Público
Público

Rajoy y Aznar se juntan por primera vez tras el aldabonazo del expresidente a su sucesor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de FAES, José María Aznar, aparecerán juntos este domingo en la clausura del Campus FAES, un reencuentro que ha generado una gran expectación porque es la primera foto de ambos desde que el pasado 21 de mayo el exjefe del Ejecutivo lanzara duras críticas contra la gestión de su sucesor en una entrevista televisiva.

Siguiendo la tradición, Rajoy clausurará la X edición del Campus FAES, que en esta ocasión se celebra en Guadarrama. En principio, está previsto que compartan unos minutos de charla antes de sus respectivas intervenciones mientras posan ante la prensa, como han hecho en los últimos años, según han informado a Europa Press fuentes de la organización.

Se trata de la primera vez que están juntos en público desde el pasado 26 de noviembre, cuando se les fotografió delante del cartel de presentación del primer volumen de memorias de Aznar, en el que revela algunas de las decisiones más controvertidas de su mandato, entre ellas la de que eligió a Mariano Rajoy después de que Rato rechazara 'dos veces' ser su sucesor.

En esta ocasión, Rajoy clausurará el Campus FAES pocas semanas después de haber escuchado las duras críticas que le ha lanzado su antecesor, que le ha exigido una acción política más decidida y el cumplimiento del programa electoral con el que ganó las elecciones. 'Me gustaría que actuara todos los días y ver un proyecto y una acción política con unos objetivos renovados', aseguró Aznar en Antena 3, al tiempo que advirtió contra la 'languidez de la resignación'.

Además, en estas últimas semanas el expresidente ha hecho varias peticiones concretas: 'Estabilizar definitivamente' la estructura territorial y utilizar los 'resortes' que ofrece la Constitución contra la 'deslealtad' de algunos', en referencia al Gobierno catalán; y llevar a cabo una reforma fiscal inmediata que baje los impuestos y cuide a las clases medias.

La reforma tributaria que defiende Aznar ha sido presentada esta misma semana en el Campus FAES. En concreto, la fundación plantea rebajar el tipo máximo del IRPF al 40%, racionalizar deducciones de este impuesto, reducir el de sociedades a un tipo de entre el 20% y el 25%, y revisar algunos productos con IVA reducido. El Ejecutivo de Rajoy se ha limitado a decir que la estudiaría, al tiempo que ha designado un comité de expertos para una reforma 'integral y completa' que presentará sus propuestas en febrero de 2014.

La foto entre Rajoy y Aznar se produce en medio de la polémica por el escándalo que afecta al extesorero del PP, Luis Bárcenas, en prisión desde el jueves de la pasada semana y al que el juez exige una fianza de 43,2 millones por responsabilidad civil.

Tanto el Gobierno como el PP han optado por minimizar este caso, limitádose a expresar su respeto a la decisión del juez Pablo Ruz y su disposición a colaborar con la Justicia. El propio Rajoy pidió el pasado lunes a los miembros del Comité Ejecutivo del PP que ignoren este asunto y se centren en la salida de la crisis, que es lo que preocupa a los ciudadanos.

Fuentes conservadoras consultadas por Europa Press consideran que detrás de las críticas de Aznar a Rajoy en estas últimas semanas obedecen a la falta de apoyo que ha encontrado en Rajoy y en el partido por las informaciones sobre la red de corrupción Gürtel y el caso Bárcenas en las que aparecen su nombre o el de su familia.

Sea como fuere, las relaciones entre Aznar y el PP no pasan por su momento más cálido. Esta semana la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, inauguró el Campus FAES y el expresidente del Gobierno renunció a tomar la palabra en su presencia, un gesto que algunos han interpretado como un signo de frialdad y otros, por el contrario, como una deferencia para no quitarle protagonismo a la 'número dos' del PP.

El propio Aznar ha reconocido públicamente que durante el año y medio de Gobierno de Rajoy solo ha tenido una charla tranquila con él y se ha quejado de que el actual jefe del Ejecutivo no contacte con él para consultarle algún asunto. 'Si una persona quiere algo o le interesa algo, pues llama. Y si no, no llama. Pues nada...', aseguró el pasado fin de semana en una entrevista en ABC.