Publicado: 17.09.2016 13:57 |Actualizado: 17.09.2016 16:34

Rajoy vuelve al plasma en Bilbao entre fuertes medidas de seguridad

El presidente en funciones recluye a la prensa en una sala contigua con plasmas, mientras ofrece un discurso frente a los suyos en el que se muestra como el antídoto perfecto para todo.

Publicidad
Media: 3.29
Votos: 7
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el candidato del PP a lehendakari, Alfonso Alonso, se dirigen por las calles de la capital vizcaína a un mitin electoral. EFE/Luis Tejido

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el candidato del PP a lehendakari, Alfonso Alonso, se dirigen por las calles de la capital vizcaína a un mitin electoral. EFE/Luis Tejido

BILBAO.- A casi una semana de las elecciones autonómicas, el PP vasco ha redoblado sus esfuerzos para tratar de conseguir su particular remontada: el objetivo no es ganar, sino tratar de perder lo menos posible. Para conseguirlo, los populares han contado este sábado con la visita de su principal atracción a nivel estatal: Mariano Rajoy.

El presidente en funciones se ha subido al escenario del Teatro Campos Elíseos de Bilbao para mostrarse como el antídoto perfecto contra todas y todos aquellos que cuestionen el marco actual. Desde las butacas, los suyos aplaudieron a rabiar. Fuera, en medio de un importante despliegue policial, los transeúntes preguntaban si había algún actor famoso en el teatro.



En efecto, los alrededores de este céntrico edificio fueron totalmente tomados por distintos cuerpos policiales desde primera hora de la mañana. Nada más abrir las ventanas de sus hogares, los vecinos de la calle Bertendona podían ver numerosos ertzainas de rojo y otros tantos agentes de paisano, con pistola en la cintura. Todo ello era la antesala de lo que iba a ocurrir a partir de las 12.00, cuando Rajoy llegó al teatro entre fuertes medidas de seguridad.

El presidente en funciones llevaba en Bilbao desde la noche anterior. Antes de dirigirse al lujoso Hotel Carlton –el más caro de la ciudad-, se dejó ver por el centro de la ciudad. Tras pasar la noche en una de sus principales habitaciones, el líder de los conservadores subió una foto a su cuenta de Twitter en la que se le veía haciendo ejercicio en el gimnasio del hotel. “Empezamos la mañana en Bilbao. Feliz sábado”, decía en su mensaje.

Un poco de bicicleta elíptica, un buen desayuno… y al escenario. El presidente recorrió los 500 metros que separan al Carlton del Teatro Campos a pie. De camino, tuvo tiempo para entrar a un bar de la zona junto a los principales dirigentes del PP vasco, con quienes había estado reunido unos minutos antes. “Aníbal, ¿me copias? Estamos llegando a la esquina de Correos”, decía a través de un pinganillo uno de sus escoltas, mientras otro de sus compañeros empujaba a un fotógrafo.

Nada más llegar al teatro, otro pelotón de cámaras esperaba a Rajoy. Allí le esperaba otro amplio dispositivo de seguridad, integrado tanto por policías como por un buen número de liberados y voluntarios del partido. Para los más pequeños había chupa-chups con el logo del PP. Para los más mayores, un díptico con las propuestas de Alfonso Alonso, ex ministro de Sanidad y actual candidato a lehendakari por este partido. “Alonso es un excelente candidato. Es joven, o al menos relativamente joven, pero tiene mucha experiencia”, dijo el líder conservador entre las inevitables risas del público.

Mientras tanto, un buen número de medios acreditados seguían este discurso desde una sala contigua. Tras ser convocados una hora antes de que comenzara el mitin, los periodistas fueron enviados a la segunda planta del teatro, donde se instalaron dos plasmas para seguir el acto. Se ha tratado de algo inédito en lo que va de campaña: ninguno de los líderes estatales que han visitado Euskadi durante los últimos días había recurrido al televisor. Rajoy, en cambio, lo tiene como norma: en el último acto que había ofrecido en esta ciudad, hace ahora siete meses, los periodistas ya le habían visto única y exclusivamente a través del plasma, símbolo de sus habituales comparecencias en los últimos cuatro años.

Así, desde un televisor, el presidente en funciones reiteró en varias ocasiones que sólo su partido podrá garantizar la “moderación” en el País Vasco, así como evitar que este territorio “empiece un camino equivocado como ha ocurrido en otras zonas de España, con las econseucencia ue todo el mundo conoce”. Era su primera comparación con la situación en Cataluña, algo que volvería a plantear en otros tramos de su discurso.

Mirando hacia Euskadi, Rajoy definió a la sucursal de su partido como un “baluarte” en la “defensa de los derechos democráticos” y en el “combate contra la barbarie y el terror”. “Lo ha sido siempre, y lo seguirá siendo en el futuro”, remarcó. También se dirigió a los nacionalistas: “quien va solo y apuesta por la división y la ruptura, acaba perdiendo irremediablemente el tren de la historia”, remató.

“Como no saque 20 por Araba…”

Por su parte, Alonso advirtió sobre lo que podría ocurrir en el próximo Parlamento Vasco, en el que podría consolidarse una clara mayoría a favor del derecho a decidir. El candidato del PP prefirió definirles como una “mayoría soberanista que busca la ruptura” y que “quiere plantear una vía de secesión con el resto de España”. “Es el programa del PNV, de Podemos y de EH Bildu”, subrayó.

En su discurso, el ex ministro de Sanidad también bromeó sobre las posibilidades reales que tiene el PP en las elecciones del día 25. Poco antes, el cabeza de lista por Bizkaia, Antón Damborenea, había pronosticado que la fuerza conservadora llegará a obtener treinta parlamentarios, frente a los ocho que auguran las encuestas. “Antón me ha puesto el listón un poco… si es alguno menos no pasa nada. Como no saque veinte por Araba…”, ironizó el candidato a lehendakari.

En tono más serio, Alonso tampoco ahorró críticas hacia el PNV y el PSE, partidos a los que definió como “socios para los sillones en Euskadi y socios para el bloqueo en Madrid”. Además, habló de un “apetito desorbitado” de la formación nacionalista, “que quiere acapararlo todo”.

Invitados especiales

En el acto de Bilbao han estado presentes otros pesos pesados del PP, como Fernando Martínez Maíllo, vicesecretario de Organización; Rafael Hernando, portavoz del Grupo Parlamentario del PP; o Javier Maroto, vicesecretario de Sectorial en la dirección estatal de la formación conservadora. También estuvieron los líderes regionales de Navarra, Asturias y Cantabria, además del alcalde de Santander, Iñigo de la Serna.

Rajoy tiene previsto volver a Euskadi el próximo martes para participar en un acto en Donostia. También estará el viernes 23 –dos días antes de las elecciones autonómicas- en Vitoria, lugar elegido por los conservadores para poner fin a la campaña electoral.