escaño. Dos meses y dos días sin aparecer para comparecer en una sesión de control; tampoco para otra ocasión tan especial como defender la ley propuesta por su Gobierno por la que se daba trámite a la abdicación del rey Juan Carlos I.

Pedro este martes si lo ha hecho para someterse a una sesión de control por parte de la oposición, la cuarta en lo que llevamos de año. Tampoco es que se haya esforzado mucho.


http://www.quoners.es/debate/hacia-que-enfocarias-la-reforma-fiscal