Publicado: 13.01.2016 16:50 |Actualizado: 13.01.2016 16:50

​Rajoy y el PP optan por un perfil bajo hasta el debate de investidura

Los conservadores confían en que el rey permita al presidente en funciones y candidato intentar ser investido a finales de este mes. Las tensiones entre PSOE y Podemos refuerzan la posibilidad de nuevas elecciones.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
El diputado popular por Segovia Pedro Gómez de la Serna (d), excluido del grupo por sus negocios en el extranjero, pasa al lado del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante la sesión constitutiva del Congreso que da paso a la XI legisl

El diputado popular por Segovia Pedro Gómez de la Serna (d), excluido del grupo por sus negocios en el extranjero, pasa al lado del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante la sesión constitutiva del Congreso que da paso a la XI legislatura. EFE/J. J. Guillén

MADRID.- El presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP a repetir en La Moncloa ha marcado una estrategia clara a su partido: mantener un perfil bajo y muy moderado hasta que se produzca el debate de investidura. Mariano Rajoy y los suyos se centrarán en reivindicar las bondades de un Gobierno estable facilitado por PP, PSOE y Ciudadanos y liderado por el actual jefe del Ejecutivo que, además, se mantenga los "cuatro años" que dura una legislatura, según ha pedido Rajoy esta misma mañana tras reunirse con la Plenaria de su grupo parlamentario antes de la Sesión para constituir las Cortes de la undécima legislatura.

Los dirigentes del PP están relativamente tranquilos, aunque por poco tiempo -reconocen- y en un compás de espera forzado por los movimientos de los otros partidos, particularmente, del PSOE. En los pasillos del Congreso de los Diputados, los conservadores entraban y salían del hemiciclo sin estridencias y sin desvelar grandes estrategias, más allá de la citada espera.



Precisamente, alguna de Sus Señorías del PP ha desvelado en pasillos que asistía expectante a las tensiones existentes entre PSOE y Podemos por la formación de las mesas del Congreso y el Senado. Pablo Iglesias ha sido muy duro con Pedro Sánchez por permitir que el PP se quede con la mayoría en el órgano de gobierno de la Cámara Baja, lo cual se ha rematado dando un puesto al PNV en la Mesa de la Cámara Alta y dejando fuera a Podemos. En el PP creen que si las relaciones entre socialistas y Podemos siguen así, no habrá pacto progresista y sí nuevas elecciones generales en primavera.

Pablo Iglesias ha sido muy duro con Pedro Sánchez por permitir que el PP se quede con la mayoría en el órgano de gobierno de la Cámara Baja

Fuentes de la calle Génova apuntaron ya en las últimas horas su confianza en que el rey Felipe VI, que debería empezar a reunirse con los candidatos a partir de mañana jueves 14, permita a Mariano Rajoy someterse al debate de investidura para intentar recabar los apoyos para ser presidente y formar Gobierno al tratarse de la lista más votada en las elecciones generales del 20 de diciembre.

Rajoy lleva días dando por hecho que el jefe del Estado le dará luz verde para que intente ser investido y, en ese debate, desgranará un discurso con una oferta para Sánchez que incluya un programa de "reformas" pactado entre sus partidos y el de Albert Rivera. Hoy, las fuentes consultadas de la dirección del PP han aclarado rápidamente que la decisión sobre si Rajoy tendrá su debate o no depende del rey.

Gómez de la Serna, presente y ninguneado

El diputado del PP -provisionalmente en el Grupo Mixto- Pedro Gómez de la Serna ha sido, junto al bebé de Carolina Bescansa (Podemos), otro de los protagonistas de una jornada sin grandes noticias pero con chocantes novedades de estilo traídas principalmente por la 'nueva política'. Gómez de la Serna ha llegado discretamente y se ha situado al final de la bancada del PP, estratégicamente semioculto por una columna.

El diputado por Segovia todavía no ha ocupado el lugar que le corresponderá en el Grupo Mixto durante esta legislatura de duración incierta, ya que hoy cada Señoría se ha sentado donde quería o podía. Una vez terminado el acto de investidura, y según fuentes del Partido Popular, Gómez de la Serna se ha dado de baja del partido. 

Prácticamente nadie habló con un Gómez de la Serna investigado por la Audiencia Nacional, entre otras cosas, por pertenencia presunta a "organización criminal" para el cobro de comisiones como mediador de empresas. Sólo a media mañana, durante uno de los recuentos de votos, se le vio charlar durante más de media hora con Francisco Molinero, diputado del PP por Albacete, miembro del Comité de Derechos y Garantías que le ha expedientado en el partido y político castellano-manchego muy cercano a la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal.