Publicado: 05.07.2015 15:06 |Actualizado: 05.07.2015 15:06

Rajoy y Aznar incrementan sus ataques a Podemos y al PSOE

Los resultados de las últimas encuestas, que señalan un triple empate entre el PP, PSOE y Podemos, desatan las críticas de los dirigentes conservadores contra sus rivales. 

Publicidad
Media: 2
Votos: 12
Comentarios:
El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, junto al presidente de honor del PP y presidente de FAES, José María Aznar. / SERGIO BARRENECHEA (EFE)

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, junto al presidente de honor del PP y presidente de FAES, José María Aznar. / SERGIO BARRENECHEA (EFE)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no opinó sobre las últimas encuestas, algunas de las cuales dan un empate entre PP, PSOE y Podemos. "Ya veremos", señaló el jefe del Ejecutivo. 

Sin embargo, Rajoy sí aprovechó la ocasión, la clausura del Campus Faes, para seguir la línea trazada el sábado por el expresidente del Gobierno, José María Aznar, tambiñen presente en el acto, quien el sábado arremetió con fuerza contra Podemos y de paso contra el PSOE por pactar con la formación de Pablo Iglesias.

De hecho, Rajoy siguió a su presidente de honor y, al igual que él, centró gran parte de sus furibundos ataques en el PSOE, al que acusó de haber renunciado a su "herencia y centralidad" para convertirse en "portamaletas" de Podemos y calificó al líder socialista, Pedro Sánchez, de "títere de los radicales".



Rajoy consideró que el PSOE es un riesgo "más sutil y más peligroso" que las opciones que define como rupturistas, porque los socialistas se han sumado al "nuevo cordón sectario en torno al PP" y se han unido a los que "pretenden acabar con el sistema constitucional que todos nos hemos dado", afirmó el presidente.

Varias ciudades "tienen hoy a radicales en sus alcaldías porque así lo ha querido el PSOE", añadió Rajoy, que también alertó sobre las formaciones "populistas" que se aprovechan del "dolor de la gente" y "prometen el cielo en la tierra" para terminar "empedrando el camino hacia la pobreza".


no descartó este domingo que las elecciones generales se celebren en el mes de diciembre, toda vez que la intención del Ejecutivo es, en una evidente maniobra electoralista, aprobar los Presupuestos Generales del Estado para el año que viene antes de que se disuelvan las Cortes.

"Todo es posible". Con esta frase contestó Rajoy, en una conversación informal con periodistas tras clausurar el Campus Faes, a la pregunta de si la tramitación y aprobación de los presupuestos, aunque sea por el trámite de urgencia, le obligará a convocar las elecciones ya en el último mes del año.

Antes de que interviniera Rajoy, fue José María Aznar el encargado de abrir el fuego. Fiel a su línea dura, el expresidente instó a Rajoy a que España mantenga su estabilidad política y su agenda reformista, porque eso permitirá más de una década de vida económica "extraordinaria".

El exjefe del Ejecutivo subrayó los beneficios que ha reportado a España la estabilidad institucional y el impulso reformador "activo y enérgico" del PP en contraposición a las nuevas fuerzas emergentes. Además, se mostró convencido de que seguir esa misma senda en el futuro permitirá "diez o doce años" excelentes en el ámbito económico. "Eso va a depender de que los españoles queramos que lo sean. España tiene un futuro si mantiene los parámetros políticos estables", dijo en referencia a las próximas elecciones generales.

El expresidente del Gobierno siguió así sus ataques a Podemos del día anterior. Ya el sábado Aznar había alertado: "Cuando el populismo llega, llega para quedarse, vaciar las instituciones y perpetuarse en el poder". Y luego recalcó: "No pactar con los populistas es la primera regla para evitar que haya populismo".

"Es tan de sentido común y tan de cajón que es exactamente lo contrario de lo que se está haciendo en España", dijo Aznar en su intervención del sábado en una sesión del campus FAES dedicada a la situación de Venezuela.

Eso sí, no quiso Rajoy entrar en detalles ni hablar de fechas concretas cuando se le preguntó, mientras dejaba claro que su intención es que las cuentas del Estado queden definitivamente aprobadas antes de disolver las Cortes. "Hombre claro", dijo.

Esto supondría que los Presupuestos Generales del Estado de 2016 entrarían en vigor el 1 de enero, y los tendría que asumir el próximo Gobierno que se constituya tras las generales, en lugar de prorrogarse las cuentas actuales.

¿Elecciones en diciembre?

Por otra parte, Rajoy no descartó que las elecciones generales se celebren en el mes de diciembre, toda vez que la intención del Ejecutivo es aprobar los Presupuestos Generales del Estado para el año que viene antes de que se disuelvan las Cortes.

"Todo es posible". Con esta frase contestó Rajoy, en una conversación informal con periodistas a la pregunta de si la tramitación y aprobación de los presupuestos, aunque sea por el trámite de urgencia, le obligará a convocar las elecciones ya en el último mes del año. Eso sí, no quiso Rajoy entrar en detalles ni hablar de fechas concretas cuando se le preguntó, mientras dejaba claro que su intención es que las cuentas del Estado queden definitivamente aprobadas antes de disolver las Cortes. "Hombre claro", dijo.

Esto supondría que los Presupuestos Generales del Estado de 2016 entrarían en vigor el 1 de enero, y los tendría que asumir el próximo Gobierno que se constituya tras las generales, en lugar de prorrogarse las cuentas actuales.

Etiquetas