Publicado: 05.10.2015 19:40 |Actualizado: 06.10.2015 12:41

Rato comparece ante el juez para aclarar el origen de su fortuna

El exvicepresidente llega a los juzgados de Plaza de Castilla imputado por fraude fiscal, blanqueo y corrupción entre particulares. "Rato, ratero, igual que tu padre, igual que tu abuelo", le gritan los preferentistas a la entrada de los juzgados.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Preferentistas en las puertas de los juzgados de Plaza Castilla a la espera de la llegada de Rato. EFE

Preferentistas en las puertas de los juzgados de Plaza Castilla a la espera de la llegada de Rato. EFE

El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato ha comenzado ya a declarar ante el juez Antonio Serrano-Arnal, que le ha citado imputado por fraude fiscal, blanqueo de capitales y corrupción entre particulares.

Rato ha llegado a primera hora de la mañana a los Juzgados de Plaza de Castilla de Madrid, mucho antes de su cita con el magistrado, y ha empezado su interrogatorio aproximadamente a las 11:15 horas.

A diferencia del pasado mes de julio, en esta ocasión el exministro de Economía no ha pedido autorización para entrar por el garaje.

Una veintena de preferentistas se ha congregado a las puertas de los juzgados para esperar al exdirector gerente del FMI, profiriendo gritos de "Rato, ratero, igual que tu padre, igual que tu abuelo" mientras portaban pancartas en las que se puede leer "Blesa y Rato a prisión" o "Han saqueado este país".

Rato se acogió a su derecho a no declarar en su primera comparecencia ante el juez porque decía desconocer muchas de las acusaciones que han vertido sobre él la Oficina Antifraude (Onif) y la Fiscalía.

Desde entonces, no solo se han conocido las nuevas sospechas de la Onif de que pudo lavar dinero en el exterior, sino que el caso ha salpicado a otras ocho personas, entre ellas gente de su máxima confianza como su secretaria personal, Teresa Arellano, y su gerente y presunto testaferro, Miguel Ángel Montero.

Ambos, imputados por los mismos delitos que Rato, ya declararon el pasado viernes después de haber sido detenidos por la Guardia Civil, que practicó además registros en sus domicilios para recabar documentación.

El propio Rato también fue interrogado el jueves en la Comandancia de la Guardia Civil, el mismo día en que se supo que otro de sus supuestos testaferros, el administrador de Albisa Inversiones, Alberto Portuondo, asegurara al juez que pagó 40.000 euros mensuales a la sociedad Kradonara, epicentro de su entramado societario.



Portuondo, el único que hasta ahora ha ingresado en prisión, explicó que abonó estas cantidades a Kradonara sin saber que era propiedad de Rato.

En concreto, Albisa Inversiones pagó 473.000 euros en 2011 y 360.000 euros en 2012 por servicios de asesoramiento, de los que existen sospechas porque Portuondo reconoció al magistrado que, en tiempos de Rato al frente de Bankia, asesoraba a los responsables del banco que adjudicaban los contratos de publicidad.

Y en esa misma época Portuondo ingresó cerca de dos millones de euros de las empresas Zenith y Publicis, las mismas que ganaron el multimillonario concurso de publicidad de Bankia, y de las que cuatro de sus responsables están también imputados.

Parte del dinero acabó llegando a Rato, según la investigación

Los investigadores piensan que parte de ese dinero, 833.000 euros, acabó llegando a Rato a través de los pagos que Portuondo hacía mensualmente a Kradonara.

A Kradonara llegaba también, a través de la sociedad Arada, el dinero que recibía por su asistencia a diversos congresos y conferencias y que acababa en Vivaway, una firma vinculada a Rato constituida en Reino Unido y administrada desde el paraíso fiscal de la Isla de Guernsey.

A partir de ahí, el dinero pasaba de Vivaway a Kradonara, que recibía estos ingresos y otros tantos para acabar manteniendo la mercantil alemana Bagerpleta GmbH, cuya única actividad es la explotación de un hotel en Berlín, en el que Rato posee un 50 %.

Esta misma sociedad germana ha recibido también 100.000 euros de Telefónica y otros 1,05 millones cuyo origen se ignora, directamente a través de Vivaway y Kradonara. Sólo esta última compañía, tal y como advirtió la Fiscalía Anticorrupción, recibió 6,5 millones procedentes del extranjero de procedencia desconocida.

En 2006, 2007, 2011 y 2014, Kradonara obtuvo directamente a través de distintas transferencias 3,4 millones, a las que hay que sumar otras por valor de 3,047 millones recibidas desde su matriz, la firma Vivaway, de la que es beneficiario último Rato.

A su vez, Vivaway recibió 2,5 millones entre 2013 y 2014 de la sociedad panameña Wescastle Corporation, con domicilio en Ginebra, reconocida por Rato en su declaración de bienes en el extranjero, y algo más de 850.000 euros en 2012 y 2013 de la sociedad Red Rose, cuyo domicilio al parecer está en Bahamas.