Publicado: 08.11.2014 12:22 |Actualizado: 08.11.2014 12:22

Rajoy y Cospedal cierran filas en torno a Monago: "Eres un referente"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP quiere regeneración democrática, pactos anticorrupción y leyes de transparencia. Pero, lejos de sancionar la cuestionable conducta de uno de los suyos, los dos principales dirigentes conservadores han acudido este sábado a Cáceres a arropar al presidente de Extremadura, José Antonio Monago, después de que Público destapara que realizó 32 viajes privados a Canarias a cuenta del Senado.

Así, el presidente del Gobierno y del partido, Mariano Rajoy, no ha dudado en hacerse la foto de familia con el líder extremeño y demostrarle que "cuenta con el apoyo de todos". "El Gobierno y el partido están en plena sintonía con el proyecto que José Antonio Monago está desarrollando en Extremadura", agregó.  "Extremadura ha dado la vuelta a una de las peores herencias que se recuerdan", ha dicho el jefe del Ejecutivo en alusión a los anteriores gobiernos socialistas extremeños. "Lo que iba mal ahora va bien y lo que iba bien ahora va infinitamente mejor", ha subrayado.

Y la número dos del PP, María Dolores de Cospedal, ha ido más allá al expresarle su apoyo explícito. "Eres un referente; el presidente que quieren los extremeños", sentenció en la clausura de las jornadas sobre 'Buenas prácticas en los Gobiernos autonómicos'. 

La secretaria general de los conservadores alabó la gestión de Monago —que volverá a ser candidato en las próximas elecciones de 2015—y la puso como ejemplo de lo que puede hacer el PP: "Los extremeños han pasado de las promesas incumplidas a las realidades, las certezas y verdades que les aporta el presidente Monago, que no les cuenta historias y les dice la verdad", mitineó Cospedal tras haber acusado al PSOE extremeño de "mentir acerca de las personas honradas".

También ha tenido palabras para la "valentía" del partido en la región porque "en los momentos difíciles es donde se demuestra la fortaleza" en alusión al apoyo que todo el PP extremeño ha mostrado ha Monago estos días. En clave nacional, Cospedal ha dicho que en los próximos meses se van a escuchar cosas que "no se corresponden con la realidad de lo que es el partido" porque "quieren acusar al PP de cosas que han hecho muy mal algunos que han traicionado nuestra confianza".

Pero Rajoy y Cospedal no fueron los únicos que dieron ánimos a un Monago que hoy ha pedido disculpas por sus actos y ha prometido devolver "hasta el último céntimo".  Su homólogo en Galicia, Alberto Núñez Feijóo, también ha manifestado que no considera que el extremeño deba dimitir. "No lo creo", se limitó a responder el presidente de la Xunta a preguntas de los periodistas a su llegada al evento en Cáceres.

Asimismo, Miguel Celdrán, exalcalde de Badajoz y presidente de honor del PP de Extremadura, ha escenificado su apoyo a Monago interrumpiendo su intervención en las jornadas para entregarle un casco de bombero. "Como sé que te van a lapidar, te traigo este casco", espetó.  "Que sepas que todos lo que estamos aquí vamos a hacer de casco tuyo, porque te queremos y porque Extremadura te necesita", agregó.

EUROPA PRESS
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparecerá el próximo 27 de noviembre en el pleno del Congreso de los Diputados para defender los dos proyectos de ley que aprobó el Ejecutivo a principios de año para "la lucha contra la corrupción".

Se trata de la Ley de Control Financiero y Económico de los partidos, y el nuevo régimen de altos cargos, que obligará a éstos últimos a "explicar su patrimonio antes y después de su paso por la política", y que obligará a "todos" a "rendir cuentas mucho más exigentes". La primera ley establecerá que "ningún partido político no podrá recibir donaciones de empresas, y que las de particulares no podrán superar una cantidad al año", y que "los bancos no podrán perdonar la deuda de los partidos, como hicieron con otros", ha explicado el presidente del Gobierno.

"Tenemos que poner más diques y cortapisas a quienes no vienen a servir""No vamos a pararnos ahí, en este mismo año 2014, el Gobierno aprobará el proyecto de ley de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal" que, entre otras medidas, incluirá las reformas necesarias para "agilizar los procedimientos penales que se tramiten". Y es que, según ha señalado Rajoy, los ciudadanos "no pueden esperar a cuatro, cinco o seis años para que se castigue a los culpables", al igual que aquellos que son inocentes "tampoco pueden esperar tanto tiempo a que se haga justicia y se reconozca su inocencia". "Ahora nos toca avanzar en ese empeño, tenemos que profundizar en las reformas tenemos que poner más diques y cortapisas a quienes no vienen a servir", ha destacado el presidente del Gobierno, quien ha apuntado como objetivo "reconstruir la confianza de los ciudadanos".

También ha anunciado que se implantarán "mecanismos que permitan recuperar las cantidades defraudadas en los casos de corrupción", así como "la posibilidad de suspender automáticamente a todo cargo público hasta que se le haga juicio oral", ha destacado el presidente del Gobierno. Unas medidas legislativas que irán acompañadas de un "mayor esfuerzo" de los medios y recursos para la lucha contra la corrupción, entre los que ha citado la convocatoria de nuevas plazas de fiscales, "que está en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año que viene", o el "refuerzo" de las plantillas de los inspectores de la Agencia Tributaria.

"Del mismo modo que hemos arreglado la Economía, vamos a arreglar también la vida política", mitineó Rajoy

En ese sentido, el Gobierno ha destacado que no debe "improvisar nada", ya que "siempre" ha estado en su ánimo "reformar todo lo reformable para mejorar la calidad de la democracia", ha dicho. Y ha reiterado que va "a aprobarlas y ponerlas en marcha cuanto antes", algo que le "encantaría", hacerlo "con el concurso de otros grupos políticos" y con su aportación. "Creo que con algunos podemos acordar, pero si no es posible, será con nuestros votos, porque para eso los tenemos y nos los han dado los españoles", ha apuntado.

"Del mismo modo que estamos arreglando la economía, con serenidad, con buenas políticas, con dedicación y con esfuerzo, vamos a arreglar también la vida política", mitineó Rajoy. "Que me critiquen, ya lo hacen habitualmente, pero yo defiendo la política, y reivindico la política como actividad noble que es", ha aseverado Rajoy, quien ha explicado que esta actividad significa "dedicación, exigencia y vocación de servicio".

Por todo ello, para "traer a la política a los mejores" y "alejar a los que tuvieran la tentación de buscar otros objetivos que no sean el servicio público", Rajoy ha abogado por "estar siempre atentos y dispuestos a mejorar las cosas". Así, Rajoy ha negado que se tomen "medidas improvisadas" en la lucha contra la corrupción, ya que el Gobierno ha hecho "reformas desde el primer minuto de la legislatura", con la puesta en marcha de una serie de medidas, entre las que ha citado la supresión de las cesantías de altos cargos, o la limitación de los sueldos e indemnizaciones de las empresas públicas, y cuyos efectos se irán "comprobando poco a poco".