Público
Público

Rapapolvo del Congreso al PSOE por pedir la nulidad de las sentencias franquistas tras rechazarla durante años

Desde la izquierda recriminan a los socialistas haber rechazado esta misma propuesta cuando ha sido presentada por otros grupos, además de que la Proposición No de Ley de los socialistas no tiene ningún efecto vinculante sobre la legislación. La derecha los acusa de dinamitar el consenso que supone la Ley de Memoria Histórica. Ha sido aprobada. 

Publicidad
Media: 3.78
Votos: 9
Comentarios:

Meritxell Batet, en una imagen de archivo.- (EFE)

Por la izquierda y por la derecha. Todos los grupos parlamentarios han recriminado este martes al PSOE que acudiera al Pleno del Congreso con una Proposición No de Ley para anular la sentencia (y todas las demás) que condenó a muerte al presidente de la Generalitat Lluís Companys, fusilado en octubre de 1940 por el franquismo. Así, desde la izquierda, ERC y Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea han afeado a los socialistas haber rechazado sistemáticamente esta propuesta todas las veces que ha sido propuesta y debatida en la misma cámara. Incluso cuando el PSOE estaba en el Gobierno. "Quiero denunciar la hipocresía y el cinismo del PSOE prolongado en el tiempo", ha espetado Tardà, que ha llevado al Congreso en diversas ocasiones esta una propuesta con el voto negativo de los socialistas. 

Por la derecha, Ciudadanos y PP han recriminado a los socialistas querer dinamitar el consenso que supone la Ley de Memoria Histórica. El portavoz de Ciudadanos, de hecho, ha citado textualmente los argumentos que esgrimió en marzo el diputado socialista Torres Mora para rechazar la propuesta de nulidad de los juicios franquistas que realizó Unidos Podemos: "Ustedes han confundido ser republicano con ser antimonárquico, ser de izquierdas con ser radical, ser patriota con ser nacionalista, ser demócrata con ser populista y ser catalanista con ser antiespañol", ha defendido el diputado de C'S José Manuel Villegas utilizando las mismas palabras que el socialista hace unos meses.  

La propuesta socialista, que no tiene ningún tipo de efecto jurídico y precisamente por eso ha sido criticada desde la izquierda, ha recibido una enmienda de Unidos Podemos, que ha añadido a la declaración de nulidad de la sentencia de Companys y todas las expedidas por los órganos judiciales de la represión franquista un tercer punto para que el texto final reconozca la "honorabilidad de todas las víctimas del franquismo". La PNL ha sido aprobada con 168 votos a favor, 141 en contra y 32 abstenciones. 

Por la derecha, Ciudadanos y PP han recriminado a los socialistas querer dinamitar el consenso que supone la Ley de Memoria Histórica

El PSOE, por su parte, ha defendido que este es el momento de "dar un paso más a la Ley de la Memoria Histórica" con la aprobación de esta PNL. Hasta este momento, los socialistas, habían rechazado declarar nulas las sentencias franquistas porque la Ley de Memoria Histórica ya las calificaba como "ilegítimas". Sin embargo, el PSOE se ha enmendado a sí mismo y ha reconocido que el "avance que supuso la declaración de ilegitimidad de las condenas y sanciones no ha sido suficiente para cerrar la herida humana y social" de la represión franquista. "Cerrar esta herida del pasado es una obligación que tenemos todos los españoles que queremos un futuro en paz, sin rencor y sin olvido", ha defendido Meritxel Batet

La enmienda que los socialistas se han puesto a sí mismos y a su planteamiento hasta el momento ha sido calificada como "insuficiente" por Unidos Podemos, ERC, la antigua Convergència y el PNV. Todos estos grupos han recordado al PSOE que el texto que este martes ha llevado a la cámara no tiene ninguna consecuencia jurídica, mientras que las propuestas que los socialistas rechazaron previamente a lo largo de años sí las tenían. El más duro de todos ellos ha sido el portavoz de los republicanos, Joan Tardà, que, por otro lado, ha sido el diputado que más ha insistido durante años en la necesidad de declarar nulas estas sentencias, como hiciera Alemania tras al nacismo. 

El portavoz En Comú Podem ha reconocido el "paso positivo" dado por el PSOE aunque ha advertido que no les valdrá con esto

De hecho, el diputado catalán ha pedido al PSOE que sea valiente y presente una Ley y no una PNL para que la nulidad de las condenas tenga efectos legales. "En Catalunya ya lo hemos hecho", ha recordado Tardà.

Por su parte, Xavier Domènech, en nombre de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, ha recordado que el PSOE votó en contra de esta misma propuesta, cuando fue presentada por el partido morado en marzo de este año, aduciendo "que atacaba el espíritu de reconciliación nacional". Asimismo, Domènech ha recriminado al PSOE que presumiera de sus políticas de memoria cuando la ONU sigue culpando al Estado español de no haber tenido nunca una política de reparación seria de reparación de las víctimas del franquismo. No obstante, el portavoz En Comú Podem ha reconocido el "paso positivo" dado por el PSOE aunque ha advertido que no les valdrá con esto. "Este paso no es poco, teniendo en cuenta lo que había dicho hasta la fecha el PSOE, pero no nos valdrá. No nos vale con una PNL. El cambio en el PSOE se tendrá que comprobar cuando se presente una Ley que anule todas las sentencias", ha sentenciado Dom. 

El PSOE había rechazado la propuesta hasta la fecha

La propuesta que este martes ha llevado el PSOE al Congreso había sido rechazada en varias ocasiones por los socialistas. En aquellas ocasiones, en caso de haberse aprobado, la propuesta sí hubiese tenido efectos jurídicos. En el Pleno de este martes se han recordado al menos dos ocasiones. La primera de ellas fue en 2010. ERC e IU pidieron que la Ley de Memoria no hablara solo de ilegitimidad de los tribunales franquistas y que diera el paso a declarar las sentencias nulas. 

"Es un imposible jurídico", defendió entonces el ministro de Justicia Francisco Caamaño, del PSOE, mientras que el portavoz de los republicanos, Joan Tardà, espetaba a los diputados del Gobierno que algún día los jóvenes socialistas "maldecirán" a sus dirigentes por no ser "lo suficientemente valientes". Los socialistas defendían entonces que declarar un tribunal ilegítimo es más que declarar nulas las sentencias. Una argumentación que, por su propuesta de este martes, ha caído por su propio peso. 

"Es un imposible jurídico", defendió entonces el ministro de Justicia Francisco Caamaño para rechazar la propuesta

La segunda ocasión fue mucho más reciente. En marzo del presente año, los socialistas se unieron a PP y Ciudadanos para tumbar la iniciativa en la Comisión Constitucional. El portavoz socialista en la Comisión defendió entonces el voto negativo a la propuesta porque esta no pretendía "honrar a Companys" sino “deshonrar” a los españoles y que, por ello, los socialistas no podían votar a favor de tales iniciativas, tal y como recoge la crónica de la jornada parlamentaria de la Agencia EFE. Apenas unos meses después, los socialistas llevarían esta propuesta en una PNL, como ya hicieron con la propuesta de remodelación del Valle de los Caídos. En el vídeo se muestra la reacción de Joan Tardà tras conocer el cambio de crietrio del PSOE: "

Promesa incumplida del Gobierno de Zapatero

Pero la discusión, no obstante, venía de mucho más lejos. Concretamente, del 15 de octubre de 2004. Ese día, con Rodríguez Zapatero en La Moncloa, la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, acudió al Fossar de la Pedrera de Montjuïc, lugar donde fue fusilado el presidente Lluis Companys, y anunció que el Gobierno iba a iniciar los trámites para anular el simulacro de juicio que justificó el fusilamiento del presidente. Llegó el debate de la Ley de Memoria Histórica y el PSOE no cumplió. La Ley declaró ilegítimos los tribunales y las órdenes emitidas, pero no anuló las sentencias. El PSOE incumplió su compromiso... hasta hoy. Aunque la aprobación de la PNL no cambia absolutamente nada ya que no tiene efectos vinculantes. 

El Parlament se adelanta

El Parlament de Catalunya aprobó a principios de verano con la unanimidad de la Cámara, incluido el Partido Popular, una iniciativa que anuló los casi 64.000 consejos de guerra celebrados entre abril de 1938 y diciembre de 1978 “por ser contrarios a la ley y vulnerar las más elementales exigencias del derecho a un juicio justo". "Y, en consecuencia, se deduce la nulidad de pleno derecho, originaria o sobrevenida, de todas las sentencias y resoluciones de las causas instruidas y de los consejos de guerra dictadas por causas políticas en Cataluña por el régimen franquista”, reza el texto. Catalunya entregó el pasado viernes el primer certificado de anulación del juicio que condenó a prisión a Josep Huertas Claveria, periodista y fotógrafo que fue castigado por publicar un reportaje sobre donde ponía de manifiesto el gran número de burdeles que había entonces en Barcelona y que eran regentados por viudas de militares