Público
Público

Referéndum 1-O Fiesta electoral en el extrarradio de Barcelona

La mayoría de centros de votación en Sant Boi han abierto pasadas las nueve (en algún caso, incluso pasadas las diez) debido a la caída de los sistemas informáticos. Sin embargo, los ciudadanos han podido comenzar a votar de manera manual y durante toda la mañana ha habido un ambiente distendido y festivo.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

Muchos de los colegios de Sant Boi de Llobregat vivieron la jornada con un ambiente festivo y tranquilo, con barbacoas incluidas. QUERALT CASTILLO

La jornada electoral ha empezado en Sant Boi de Llobregat a las 5 de la mañana, aunque se había convocado a la gente a las 7, que ha ido llegando en cuentagotas a los diferentes colegios electorales y centros habilitados para la votación.

También a partir de las 7 de la mañana han empezado a llegar Mossos d’Esquadra, que han tomado los datos de los diferentes responsables de los centros y han informado a los ciudadanos de que en principio, estaban allí para garantizar que la jornada se desarrollara con tranquilidad.

Aplausos al cuerpo policial. Las urnas han hecho su entrada en coches particulares, con las matrículas cubiertas y rodeadas de la población, que las han escoltado hasta el interior de los colegios electorales. La mayoría de centros de votación en Sant Boi han abierto pasadas las nueve (en algún caso, incluso pasadas las diez) debido a la caída de los sistemas informáticos, sin embargo, los ciudadanos han podido comenzar a votar de manera manual y durante toda la mañana ha habido un ambiente distendido y festivo.

La gente ha ido llegando a medida que avanzaba la mañana y las colas se han ido haciendo evidentes. En el I.E.S. Marianao, llegado el momento o ante la imposibilidad de conectarse a la red, los organizadores han pedido a los ciudadanos que quitaran los datos del móvil para facilitar el proceso de votación y en el Espacio Mercè Rodoreda se ha habilitado un área de descanso con bebidas y comida y enchufes para que la gente pudiera cargar sus aparatos electrónicos.

Aplausos tras las primeras votaciones y mucha paciencia, el elemento que ha imperado durante esta mañana en los diferentes colegios electorales de Sant Boi. En el barrio Ciutat Cooperativa, en el IES Rafael Casanova, las largas colas han sido amenizadas con música y actividades tanto para pequeños como para mayores: talleres para los pequeños de la casa y lectura de poemas para los adultos, entre otras actividades. La constante caída del sistema informático no ha impedido que los ciudadanos que lo hayan querido hayan votado durante esta mañana. Sólo les ha hecho falta un poco de paciencia.

Un votante: "¿Qué imagen está dando España en el resto del mundo? Una imagen similar a la que daba hace 40 años"

En La Cope, tal y como se conoce este barrio de larga tradición obrera en Sant Boi, la participación a las 13:00 horas había sido de 876 personas, un porcentaje con el que los representantes de los comités del referéndum se sentían satisfechos. También los ciudadanos se mostraban satisfechos por haber podido ejercer su derecho a voto.

J. M. de 52 años y J.J.C, de 54 nacieron en Granada y en Sevilla, respectivamente, pero llevan casi toda la vida viviendo en Catalunya. "Estamos en un país democrático y tenemos el derecho a expresarnos. No lo pensamos depreciar", dice enérgica J. M. "Yo he vivido aquí desde los 4 años y mi marido desde que tiene 20. Salir a votar ya es un tema de amor propio, se debe actuar después de cómo se ha portado el Gobierno español. Yo no nací aquí, pero me considero catalana como la primera. Es aquí donde vivo, donde tengo a mi familia y mis amigos ".

J.J.C, por su parte, considera que la situación se le ha escapado de las manos al Gobierno español y que la reacción ha sido desproporcionada. "¿Tú has visto las imágenes que están llegando de Barcelona? ¿Qué imagen está dando España en el resto del mundo? Una imagen similar a la que daba hace 40 años".

Hace un rato que ambos han votado, pero se quedan a las puertas del instituto a defender las urnas. "Hemos votado que sí ambos ¿por qué no lo deberíamos decir?", pregunta sonriente J.M. J.J.C. mira la larga cola para votar. "Estoy convencido de que toda esta gente va a votar que sí, ¿por qué han venido, si no? Si no fueran partidarios de la independencia, no habrían hecho dos horas de cola para votar ", añade J.J.C.

Pasan los minutos y la larga cola va desapareciendo a medida que se acerca la hora de comer. Los organizadores hablan con los santboianos de La Cope: "Avisad a amigos y familiares, necesitamos estar allí todo el día, no se trata sólo de votar, si la gente continúa marchándose estaremos desprotegidos".