Publicado: 16.09.2016 22:42 |Actualizado: 16.09.2016 22:42

Rajoy y sus ministros desembarcan en Euskadi para tratar de frenar el hundimiento del PP

Durante los últimos días, el candidato a lehendakari de los conservadores, Alfonso Alonso, ha recibido en el País Vasco a más de treinta cargos de su partido. Este sábado se suma a la campaña el presidente en funciones, quien volverá dos veces más la próxima semana

Publicidad
Media: 2.40
Votos: 5
Comentarios:
Alfonso Alonso, con Cristina Cifuentes en Vitoria hace unos días. EFE/David Aguilar

Alfonso Alonso, con Cristina Cifuentes en Vitoria hace unos días. EFE/David Aguilar

BILBAO.- Ya sea en un acto callejero, en el paseo por una bodega o en la visita a una perrera, Alfonso Alonso –candidato a lehendakari del PP- ha demostrado que no le faltan compañeros dispuestos a echarle una mano en su recorrido hacia las elecciones vascas del próximo día 25. Si alguien lo duda, que consulte su agenda electoral: desde el arranque oficial de la campaña, el exministro de Sanidad ha recibido a una treintena de representantes de su partido, entre los que se encontraban varios ministros, un buen número de líderes regionales y algunos de los principales cargos de la dirección nacional de la formación conservadora. Ahora se sumará a esa larga lista el presidente en funciones, Mariano Rajoy, quien vendrá tres veces a Euskadi en menos de siete días. Su primera parada, este sábado en Bilbao.

Estas visitas no sólo demuestran que Alonso goza de muy buenos contactos en su agenda del móvil. En la sede de la calle Génova tienen muy claro que la batalla en Euskadi pasa, hoy más que nunca, por evitar una debacle electoral de proporciones bíblicas. Si los sondeos conocidos hasta ahora apuntan en la buena dirección, los populares podrían verse relegados al quinto puesto con apenas ocho escaños, lo que significaría su peor resultado en los últimos 25 años. Lo dicen las encuestas, pero también las estadísticas: si en las autonómicas de 2001 obtuvieron 326.933 votos –equivalentes a 19 parlamentarios-, en las celebradas en 2012 cayeron hasta los 130.584, lo que se tradujo en diez escaños.

Con esos números sobre la mesa, Alonso se ha convertido en la gran apuesta de la dirección del partido para tratar de esquivar los malos pronósticos. Su perfil de exalcalde de Vitoria y exministro de Sanidad pareció el apropiado para un reto de tales proporciones, en el que cuenta –tal como ha quedado demostrado en los primeros once días de campaña- con el apoyo incondicional de las principales figuras de la formación conservadora.



Hasta ahora, la más asidua ha sido la secretaria general de la formación conservadora, María Dolores de Cospedal, quien ha visitado Euskadi dos veces en diez días. Primero lo hizo para inaugurar un foro de responsables autonómicos del partido en Bilbao, un acto que congregó a una docena de jefes regionales del PP. Pocos días después volvió a aterrizar en el País Vasco para dar dos mítines –uno en Vitoria y otro en Barakaldo-, visitar una bodega en La Rioja alavesa, comer con sus compañeros en esa zona y dar un paseo por Laguardia.

Alonso también cuenta con el apoyo de sus hasta hace poco compañeros en el Consejo de Ministros. Rafael Catalá (Justicia), José Manuel García-Margallo (Exteriores), Fátima Bañez (Empleo) e Iñigo Méndez de Vigo (Cultura) han estado durante los últimos días en distintas localidades del País Vasco. La visita más sonada –al menos en los medios de comunicación- ha sido la de Margallo, quien en un acto en Donostia llegó a afirmar que “de una crisis se sale, un ataque terrorista se supera, pero la disolución de España es absolutamente irreversible”, lo que despertó duras críticas por parte de distintos partidos.

En el teatro con Rajoy

Con la campaña ya caliente, ahora es el turno de uno de los protagonistas principales de la vida política española. Mariano Rajoy llegará este sábado al teatro Campos de Bilbao para participar en un acto electoral junto a Alonso, una escena que el presidente en funciones repetirá al menos otras dos veces durante la próxima semana: ambos políticos volverán a coincidir en el escenario el próximo martes en la provincia de Gipuzkoa y el viernes –día de cierre de campaña- en Vitoria.

La foto de Rajoy junto a Alonso será una de las más esperadas, pero no necesariamente la más original. Ese trofeo le corresponde a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, otra de las responsables del PP que durante los últimos días estuvo por Euskadi. Además de dar un acto en una plaza de la capital alavesa, la dirigente conservadora también se dejó fotografiar durante la visita a la perrera municipal. También tuvo tiempo para entrar a un bar de la Plaza de Abastos, lugar en el que fue fotografiada detrás de una barra repleta de pintxos.

La carpeta de fotos de la campaña de Alonso ya cuenta con imágenes de otros compañeros de partido, como Fernando Martínez Maíllo, vicesecretario de Organización del PP; Andrea Levy, responsable de Estudios y Programas; o Javier Maroto, vicesecretario de Sectorial y ex alcalde de Vitoria. Todos han venido con una misma misión: evitar un hundimiento anunciado.