Publicado: 04.01.2016 20:33 |Actualizado: 04.01.2016 23:30

Rajoy y Díaz se quedan sin la coartada catalana para la 'gran coalición'

El PP asume una nueva cita electoral en primavera con el mismo candidato tras rechazar la CUP el respaldo a la investidura de Mas. El líder conservador seguirá presionando a Sánchez con la excusa de unas "pésimas" expectativas para el PSOE en unos segundos comicios.

Publicidad
Media: 3.92
Votos: 13
Comentarios:
Rajoy Díaz

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y la presidenta andaluza, Susana Díaz, durante uno de sus encuentros institucionales en La Moncloa.

MADRID.- El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se ha quedado sin la coartada con la que pretendía dar otra vuelta de tuerca al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para que aceptase abstenerse en su investidura como jefe del Ejecutivo y propiciase otra legislatura del PP en La Moncloa. El PP, según han confirmado todas las fuentes en los últimos días, tenía todas sus esperanzas en la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, para lograr este apoyo a la gran coalición ante un desafío tan contundente como un Govern de Mas aupado con el solo propósito de separar Catalunya de España

El rechazo de la CUP a investir a Artur Mas president de la Generalitat de Catalunya y, en consecuencia, a continuar el proceso independentista donde se encalló (en la declaración del Parlament a favor de la República Catalana) ha finiquitado el argumento conservador de que la unidad de España está en peligro y los partidos constitucionalistas deben aliarse para torpedear la amenaza independentista: el procés ha entrado en coma indefinidamente y Catalunya va camino de otros comicios en dos meses.



Rajoy retoma este martes 5 su agenda oficial postnavideña con una entrevista en la Cope y la reunión del Comité de Dirección del PP

Rajoy, que ha seguido atentamente los acontecimientos de este fin de semana en Catalunya desde Galicia, donde pasaba unos días junto a su familia, retoma este martes 5 su agenda oficial, con una entrevista en la cadena Cope a las 9 horas y la reunión semanal del Comité de Dirección del PP a las 11, en la sede de la calle Génova. El líder del PP tratará con la secretaria general y los cinco vicesecretarios del partido (Dolores de Cospedal y Fernando Martínez-Maíllo, Pablo Casado, Andrea Levy, Javier Maroto y Javier Arenas) el complejo panorama abierto con unas elecciones catalanas en marzo y, muy probablemente, otras generales en abril o mayo.

El presidente del Gobierno en funciones, sin embargo, está tranquilo en cuanto a otras elecciones generales, aseguran también en el partido; y lo está por el mismo motivo que Ciudadanos las contempla como una amenaza. El PP confía en que los votantes que abandonaron a Rajoy por el líder de C's, Albert Rivera, alentados por las altas expectativas para el 20 de diciembre dibujadas entre sociólogos, empresarios y medios de comunicación para la formación naranja, regresen al Partido Popular atraídos por ser -esta vez sí- "voto útil". Ciudadanos no teme en vano: de la suma de los 3,5 millones de votantes que apostaron por ellos el 20-D y los 7,2 millones que lo hicieron por el PP resulta prácticamente la mayoría absoluta de Rajoy en 2011.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), y el líder del PSOE, Pedro Sánchez (i), durante su reunión en La Moncloa. /EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), y el líder del PSOE, Pedro Sánchez (i), durante su última reunión conocida en La Moncloa. /EFE

Los conservadores creen que unos nuevos comicios favorecen a Podemos y a ellos, en detrimento del PSOE y Ciudadanos. Están convencidos de que Alberto Garzón (IU-Unidad Popular) acabará en la formación de Pablo Iglesias y regalando a la formación morada su millón de votos en una segunda convocatoria de generales. Podemos podría convertirse, en este caso, en el partido que ostente el liderazgo de la oposición a partir de mayo. Esta posibilidad, arguyen en el PP, será expuesta por Rajoy a Sánchez en una nueva ofensiva de mano tendida al PSOE a partir de ahora, donde desde Génova no se descartan en absoluto "ni más reuniones ni más conversaciones" del presidente en funciones y el líder socialista.

En definitiva, si hay gran coalición, el PSOE saldría perjudicado, pero con unas nuevas elecciones. también. "Es una cuestión de responsabilidad histórica", argumentan por elevación en el PP.

El PSC, a por una coalición de izquierdas

Con todo, desde el PP contemplan expectantes la batalla interna del PSOE; sobre todo, la de liderazgo. En Génova están pendientes de si el congreso de los socialistas se mantiene para dentro de unas semanas o se pospone hasta despejar la incógnita de las urnas en primavera y, en su caso, si Sánchez repite como candidato o no. Nada beneficia más a los intereses partidistas de los conservadores que un liderazgo de Susana Díaz, al menos, "a corto plazo y en términos de investidura", admiten.

Esta misma simpatía conservadora, sin embargo, es la que preocupa a una parte del socialismo dirigente: "Quizás funcione en Andalucía, pero Madrid no es lo mismo", explican. Y recuerdan, por ejemplo, que la casi segura convocatoria electoral en Catalunya supone ya para el PSC de Miquel Iceta una nueva esperanza: la de una coalición de izquierdas que haga frente al independentismo. ¿Referéndum incluido? "De entrada, no...".