Público
Público

Referéndum 1-O Rajoy amenaza a la Generalitat: "Nos van a obligar a lo que no queremos llegar"

El presidente del Gobierno aprovecha un acto en Barcelona para defender la intervención de Hacienda en las cuentas catalanas como medida para frenar el referéndum. Anuncia que la Guardia Civil ha retirado 100.000 carteles de la campaña en favor del sí que el Govern inició ayer. 

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 8
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, entre la secretaria general del PP, Maria Dolores de Cospedal, y el líder del PP catalán Xavier Garcia Albiol. REUTERS/Albert Gea

"Están cometiendo un error. Nos van a obligar a lo que no queremos llegar". Esta es la última amenaza que el presidente del Gobierno ha enviado a la Generalitat. Mariano Rajoy lanzó ese mensaje expresamente desde Barcelona como advertencia de sus posibles respuestas a los pasos que el Ejecutivo catalán siga dando hacia la celebración del referéndum independentista del próximo 1 de octubre. 

El jefe del Ejecutivo central no especificó si hacía referencia a la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional o el artículo 155 de la Constitución -entre otras medidas extremas- pero sí dejó caer que cualquier posibilidad está abierta. "No subestimen la fuerza de la democracia española", espetó tras alabar el "Estado de derecho". "Funciona. Algunos no se dan cuenta y más les valdría darse cuenta", siguió sin ser explícito.

 "No subestimen la fuerza de la democracia española"

Para empezar, Rajoy defendió la intervención de Hacienda en las cuentas catalanas que esta mañana anunció el titular del ramo, Cristóbal Montoro, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. "Si en 48 horas no hay un compromiso de cumplimiento de la ley, a partir de ahora los pagos de la Generalitat los hará el Gobierno de España", constató entre los aplausos de los miembros de la Junta Directiva del PPC que le escuchaban en una reunión extraordinaria que se celebró únicamente para contrarrestar la campaña prorreferéndum

"Y lo hará para garantizar que se cumple una ley que es un compromiso europeo y  que es decisiva para la recuperación económica: la ley de estabilidad presupuestaria. También para garantizar que no se invierte un solo euro en actividades ilegales, incluido el referéndum; para garantizar que la gente cobre y para garantizar que los servicios públicos funcionen", mitineó. "Los ciudadanos no tienen por qué pagar los errores de sus gobernantes", siguió con su discurso.

El presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy (2i) junto a la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal (3d); el presidente de los populares catalanes, Xavier García Albiol (c); la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (i); la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat (2d); y el diputado del PPC en el Parlament, Santi Rodríguez (d), llegan al hotel donde tiene lugar la Junta Directiva del PPC celebrada en un momento de máxima tensión con la Generalitat por su desafío soberanista. EFE/Quique García

Asimismo, volvió a lanzar un mensaje a "los alcaldes amenazados, a los concejales, a los periodistas, a los miembros de los partidos de la oposición -PP, PSOE y Ciudadanos, citó sin incluir a Podemos-, a los militantes del PPC, a los funcionarios públicos y a los cuerpos de seguridad". "Estamos con vosotros, somos muchos, somos la mayoría y esta es una democracia fuerte que no va a aceptar desafíos como el que tenemos encima de la mesa", añadió.

Una vez más, prometió que "el referéndum no se va a celebrar" y alabó la labor de la Fiscalía "en defensa de la ley y de los derechos de las personas". "Los Mossos son policía judicial y la Fiscalía les obliga a cumplir legalidad, que es su obligación", advirtió también al Cuerpo catalán. De paso, anunció que la Guardia Civil ha retirado 100.000 carteles de la campaña en favor del sí que el Govern inició ayer y aprovechó para felicitarles por ello.

"Hay gente que tiene un concepto curioso de diálogo"

Rajoy los calificó como "propaganda de la Generalitat" y acusó al Ejecutivo autonómico de Junts pel Sí de haber sucumbido al "radicalismo" de la CUP y de haberse situado "en una posición de fuerza". "Eso en política, como en todo en la vida es muy peligroso", advirtió tras denunciar el "intento de liquidar, con procedimientos antidemocráticos, todas las normas de convivencia establecidas desde 1977 hasta hoy". 

Por ello, Rajoy descartó -sin explicitarlo- cualquier tipo de diálogo como el que el president de la Generalitat Carles Puigdemont -entre otros representantes institucionales- le ha solicitado por carta para intentar solucionar políticamente la situación y pactar un referéndum entre la Administración central y la catalana. "Hay gente que tiene un concepto curioso de diálogo. Nosotros hablamos y dialogamos, pero su única alternativa era convocar un referéndum o convocar un referéndum", expuso Rajoy. "Sabían que yo no iba a convocar un referéndum porque se lo dije muchas veces: yo no puedo disponer de la soberanía nacional", incidió. 

Frente a ello, dijo, actuará el Estado de Derecho... y el político, también. "Lo digo con la misma serenidad que firmeza: no habrá referéndum .Y cuanto más tarde rectifiquen, más daño harán al conjunto de los catalanes y al conjunto de los españoles", continuó con la amenaza. "¿Qué va a pasar ahora?", se preguntó. 
"Que el Estado va a seguir actuando porque es su obligación", concluyó.