Público
Público

Referéndum 1-O Tensión y forcejeos a la salida de la Guardia Civil de la Conselleria d'Economia

Los Mossos d'Esquadra crearon un pasillo de seguridad para ayudar a salir a los agentes de la sede, que se encontraba rodeada de manifestantes. Una persona ha resultado herida.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

La Guardia Civil sale de la Conselleria d'Economia rodeada de manifestantes. / EFE

Los agentes de la Guardia Civil que han registrado la Conselleria d'Economia durante todo el miércoles han salido esta madrugada escoltados por los Mossos d'Esquadra antidisturbios ante las personas que seguían concentradas. Abandonaron la sede, entre tensión y forcejeos, en dos grupos, uno de las 3h y otros a las 7h. Una persona ha resultado herida.

Antes de la salida de la Guardia Civil, dos agentes han comprobado que los tres vehículos que había aparcados fuera estaban inservibles, ya que algunos tienen las ruedas pinchadas, los vidrios rotos y están llenos de pegatinas y propaganda. Los vehículos fueron retirados por una grúa poco después.

Sobre la 1.30 de la madrugada, los Mossos empezaron a alejar de la fachada a los centenares de ciudadanos que seguían concentrados pese a que los líderes de la ANC y de Òmnium Cultural habían dado por acabada la movilización poco antes de medianoche. Entonces se produjeron forcejeos entre la policía catalana y los activistas, tras pedir por altavoz que la gente se apartara.  

Lentamente, la manifestación ha ido menguando la presencia de concentrados hasta terminar en unos 20 sobre las 6 de la mañana. Finalmente, los Mossos d'Esquadra han logrado crear un pasillo de seguridad para que la última quincena de guardias que quedaba en la sede de Economia de la Generalitat, donde llevaban desde las ocho de la mañana, pudieran abandonarla.

Un herido

Poco antes de las 2 de la madrugada, una ambulancia se ha llevado a una persona que ha resultado herida durante el forcejeo con los antidisturbios. Esta agitación ha incluido lanzamiento de objetos de los activistas y golpes de porra de los agentes, mientras los concentrados se han tenido que mantener en la acera central de la Rambla de Catalunya.

A medianoche se pidió disolver

Cuando ha tenido lugar la actuación policial, la mayoría de los manifestantes ya habían abandonado el lugar y sólo quedaban unos centenares de personas. Poco antes de medianoche, Jordi Sànchez (ACN) y Jordi Cuixart (Òmnium), subidos a un coche de la Guardia Civil, habían pedido que la gente volviera a sus casas.

Ambos dirigentes y los políticos que habían acudido se marcharon, pero se quedaron muchos movilizados. Durante todo el día no se han registrado incidentes, en una manifestación donde llegó a haber 40.000 concentrados según cifras de la Guardia Urbana.