Público
Público

Referéndum 1-O Rajoy refuerza su presencia en Catalunya para hacer frente al 1-O

Lo que iba a ser una clausura de la escuela de verano del PPC se ha reconvertido en una reunión estratégica de la cúpula de Génova para contrarrestar la campaña en favor del referéndum que comenzó este jueves. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en uno de sus viajes en AVE. Archivo REUTERS

"Echando el resto". Así se presentará el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este viernes en Barcelona. Su presencia en Catalunya este fin de semana estaba prevista desde antes del verano pero la naturaleza del acto ha cambiado para reforzar el mensaje gubernamental en contra del referéndum previsto para el próximo 1 de octubre (1-O).

Lo que iba a ser una simple clausura de la escuela de verano del PPC se ha reconvertido en una reunión orgánica y estratégica a la que acudirá buena parte de la cúpula de Génova. Junto a Rajoy estará, sin ir más lejos, la número dos del PP y actual ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, entre otros altos cargos de la Ejecutiva nacional del partido.

El acto festivo de Badalona se ha trasladado finalmente a la capital de la Comunidad -Barcelona-, precisamente uno de los Ayuntamientos que, hasta este jueves, permanecía en un limbo. Su alcaldesa, Ada Colau, reticente a prestar instalaciones municipales para la celebración de la consulta, se decantó finalmente por llegar a un acuerdo con la Generalitat que preside Carles Puigdemont para "garantizar" el voto el 1-O.

Además, este jueves se produjo en Tarragona el inicio de la campaña en favor del sí en un acto de la formación que sustenta el Govern autonómico, Junts pel Sí. Tanto el president Puigdemont (PDCAT) como su número dos, Oriol Junqueras (ERC),  intervinieron en este acto celebrado pese a la suspensión por parte del Tribunal Constitucional de cualquier actividad relacionada con la consulta. 

Dado que el referéndum no ha sido declarado "ilegal" por el TC -sólo lo ha suspendido, a petición del Gobierno central, hasta que dicte sentencia sobre el fondo de la cuestión-, la Generalitat ha decidido seguir adelante con los preparativos del mismo. A la espera de la decisión final de los tribunales y, siempre con el as bajo la manga de llegar a aplicar el artículo 155 de la Constitución, tanto el Ejecutivo como el partido que lo sustenta  han decidido "echar el resto" y contraprogramar los pasos que Junts pel Sí dan hacia la consecución de una República catalana. 

Vigilancia de las finanzas catalanas

Por ello, el Comité de Dirección del PP decidió trasladarse este viernes a Barcelona para celebrar una Junta Directiva del Partido Popular de Catalunya (PPC) a la que acudirán también altos representantes de la cúpula nacional. La intervención de Rajoy será alrededor de las 18. 00 horas, poco después de reunir al Consejo de Ministros que, según las previsiones, aprobará nuevas medidas de control de las finanzas de la Generalitat con el fin de evitar que Puigdemont destine partidas a la celebración del referéndum.

El PP: "Tenemos todo previsto de aquí al 1 de octubre"

Después, el mensaje de Rajoy irá encaminado, según fuentes de Génova, a reforzar la idea de que "el referéndum no se va a celebrar" porque "es ilegal" y porque el Gobierno central hará "lo que tenga que hacer" y "sin renunciar a nada" para frenarlo. El presidente también intentará ofrecer "tranquilidad" a todos los alcaldes, concejales, funcionarios, directores de colegios, etc. que se puedan ver inmiscuidos en la celebración de la consulta para que sepan que "la ley [la Constitución] les ampara" y que "no están obligados" a ceder locales para ello. Del mismo modo, insistirá -como él mismo dijo- en que los ciudadanos catalanes que sean llamados a las mesas electorales pueden mostrarse insumisos y no acudir a dicha llamada. 

Es decir, Rajoy incidirá en el argumentario popular de los últimos meses, pero lo hará buscando una foto más contundente de lo que se preveía en un principio: en Barcelona -la capital catalana que, además, fue escenario del último atentado terrorista en España-, rodeado de los más altos cargos del PP nacional y catalán —al acto acudirá el líder conservador de la Comunidad, Xavier García-Albiol y tan sólo un día después -su intervención en la escuela de verano se barajaba el sábado y no el viernes- de que la campaña por el sí haya dado el pistoletazo de salida. 

Mientras tanto, Génova sigue negándose a "abrir el melón" de una posible reforma constitucional que pudiera dar un mejor encaje a los sentimientos soberanistas de muchos catalanes. Una hipotética reunión entre Rajoy y Puigdemont queda también descartada, a tenor de las declaraciones de todos los miembros del PP y el Gobierno que esgrimen que fue el president de la Generalitat quien rechazó acudir al Congreso a exponer sus propuestas. Y, mientras el calendario avanza hacia el 1-O, el Ejecutivo central sigue optando por las amenazas veladas -y nunca expresas- sobre una posible suspensión de la autonomía de Catalunya, o apoyándose en la Fiscalía y el TC para amedrentar cualquier intento de preparación de la consulta.

"La respuesta del Gobierno será proporcional pero firme. Hasta ahora, los pasos que se han dado están dando resultados", repiten una y otra vez desde el PP. "Tenemos todo medido y previsto de aquí hasta el 1 de octubre", presumen. Se sabe, también, que el siguiente fin de semana acudirán a Baleares para celebrar un acto similar al que también está previsto que acuda el presidente. Se desconoce, en cambio, qué preparan los conservadores para el sábado 30 de septiembre, víspera de la consulta. Hasta la fecha, parte de ese "todo" será, simplemente y salvo sorpresas, la foto de Rajoy, este viernes, en Barcelona.