Público
Público

Referéndum 1-O JxSí y la CUP llevan al Parlament la ley para desconectar del Estado

Los independentistas consiguen llevar a debate votación la norma que debe regir la transición de la legalidad actual a la de una futura Catalunya independiente, en otra accidentada sesión en la cámara, tras más de seis horas y continuas peticiones a la Mesa de la oposición no indepoendentista. El debate sobre las enmiendas y la propia ley no se reanudará hasta las 23 horas

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, abandona por un momento el Pleno del Parlament, en la sesión en la que se ha introducido el debate de la ley de transitoriedad. REUTERS/Albert Gea

Tras la ley del referéndum, la de la desconexión. JxSí y la CUP han repetido este martes la táctica que siguieron 24 horas antes con la ley del Referéndum. Pero con mucha más dificultad, y han necesitado de más de siete horas para conseguir aprobar una alteración del orden del día en el Parlament para debatir y votar por la vía exprés la ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República, que está previsto que regule la transición del marco legal actual al de una Catalunya independiente en caso de victoria del 'sí' en el referéndum ya convocado para el 1 de octubre.

La demora se ha producido por los repetidos recursos de la oposición no independentista, que acusa a JxSí y la CUP de vulnerar los procedimientos y los derechos de la minoría.

Hasta en cuatro ocasiones se ha suspendido el pleno del Parlament de este jueves, por sendas peticiones de los grupos de C's, PSC y PP para que la Mesa reconsiderara diversas cuestiones de procedimiento sobre la inclusión de la ley en el orden del día.

"Si es necesario estaremos aquí defendiendo la libertad hasta que se congele el infierno", ha afirmado el portavoz del grupo del PP, Alejandro Fernández pasadas las ocho de la tarde, más de seis horas después de que JxSi y la CUP recurrieran de nuevo al artículo 81.3 del reglamento de la Cámara para introducir en la sesión la ley de Transitoriedad.

Alusiones a Venezuela

El portavoz popular ha sido especialmente duro con el procedimiento empleado de nuevo por JxSi y la CUP, a quienes ha acusado de "humillar a los letrados del Parlament" y de "despreciar" al Consejo de Garantías Estatutarias, así como de "pisotear los derechos" del "52% de personas que no votaron opciones independentistas". Centrándose en el contenido de la ley, ha asegurado que esta pretende "suspender la democracia en Catalunya", y que representa una "versión de la Constituyente venezolana".

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, preside la Mesa del Parlament y la junta de portavoces, celebrada tras la solicitud de Junts pel Sí y de la Cup de la alteración del orden del día para incluir el debate y tramitación de la Ley de Transitoriedad Jurídica. EFE/Toni Albir

En una línea similar se había expresado antes el portavoz de C's, Carlos Carrizosa, que, como el día anterior, ha protestado por la exclusión de la posibilidad de que los grupos soliciten un dictamen sobre la ley al Consejo de Garantías Estatutarias.

Carrizosa ha citado un nuevo acuerdo de este organismo, que reafirmaba que la obligación de proporcionar este trámite "no puede ser limitada por ningún organismo parlamentario", lo que incluye al pleno. C's ha pedido por este motivo a la Mesa que reconsiderara la inclusión de la ley en el orden del pedido. Y esta lo ha desestimado, acogiéndose a que el Consejo de Garantías, de carácter consultivo, "no tiene competencias para dictar resoluciones que puedan obligar al Pleno".

De la misma forma se ha expresado el socialista Ferran Pedret, que ha recordado que el Consejo de Garantías recalca que "todas las proposiciones de ley, sin excepción" deben poder ser trasmitidas a este organismo. Y que, en caso de que no sea así, "son susceptibles de recurs de amparo ante el Tribunal Constitucional, cosa que haremos", según ha avisado.

Pedret también ha sostenido que el propio artículo 81.3 del reglamento de la Cámara usado por los independentistas no puede eximir del trámite del debate de totalidad. Y ha espetado a los grupos independentistas que "no les resulta cómodo" entrar a discutir de procedimientos "justamente porque pretenden saltárselos".

Coscubiela, aplaudido por C's, PSC y PP

También sobre formas ha hablado el portavoz de Catalunya Sí Que es Pot, Joan Coscubiela, pero añadiendo un discurso más político. Ha dicho "comprender" hasta cierto punto que JxSí y la CUP forzaran el reglamento el día anterior para aprobar la ley del Referéndum, porque así lo exigía su agenda. Pero ha lamentado que, un día después "están cogiéndole el gusto a pisar derechos y al autoritarismo". En este caso, para aprobar una ley que no entraría en vigor hasta después del 1-O.

El portavoz de CSQEP, Joan Coscubiela, aplaudido por diputados del PSC,Ciudados y PPC a excepción de algunos diputados de su formación, defiende su posición, en el Pleno del Parlament, tras solicitud de Junts pel Sí y de la Cup de la alteración del orden del día para incluir el debate y tramitación de la Ley de Transitoriedad Jurídica. EFE/Toni Albir


Coscubiela, muy aplaudido por C's, PSC y PP (pero no por la totalidad de su propia bancada), ha afirmado que no tendrá nunca "inconveniente" en "compartir aplausos con quien sea para defender la democracia", y que estaba dispuesto a "partirse la cara" para que se respeten los derechos de estos partidos, pero también para que JxSí y la CUP puedan "ejercer su derecho a la independencia". En este sentido, ha recordado que su grupo "está a favor del referéndum", y que lo ha defendido "incluso cuando ustedes lo abandonaron durante un año por intereses partidistas", dirigiéndose a los independentistas

Por parte de JxSí, su portavoz, Marta Rovira, ha reprochado a los grupos de la oposición no independentista que pretendan que la Mesa "tenga una función política", al exigirle que inadmita el debate de la ley porque "es altamente inconstitucional". Ha considerado que, de actuar de este modo, la Mesa estaría "usurpando las funciones de los parlamentarios como representantes de los ciudadanos". Sobre la imposibilidad de los grupos de acudir al Consejo de Garantías, ha señalado que es una decisión del Pleno, y que lo contrario sería poner a este organismo "por encima de este Pleno". "De qué democracia estaríamos hablando", se ha exclamado.

Por su parte, el diputado de la CUP Benet Salellas ha recordado que la ley de Transitoriedad, una vez aprobada, será inmediatamente suspendida. Ha espetado a los grupos no independentistas que "tienen suficientes mecanismos" para ello, en alusión al TC, y les ha reprochado su voluntad de no debatir el contenido de la ley. "No quieren que hablemos de política, de como recuperamos soberanía ni del proceso constituyente", ha afirmado. Y ha acabado con una pregunta: "Lo único que queremos es dar voz a la gente ¿Pueden C's, PSC y PP decir lo mismo"

Las diputadas Inés Arrimadas, de Ciudadanos, y Andrea Levy, del PP, pasan junto a los escaños del president de la Generalitat, Carles Puigdemont, y del vicpresidente, Oriol Junqueras, en Parlament de Catalunya. EFE/Toni Albir

Tras la ley del Referéndum, la de la desconexión. JxSí y la CUP han repetido este martes la táctica que siguieron 24 horas antes con la ley del Referéndum, y han solicitado una alteración del orden del día en el Parlament para tramitar, debatir y votar por la vía exprés otra ley fundamental en la estrategia del independentismo: la ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República, que está previsto que regule la transición del marco legal actual al de una Catalunya independiente, en caso de victoria del 'sí' en el referéndum ya convocado para el 1 de octubre.

Muchas horas antes, a las 14:06 de la tarde, la portavoz de JxSí, Marta Rovira, había pedido la palabra para solicitar a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, la introducción en el orden del día de la ley de Transitoriedad, acogiéndose al mismo artículo 81.3 del reglamento de la Cámara que permitió aprobar el día anterior la ley del Referéndum. "Proponemos lo mismo que ayer, ir directamente al debate y votación de la ley", ha especificado Rovira, aludiendo a la bronca (y al alud de recursos por parte de la oposición no independentista) de 24 horas antes en la Cámara.

Sin Consejo de Garantías

En este sentido, Rovira ha precisado que su grupo pide "eximir" a la ley de "tramites previos", excluyendo muy específicamente la posibilidad de que los partidos soliciten informes previos ante el Consejo de Garantías Estatutarias, el organismo consultivo que vela por la adecuación de las actuación del Govern y el Parlament al Estatut y a la Constitución. La eliminación de este trámite fue extraordinariamente polémica el día anterior, como ha recordado Rovira. Que ha argumentado que la ley de Transitoriedad "claramente supera los marcos estatutario y constitucional", por lo que el dictamen del Consejo es innecesario.

La diputada de la Cup, Anna Gabriel, apoya la solicitud de Junts pel Sí y de la Cup sobre la alteración del orden del día para incluir el debate y tramitación de la Ley de Transitoriedad Jurídica. EFE/Toni Albir

Rovira también ha intentado evitar los previsibles recursos y protestas de la oposición no independentista -a la que este miércoles acusó de "filibusterismo"-, al recordar que el texto de la ley "es sobradamente conocido", y que se ha entregado a los portavoces. En este sentido -y a diferencia de la ley del Referéndum-, el proyecto de ley de este jueves se registró en la Cámara con unas horas de antelación.

Rovira ha explicado igualmente que su intención es que la ley se apruebe hoy, pero que "no tendrá ningún efecto jurídico" hasta que entre en vigor tras el referéndum del 1-O, en caso de victoria del 'sí' y proclamación de la independencia. La portavoz de JxSí ha asegurado que la ley pretende garantizar "seguridad jurídica" sea cual sea el resultado del referéndum, 1-O, y que los votantes sepan "qué efecto" tendrá la papeleta que elijan.

La diputada de la CUP Anna Gabriel ha tomado la palabra a continuación para recalcar el apoyo de su grupo a la petición, con lo cual se asegura la mayoría absoluta que requiere el reglamento del Parlament para modificar sobre la marcha el orden del día. Gabriel también ha avisado de que determinados grupos intentarían "tensionar" a la mesa. Y la primera trifulca se ha producido inmediatamente.

C's pide una reunión de la Mesa

El portavoz de C's, Carlos Carrizosa, ha pedido la palabra por una "cuestión de forma", y se ha quejado ante Forcadell de que la Cámara no puede debatir una ley que vulnera la legalidad. Carrizosa ha pedido a Forcadell que convoque a la Mesa y la Junta de Portavoces. Pese a que ya estaba convocada, justamente para tratar de una petición de reconsideración a la admisión a trámite de la ley del referéndum. Tras unos minutos de protestas, Forcadell ha suspendido la sesión y ha convocado a la Mesa a las 15:15h.

El portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos Carlos Carrizosa (c) y el secretario de comunicación de Cs, Fernando de Páramo (d), protestan tras la solicitud de Junts pel Sí y de la Cup sebre la alteración del orden del día en el Parlament. EFE/Toni Albir

La ley, que solo entraría en vigor en caso de proclamación de la independencia -con toda seguridad, de forma unilateral-, regula la sustitución paulatina de la legalidad vigente en Catalunya por la de la república independiente, con el objetivo de evitar "vacíos legales" y de garantizar la "plena seguridad jurídica", según se afirma en el preámbulo. En este sentido, la norma no supone una ruptura radical con el ordenamiento jurídico español. Al contrario, parte de la continuidad con la regulación actual, e introduce solo los cambios "imprescindibles" para garantizar el funcionamiento de Catalunya como estado independiente. De acuerdo con la hoja de ruta del independentismo, la ley representaría la "norma suprema" de la Catalunya independiente mientras esta no apruebe una constitución.