Publicado: 26.10.2015 23:11 |Actualizado: 26.10.2015 23:49

Rajoy se somete a una entrevista 'masaje' para vender su recuperación

El presidente del Gobierno reprocha el pesimismo de quienes no son "conscientes de la Nación que tenemos"

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 6
Comentarios:
Rajoy TVE EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un momento de su entrevista en TVE con la periodista Ana Blanco. EFE/Diego Crespo

MADRID.- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha sometido tranquilo y relajado a un entrevista en Televisión Española (TVE) con un formato inédito pero mucho más sencillo que el del Tengo una pregunta para usted que se creó en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero en el Gobierno. 

Rajoy y su entrevistadora, la presentadora de la segunda edición del Telediario de TVE, Ana Blanco, estaban solos en plató, en contraposición al público que rodeó al expresidente socialista y a él mismo en el Tengo una pregunta para usted de hace años, donde ambos se sometieron en directo a las preguntas de los asistentes y que a Zapatero le costó, por ejemplo, las críticas públicas por no conocer el precio de un café y a Rajoy el hecho de tener que confesar su sueldo como presidente del PP, que el tiempo (y los papeles de Bárcenas) demostraron que era bastante más elevado de lo que dijo entonces.



En esta ocasión, además de a las preguntas de Blanco, Rajoy respondió a las cuestiones grabadas que le plantearon una docena de ciudadanos elegidos previamente. El presidente del Gobierno no aportó novedades respecto a la rueda de prensa que dio en la mañana del lunes, tras firmar el decreto de convocatoria de las elecciones generales del 20 de diciembre. Sin embargo, exhibió un tono más optimista tratando de trasladar a la gente que sí, que España tiene problemas, pero que nos "flagelamos inmisericordemente" y "nos castigamos de manera injusta" al no ser "conscientes de que tenemos una gran nación".

España -sostuvo el presidente cuando se le preguntó por recortes en sanidad, educación o dependencia o por los trabajadores que, a pesar de tener un empleo- son pobres, tiene un sistema de "pensiones" del que carecen, por ejemplo, en China; España, argumentó, no es un "país perfecto", pero a él han llegado 75 millones de turistas y eso significa algo, valoró el presidente sin justificar u ofrecer planes para paliar las situaciones precarias.

"El bipartidismo ha funcionado"

Preguntado por su defensa del bipartidismo, Rajoy ha asegurado que éste "ha funcionado en España" y ha recordado que son los países como Alemania o EEUU, "los de más progreso" los que tiene a dos grandes partidos y otras fuerzas "menores". Con todo, el presidente se negó a hablar en ese "momento" de posibles pactos postelectorales. Se hará "más tarde", sostuvo, y se hará en función de propuestas programáticas con fuerzas que "compartan" lo que el PP ha hecho esta legislatura a punto de terminar.

Como en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros extraordinario, Rajoy optó por que gobierno el partido "que los ciudadanos prefieran", es decir, "el más votado", no como ha ocurrido tras las elecciones autonómicas y municipales.

El principal rival, "yo mismo"

Rajoy ha evitado pronunciarse sobre si dejaría el liderazgo del PP y la Presidencia del Gobierno en la legislatura que viene si se le pone como condición a su partido para gobernar que él no sea el jefe del Ejecutivo. No se trata ahora de liderar o dejar de liderar, arguyó el presidente, "sino de explicarle a los españoles" por qué él cree que el proyecto del PP "es el que tiene que seguir gobernando España". "En eso me tengo que aplicar", ha insistido.

De hecho, a la pregunta sobre quién es su principal rival, si Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadano), o Pablo Iglesias (Podemos), Rajoy ha contestado: "Yo mismo", y ha subrayado que de esta noche de lunes 26 de octubre a las elecciones del 20-D, tiene que hacer "un esfuerzo de pedagogía" para que los españoles vuelvan a confiar en el PP y vean que, tras esta legislatura "dura y complicada" y llena de "decisiones difíciles", las cosas "han cambiado".

"Salga lo que salga sobre corrupción, actuaré igual"

El presidente del Gobierno no teme "en absoluto" que durante la campaña del 20-D salga algún caso de corrupción más que pueda afectar a sus expectativas electorales, porque "salga lo que salga actuaré exactamente igual que hice hasta ahora. Los tribunales tomarán las decisiones que tengan que tomar y contarán con el apoyo del Gobierno".

Rahoy está convencido de que la corrupción ha hecho más daño al PP que los recortes económicos, porque "a la gente le irrita, le molesta y agrede, con razón". Sin embargo, el presidente ha sacado pecho por las medidas del Gobierno para luchar contra la corrupción y prevenirla, así como por la independencia de los organismos que luchan contra ella. "Todo lo que se pueda hacer hay que hacerlo", ha subrayado).

"Mano izquierda" contra la suspensión de la autonomía

El presidente ha abogado hoy por tener "inteligencia, mano izquierda y habilidad" para evitar tener que plantearse una hipotética suspensión de la autonomía de Cataluña (aplicación del art. 155 de la Constitución), en el caso de que la Generalitat decida seguir adelante con sus planes de independencia.

Rajoy ha apostado por el diálogo político como principal vía para solucionar el problema catalán frente a la vía judicial, aunque al mismo tiempo ha insistido en que todo el mundo, también el presidente de la Generalitat, Artur Mas, debe cumplir la ley. Ha adelantado también que no tendrá "inconveniente" en hablar y llamar él al próximo president, porque "jamás" ha negado el diálogo, aunque manteniendo el límite del respeto a la Constitución, a las leyes y a la igualdad de todos los españoles.