Publicado: 04.09.2016 13:10 |Actualizado: 04.09.2016 13:16

Rato afronta un cuádruple año judicial

Se sentará en el banquillo por el escándalo de las tarjetas 'black' a partir del 23 de septiembre y este jueves comparecerá ante el juez que investiga sus negocios. En octubre será testigo de la trama Gürtel. Mientras, la Audiencia Nacional lo mantiene como investigado por la salida a bolsa de Bankia

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Rodrigo Rato toca la campana de la salida a bolsa de Bankia en julio de 2011. EFE

Rodrigo Rato toca la campana de la salida a bolsa de Bankia en julio de 2011. EFE

MADRID.- El exministro de Economía del PP Rodrigo Rato encara este otoño con tres declaraciones ante la Justicia. El jueves declara como imputado al enchufar a su cuñado en Bankia; el día 23 se sienta en el banquillo por el escándalo de las tarjetas de Caja Madrid opacas al fisco y, en octubre, será testigo en el juicio de la trama corrupta de Gürtel, creada alrededor de su partido.

Rato se ha convertido en figura clave y símbolo de los escándalos de corrupción política y económica que se enjuician en los tribunales. Desde un juzgado de Madrid que investiga sus negocios internacionales por supuestos delitos de corrupción, a la Audiencia Nacional que en un sumario investiga al exministro en el 'caso Bankia', por un lado, y que por el otro lo juzgará en septiembre por el uso de las famosas tarjetas black junto a otros 65 exdirectivos de Caja Madrid.

Los negocios del exministro

El ex director gerente del Fondo Monetario Internacional ha sido citado este jueves por el juez del 'caso Rato', abierto por supuestos delitos como blanqueo de capitales, corrupción entre particulares y administración desleal.

En este sumario, Antonio Serrano-Artal, titular del juzgado de instrucción 31 de Madrid, mantiene como investigados (antiguos imputados) a las entidades Telefónica y Lazard, que llevó la salida a bolsa de Bankia y pagó a Rato 6,2 millones de euros por supuestos emolumentos.

Contratación del cuñado y la secretaria

Serrano-Artal cita a Rato este jueves por cuarta vez para que explique en una pieza separada la contratación de su excuñado Santiago Alarcó y de su secretaria Teresa Arellano por parte de la entidad que tuvo que ser rescatada con dinero público.

La Fiscalía Anticorrupción sospecha que Rato favoreció a su excuñado al contratarlo en Bankia como experto en mercados internacionales, de tal manera que de percibir 120.000 euros anuales en 2011 pasó a ganar en sólo dos años 480.000 euros. Varios exempleados no han sabido explicar el contenido del trabajo que ejercía Alarcó.

También su secretaria de confianza Teresa Arellano está en el punto de mira de la Fiscalía: pasó a hacerse cargo de la dirección general de Comunicación de Bankia, aunque el director de recursos humanos de entonces ha reconocido al juez que desconocía el título o los estudios que ella tenía para ejercer el cargo.

Arellano es investigada en este sumario por poseer una cuenta en el paraíso fiscal de las Islas Caimán. En Bankia pasó de ganar 110.000 euros en 2010 a 374.500 euros en 2012, así como una indemnización por despido de 339.619 euros y con una antigüedad reconocida de doce años, aumentos que, para la Fiscalía, podrían suponer un ejemplo de administración desleal.

De cuatro a diez años de cárcel por las tarjetas 'black'

El próximo día 23 de septiembre Rato se sentará en el banquillo de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid), procesado por el uso de tarjetas "black" opacas al fisco de Caja Madrid, junto con otros 65 altos cargos de la entidad.

El Fiscal pide cuatro años y medio de cárcel para Rodrigo Rato por las tarjetas black, mientras que la acusación popular que ejerce UPyD reclama para él diez años de prisión, al igual que para el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa y el responsable de estos plásticos, Ildefonso Sánchez-Barcoj.

Investigado en el 'caso Bankia'

El juicio de las tarjetas black es una pieza separada de un sumario mayor: el abierto en la Audiencia Nacional por la salida a bolsa de Bankia en julio de 2011, donde Rato figura entre los 33 investigados y que encara ahora su recta final. El juez instructor, Fernando Andreu, tiene la intención de finalizar este sumario, abierto en 2012, para dar paso a la apertura de juicio oral.

La fianza depositada en el 'caso Bankia' alcanza los 800 millones de euros para hacer frente a posibles responsabilidades de BFA -accionista único de Bankia- y de la antigua cúpula directiva de la entidad, encabezada por el exministro.

Testigo en el juicio de Gürtel

Asimismo, Rato declarará como testigo en el juicio del caso Gürtel, previsto a partir del 4 de octubre, después de que la Audiencia Nacional acordase su comparecencia, solicitada por el extesorero del PP Luis Bárcenas, "como conocedor" de la adjudicación de las campañas electorales. También declararán como testigos Esperanza Aguirre, Ángel Acebes, Francisco Álvarez Cascos y Jaime Mayor Oreja.

Este juicio finalizará en la primavera de 2017 y aborda la primera época de contratos de esta red corrupta crecida al amparo del PP: entre los años 1999 y 2005. Se celebra también en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid) y en el banquillo de los acusados se sientan 41 personas, entre ellas todos los extesoreros vivos del PP -Luis Bárcenas, Álvaro Lapuerta y Ángel Sanchís-, junto al resto de la trama encabezada por su líder Francisco Correa.

El PP se sienta en el banquillo como partícipe a título lucrativo de la red corrupta; esto es, la fiscalía considera que esta formación no cometió delito pero es responsable civil por beneficiarse de los amaños y negocios de la trama, que financió las campañas electorales de dos de sus candidatos por Madrid a cambio de adjudicaciones.

También figura como partícipe a título lucrativo la exministra Ana Mato, ex esposa de uno de estos alcaldes -Jesús Sepúlveda- quien deberá devolver casi 29.000 euros de regalos y viajes turísticos que le aportó la trama, así como la mitad de las dádivas recibidas para los hijos en común.