Publicado: 20.06.2014 17:32 |Actualizado: 20.06.2014 17:32

La rebaja fiscal, una "limosna electoralista" para la oposición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Un desahogo para las familias". Así ha vendido hoy el Gobierno su reforma fiscal con la que el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) se reducirá un 12,5% en dos años, según el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro. Sin embargo, la oposición denuncia que, además de tratarse de una medida electoralista (en 2015, cuando comience a aplicarse, se celebrarán comicios autonómicos y municipales), apenas repercutirá en los bolsillos de la clase media.

Así, la secretaria de Economía y Empleo del PSOE, Inmaculada Rodríguez-Piñero, ha considerado hoy que la reforma fiscal aprobada por el Gobierno supone "una limosna" para las clases medias y trabajadoras y "un gran regalo fiscal" para las grandes fortunas y las rentas altas. En rueda de prensa, tras la reunión del equipo económico del PSOE para presentar una alternativa a la reforma fiscal del Gobierno, la responsable de Economía socialista ha subrayado que las medidas aprobadas en Consejo de Ministros "profundizan" en la desigualdad. Además, ha recordado que en estos años se han subido los impuestos a todos menos a las grandes fortunas, "a las que se ha regalado una vergonzante amnistía fiscal".

Lo mismo opina el coordinador federal de IU, Cayo Lara, que ha llamado "trileros" a los conservadores "porque con una mano enseñan los porcentajes engañosos de algunas rebajas y con la otra ocultan las auténticas bajadas de impuestos, que hacen especial y fundamentalmente a las grandes empresas, a las grandes fortunas y a las rentas más altas". "La auténtica realidad de esta reforma es que sigue bajando los impuestos a los más ricos, a las rentas más altas y a las grandes empresas, que se reduce la progresividad en el IRPF y que, por tanto, se convierte en un impuesto más injusto al reducir los tramos", ha insistido Lara, que también denuncio el tinte "profundamente electoralista" de la medida.

"Los que más ganan van a ser los más beneficiados, por encima de mileuristas y rentas bajas" Lo mismo ha considerado Olaia Fernández Dávila, del BNG, que ha criticado que se trata de una "reforma demagógica para salir del paso de las diferentes convocatorias electorales de 2015". La diputada del BNG ha lamentado que se haga "electoralismo barato" con los impuestos y, de nuevo, se pierda la oportunidad de realizar una reforma "progresiva, redistributiva y equilibrada". De hecho, ha asegurado que las grandes compañías van a pagar menos impuestos que las pymes, y "los que más ganan van a ser los más beneficiados, por encima de mileuristas y rentas bajas", ha incidido.

Por su parte, el portavoz económico de CiU, Josep Sánchez Llibre, ha dicho que su grupo intentará que todas las propuestas vayan encaminadas a conseguir que sean las clases medias, las familias, las pymes y los autónomos las que se beneficien de la reforma. Además, considera "insuficiente" la reforma del Ejecutivo central, a quien ha instado a vincular la reducción de la presión fiscal a los ciudadanos a la lucha contra el fraude fiscal. En nota de prensa, Sánchez Llibre ha recordado que actualmente las cifras de fraude fiscal en España se sitúan alrededor del 25 % del PIB, por lo que, a su juicio, reducir a la mitad esta cifra supondría más de 25.000 millones de euros de ingresos anuales. Por ello, el diputado de CiU ha criticado que la vinculación entre presión fiscal y fraude no figure en el anteproyecto de ley.

Los más pesimistas respecto a la reforma fiscal de Montoro han sido CCOO y UGT, que auguran nuevos recortes de gasto público para contrarrestar la rebaja de los impuestos.

Así, CCOO cree que con la nueva medida se perderán 7.000 millones de euros de recaudación entre 2015 y 2016, lo que obligará a congelar el gasto público hasta 2017 para cumplir los objetivos de déficit. Con los datos del Gobierno, "las cuentan no salen", denuncia CCOO, que también apunta que la reforma podría no aplicarse en los términos anunciados y aventura una posible subida del IVA en 2015.

CCOO prevé una subida del IVA para 2015 y UGT opina que no aumentará la recaudación, sino que se reducirá

En nota de prensa, CCOO también ha alertado sobre un supuesto empeoramiento, aún no revelado, del tratamiento fiscal de las indemnizaciones de los despido, que, según la normativa actual, están exentas de IRPF. Por ello, en caso de que se eliminase esa exención se estaría escorando "aún más" el IRPF sobre las rentas del trabajo. Además, de llevarse a cabo esta supuesta exención "se ampliaría el duro recorte de la indemnización por despido aprobada por el Gobierno en la reforma laboral" y "se cargaría dos veces sobre la espalda de los trabajadores más débiles las cargas de la crisis".

UGT, por su parte, también considera que las medidas planteadas no aumentarán la capacidad recaudatoria del sistema impositivo sino que probablemente la reducirá. Ha recordado que España recauda 7,9 puntos de PIB menos que la media de la zona euro (32,5 % frente a 40,4 %) y es el quinto país por la cola de la UE en recaudación relativa, según los últimos datos de Eurostat de 2012.

UGT ha opinado también que la reforma fiscal aprobada por el Gobierno no es suficiente, ni justa ni equilibrada pero, además, tiene "tintes electoralistas" dado que lanza un mensaje de rebaja de impuestos pero sin abordar un cambio de fondo del sistema tributario. En nota de prensa, el sindicato ha subrayado que la reforma fiscal consolida muchos de los problemas actuales "como la diferencia de trato entre las rentas del trabajo y del capital, y beneficia a los que más tienen".


http://www.quoners.es/debate/hacia-que-enfocarias-la-reforma-fiscal