Publicado: 08.01.2014 07:00 |Actualizado: 08.01.2014 07:00

Rajoy venderá sus 'logros' económicos a un PP fracturado por la ley del aborto

El presidente quiere centrar en la recuperación la primera reunión de la cúpula del partido en 2014. La tensión entre los barones autonómicos por la 'reforma Gallardón' desborda la previsió

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mariano Rajoy tiene preparado desde hace tiempo su discurso para la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP que se celebra hoy a partir de las 11:00 horas en la sede nacional del partido. En este sentido, los conservadores sí apelan a la previsibilidad del presidente del Gobierno: economía, economía y economía, sobre todo, después de que el "inicio de la recuperación" se vaya confirmando para el jefe del Ejecutivo con el goteo de datos sobre la bajada de la prima de riesgo, la mejora de los datos de empleo o el incremento de la inversión extranjera en España. Las palabras de Rajoy, sin duda, irán en línea con las pronunciadas ante los periodistas en La Moncloa el pasado 27 de diciembre, en la única comparecencia que el presidente hizo ante la prensa en 2013 sin límite teórico de preguntas (fueron diez turnos y muchas más manos levantadas)

Con lo que no contaba el jefe del Ejecutivo es con que la brecha abierta en el PP como consecuencia de la reforma de la ley del aborto de Alberto Ruiz-Gallardón adquiriera la dimensión de pelea pública, como ayer constataron, particularmente y con un duro cruce de acusaciones, dos de los barones conservadores, el presidente valenciano, Alberto Fabra, y el extremeño, José Antonio Monago. El primero reprochó al segundo su falta de "lealtad" con el partido por haber defendido el derecho a las mujeres a elegir cuándo quieren ser madres y el segundo vino a decir al primero que el "equivocado" era él y "otros" que daban luz verde a textos ultraconservadores en vez de fijarse en la derecha británica o francesa, citó textualmente.

Rajoy no contaba con que la brecha del PP por el aborto adquiriera la dimensión de pelea públicaAunque el protagonizado por Fabra y Monago ayer ha sido hasta ahora el episodio más singular del largo relato de discrepancias en el PP con el texto del Gobierno, no ha sido el único. También han mostrado su desacuerdo con la ley Gallardón el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo; el de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes; el portavoz del PP en el Parlamento vasco, Borja Sémper; los alcaldes de Valladolid y Zamora, Javier León de la Riva y Rosa Valdeón, o el número dos de Nuevas Generaciones, Javier Dorado, entre otros.

Nadie en el PP cree que Rajoy tuviera previsto hablar hoy de la ley del aborto, pues ya dejó clara su postura en la última rueda de prensa de 2013: el presidente cree que este anteproyecto es "equilibrado", entiende las "diferencias" existentes en el seno de su partido, pero aún está pendiente el trámite parlamentario, dejando así abierta una modificación de la ley que, en cambio, el ministro de Justicia ha descartado tajantemente en varias ocasiones.

Los reproches intercambiados ayer entre Fabra y Monago, sin embargo, han cogido por sorpresa al presidente y al conjunto de Gobierno y partido. Creen los conservadores que va a ser difícil sustraerse de un debate "tan caliente" en el Comité Ejecutivo, al que ya han confirmado que acudirán tanto el presidente extremeño como el valenciano, además de Feijóo (que aseguró que trataría este tema en los órganos de partido), Herrera, el madrileño Ignacio González (que respalda la reforma de Gallardón como un "compromiso" electoral), el balear José Ramón Bauzá, el cántabro Ignacio Diego o el riojano Pedro Sanz. Con todo, no es descartable que Rajoy haga la primera referencia a la ley para acallar voces posteriores en su intervención inicial, razonan en el PP; tampoco que sean los barones quienes abran el debate y el propio Gallardón -volcado en una defensa personalísima del texto- quien les conteste.

El del aborto, sin embargo y aunque el más polémico, no es el único tema a tratar en la primera reunión del Comité Ejecutivo del PP. De hecho, están pendientes de cerrar la fecha y el lugar de la Convención Nacional del partido, prevista para enero o febrero; anunciar al candidato del Partido Popular a las elecciones europeas, o solventar la cuestión del liderazgo andaluz. En el partido argumentan que, con anunciar una de las dos últimas cuestiones, el debate interno sobre la reforma de la ley del aborto quedaría en segundo plano o, al menos, compartiría el protagonismo de las informaciones. No descartan pues, que Rajoy aproveche el cónclave de hoy para dar salida a cualquiera de los dos interrogantes y desviar, al menos, una parte de la polémica.