Publicado: 11.06.2014 08:44 |Actualizado: 11.06.2014 08:44

Rajoy: "El rey se propuso ser el rey de todos y lo logró"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La monarquía es garantía de estabilidad en España, especialmente, si quienes ocupan la jefatura del Estado son Juan Carlos, o bien, su hijo Felipe. Esas son las dos principales ideas que ha defendido hoy el presidente del Gobierno durante su intervención en la sesión del Congreso donde se aprobará la ley de abdicación aprobada por el Consejo de Ministros de forma exprés para pilotar la sucesión en la Corona.

Mariano Rajoy se ha deshecho en elogios tanto para el todavía monarca, como para el heredero y ha destacado que la misión de los diputados hoy es "cumplir con un mandato Constitucional". De Juan Carlos destacó que "se propuso ser el rey de todos y lo logró", dijo, tildándole de "ejemplo político fuera" y del mejor garante "de nuestra convivencia dentro". También tuvo un recuerdo para el 23-F —"Don Juan Carlos fue defensor de la democracia ante la más grave amenaza que sufrió", destacó— y resaltó los "valores básicos" que el monarqca "imprimó a su reinado desde el mismo momento de su proclamación: convivencia, justicia, libertad, igualdad y pluralismo político".

De su hijo, el aún príncipe de Asturias, el presidente señaló que reune una gran "conjunción de capacidades" que le llevarán a asumir con honores su nuevo cargo: "serenidad, carácter, preparación, competencia y madurez", enumeró Rajoy. "Don Felipe lleva más de cuatro lustros conociendo los problemas de los españoles, relacionándose con ciudadanos de a pie, empresarios, sindicatos, creadores culturales, artistas y también se ha dedicado a  conocer de primera mano diversidad de nuestros pueblos y culturas", agregó.

En todo caso, Rajoy instó a los diputados a cumplir con "el mandato del artículo 57.5, donde se pide que ratifiquemos la voluntad del rey". "Se trata de aprobar una ley que no dice sino que el rey abica y, como no hay dudas sobre la persona del sucesor no ha sido necesario añadir ni una palabra al texto que ustedes ya conocen", argumentó el presidente para defender que no se hayan previsto el estatus jurídico en el que quedará Juan Carlos cuando pierda su inviolabilidad.

También minusvaloró el debate sobre monarquía o república: "Cumplir con la Constitución nos permite ofrecer imagen de responsabilidad y seriedad en el funcionamiento de la institucion democrática y esta es la materia que hoy nos ocupa. Es nuestra responsabilidad, no estamos aquí para ninguna otra cosa", zanjó. "La forma política no está en la orden del día, tenemos una monarquía parlamentaria porque así lo quieren los españoles, los de 1978 y los de 2014 porque ven en la monarquía el mejor símbolo de la unidad y permanencia del Estado que garantiza la estabilidad política y la normalidad en el funcionamiento de las instituciones y, en defeniditava, la convivencia en paz de los españoles", concluyó Rajoy.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el portavoz del Grupo Popular, esta mañana, en el Congreso. EFE

Por su parte, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, arremetió en su intervención contra aquellos que no apoyaron la ley de abdicación. Igual que Rajoy, Alonso subrayó que hoy sólo se ratificaría "la voluntad del rey" y criticó que no era un día "para protagonismos de partido", en referencia a las exposiciones soberanistas de CiU, PNV y, especialmente, Amaiur.

El conservador cargó contra la "política miserable" de la izquierda abertzale: "Sabíamos que no iba a hacer un homenaje al rey porque es más partidario de los homenajes a los asesinos de ETA", espetó aludiendo al portavoz de Amaiur, Sabino Cuadra, añadiendo que don Juan Carlos, al que ustedes intentaron asesinar, representa la defensa de los 857 hombres, mujeres y niños asesinados por la banda terrorista".  "Su compromiso político ha sido la defensa de los criminales que quisieron liquidar nuestra democracia; su discurso es despreciable pero es también la expresión de una frustración, de un fracaso, de una derrota", agregó Alonso.

Con CiU fue más benevolente y, ante la abstención anunciada por Duran Lleida, Alonso sólo instó a los nacionalistas catalanes a mostrar su "altura de miras" y a votar "en beneficio de la sociedad".

Y, de nuevo emulando al presidente del Gobierno, Alonso terminó su intervención —con la que cerró el debate previo a la votación—elogiando la figura del monarca y su sucesor. "[Juan Carlos] será recordado como el monarca que supo hacer de una dictadura en crisis una democracia moderna y avanzada y de un país de vencedores y vencidos un país de ciudadanos unidos en democracia", poetizó. "Con el apoyo de todos los españoles, [el futuro Felipe VI] continuará, renovará y mejorará lo conseguido estos años", concluyó.



http://www.quoners.es/debate/crees-que-ha-llegado-el-momento-de-plantear-un-nuevo-modelo-de-estado-a-nivel-constitucional