Publicado: 03.12.2013 16:09 |Actualizado: 03.12.2013 16:09

Las reacciones del PP al discurso de Botella confirman su división

Gallardón niega que su sucesora hablara de "fragmentación" refiriéndose al partido, pero González apoya las críticas de la alcaldesa a la gestión de Rajoy

 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Lejos de cerrar filas (o lo contrario) en torno a Ana Botella, las reacciones del PP al discurso del pasado lunes de la alcaldesa, evidentemente crítico con la gestión del Gobierno de Mariano Rajoy (aunque sin citarlo) y de la actual cúpula del partido, han respaldado la tesis de la regidora sobre una división entre las bases del partido que tiene su proyección en los dirigentes. Botella alertó al jefe del Ejecutivo sobre el peligro de "fragmentación" que podría experimentar la base electoral del PP si los conservadores continúan con la gestión actual sobre la reivindicación secesionista catalana, la política antiterrorista o la anulación de la doctrina Parot, con la rápida excarcelación de aquéllos a quienes afectó esta medida.

El primero en pronunciarse esta mañana fue, precisamente, el antecesor de Botella, Alberto Ruiz-Gallardón. El ministro de Justicia, en una entrevista en la Cadena Ser, echó balones fuera y difuminó el clarísimo mensaje de la alcaldesa asegurando que lo que ella pretendió fue alertar contra los "populismos".

"Ninguna gestión modélica bastará para evitar una posible fragmentación", aseguró Botella

Sin embargo, las palabras de la regidora, que no se salió del texto que llevaba escrito y que fue entregado a la prensa, lo desmienten: si la gestión de Rajoy sobre Catalunya, el fin de ETA o Catalunya sigue por la misma senda, aseguró literalmente Botella, "se pondrá en cuestión la base misma de nuestra sociedad y, frente a eso, ninguna gestión por modélica y efectiva que sea, ningún saneamiento por profundo que sea, ningún servicio público por ágil y eficiente que sea, bastará para evitar una posible fragmentación de la base electoral del partido".

Más claro, y en sentido contrario al de Gallardón, se pronunció el presidente de la Comunidad de Madrid. Ignacio González, que siempre ha mantenido distancia con Botella, en esta ocasión, se mostró de acuerdo al cien por cien con ella. La intervención de la alcaldesa, en opinión de González, "fue bastante buena en términos de mensaje político nacional" y refleja "los principios del PP" que los conservadores madrileños siempre han defendido. "Tenemos que hacer lo que siempre hemos hecho, que es estar cerca de nuestra gente, de los ciudadanos, aplicar nuestros principios que se basan en la libertad", advirtió el presidente autonómico.

Mayor afirma que las de Botella siempre son "buenas reflexiones llenas de sentido común"

En la misma línea, aunque más sutil, se expresó el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja, también muy distanciado de la actual cúpula del PP por la política con Catalunya o la antiterrorista. Mayor aseguró que las de Botella siempre son "buenas reflexiones" y llenas de "sentido común", aunque matizó que el riesgo de "fragmentación", sobre todo, lo tiene España.

Quien sí reflejó más nítidamente el malestar que en el PP de María Dolores de Cospedal han causado las declaraciones de la alcaldesa de Madrid y que ahondan en la fractura de la derecha, ha sido el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, muy cercano a Rajoy y a la vicepresidenta. Alfonso Alonso deseó a Ana Botella que sus "dudas" sobre el proyecto del PP se disipen pronto y le recordó, para "tranquilidad" de la regidora, que el Gobierno trabaja para mantener el Estado de Bienestar, fortalecer las instituciones, luchar contra la corrupción, garantizar la unidad del país, mantener la vigencia de la Constitución y en que la ley sea aplicada.

Además, Botella ha asegurado este martes de un modo tajante que "nunca" será un verso suelto dentro del PP y que se reafirma en las declaraciones que hizo el pasado lunes en su discurso en el Club Siglo XXI, en las que abogaba por recuperar la iniciativa en defensa de la ley y las instituciones para combatir fenómenos como el desafío secesionista porque, de lo contrario, ninguna política bastará para "evitar una fragmentación significativa de la base electoral del PP".

Al ser preguntada por la prensa sobre si con esas declaraciones podría convertirse en el nuevo verso libre del PP, como ya lo fueran en su día el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, o la presidenta del partido en Madrid, Esperanza Aguirre, la alcaldesa ha sido rotunda para negar este planteamiento en varias ocasiones.

"Nunca, jamás, nunca. Pertenezco a mi partido y hago la política de mi partido. Creo que las observaciones de ayer son las que pueden sentir muchos votantes del PP", ha señalado tras un acto de reconocimiento a los profesionales del Samur que viajaron a Filipinas para ayudar tras la catástrofe ambiental.

Botella ha insistido en que anoche puso sobre la mesa cuestiones importantes en la sociedad española, como "la secesión de Cataluña" y la "alarma" generada tras la decisión de Estrasburgo sobre la doctrina Parot. "Creo que me identifico con la mayoría", ha afirmado después de reconocer que se siente como muchos españoles con la salida de prisión de "terroristas y violadores". "Es una alarma que sentimos muchos", ha apostillado.

"Todo lo que dije ayer, hoy lo reafirmo", ha insistido después de explicar que lo que hizo fue exponer algunos de los problemas que tiene la sociedad española. Entre ellos también ha citado el paro aunque ha concedido que los datos hoy conocidos son "buenos" para la ciudad.

La primera edil ha avanzado que Madrid registrará en enero un descenso del paro interanual, a lo que ha sumado que los datos hoy conocidos reflejan una disminución del desempleo en aproximadamente 2.100 trabajadores. "Vamos a seguir trabajando en ese sentido", ha asegurado.