Público
Público

Referéndum catalán Rivera aplaude a Rajoy porque ya ve diferencias entre el 1-O y el 9-N

El líder de Ciudadanos confía en conseguir apoyos para la moción de censura contra Puigdemont y dice confiar en la Fiscalía, "que hoy ya ha dado un paso muy importante" para frenar el referéndum en Catalunya.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (i), durante la reunión que han mantenido en el Palacio de la Moncloa. EFE/Zipi

"Ha habido un cambio importante: la actuación de la Fiscalía". Albert Rivera se mostró así de "satisfecho" después de haberse reunido con Mariano Rajoy en la Moncloa durante algo más de una hora. El líder de Ciudadanos, que hasta ahora siempre había sido crítico con el presidente por haber permitido el "bochorno" de la consulta del 9-N de 2014, ve ahora diferencias con la convocatoria del 1-0.

"El 9-N la Fiscalía no se puso en marcha para evitarlo, no movió ficha. Hoy sí ha tomado medidas nítidas y contundentes, que es lo que queríamos. Es un paso importante", ha valorado el presidente de Cs, que volvió a mostrar su "apoyo sin fisuras" al jefe del Ejecutivo central para frenar el referéndum en Catalunya. "El Estado está actuando y va a actuar para que no se produzca el golpe de Estado", aplaudió Rivera a Rajoy.

Como él, el líder de Cs también tildó el pleno de ayer en Catalunya de "bochornoso espectáculo" y "paripé", así como de "pisoteo a la Constitución y al Estatuto de Catalunya" y de intento de "liquidar los derechos de la mayoría catalana, la convivencia y hasta del Reglamento del Parlamento". "Pero la batalla final se llama democracia", mitineó.

Así, recordó que el Gobierno tiene "diferentes instrumentos para actuar" en relación a "todos los artículos de las leyes vigentes en España". Sin embargo, aunque dijo que Rajoy le había explicado las "cartas" que se manejan, no quiso "especular" con las opciones. "Vamos a parar el golpe a la democracia desde la democracia, con leyes democráticas" se limitó a responder sin especificar si apoya o no la aplicación del artículo 155 de la Constitución o de la Ley de Seguridad Nacional. "Sería imprudente decir al adversario qué mecanismos usaremos. Es prudente que el Gobierno no lo haga y menos yo, que no estoy en el Gobierno", constató.

En cambio, sí contribuyó a la amenaza lanzada por Moncloa y que no consiste en otra cosa que en "no descartar ninguna vía". "Con señores dipuestos a romper el tablero de juego, es difícil jugar la partida", metaforizó para explicar que el Ejecutivo central responderá "paso a paso" y "con prudencia" a las actuaciones de la Generalitat que preside Carles Puigdemont. "El Gobierno tiene que tener todas las cartas encima de la mesa. Eso no quiere decir que las use, pero el adversario tiene que saber que las tiene", zanjó Rivera.

Una vez más, el líder de Cs incidió en el "apoyo sin fisuras, sin complejos y sin titubeos" a las actuaciones del Gobierno, que hoy este jueves recurrió al Tribunal Constitucional todas las resoluciones sobre el referéndum del 1-O que ayer aprobaron tanto el Parlament de Catalunya como la Generalitat.

En este sentido, lamentó que Pedro Sánchez -que también se reunió con Rajoy este jueves en Moncloa- no haya querido convocar una reunión a tres entre los líderes autodenominados "constitucionalistas". "Con la que está cayendo, en Cs creemos que sería bueno para España que hubiera una reunión, una foto, una imagen, un documento de los tres principales líderes que representamos a 17 millones de españoles que respetan el marco constitucional", opinó, dispuesto a hacérsela en cuanto el presidente se la pida y el secretario general del PSOE la acepte. "Es más, ojalá Pablo Iglesias quisiera estar y esa foto fuera a cuatro", deseó no sin criticar primero al líder de Podemos.

Moción de censura

En cualquier caso, Rivera confió en que la moción de censura que este miércoles anunció la portavoz de Cs y jefa de la oposición en el Parlament catalán, Inés Arrimadas, pueda lograr apoyos suficientes para salir adelante. Para poder presentarla, los 25 diputados naranjas necesitan la suma de dos más -que aún no tienen- y para que prospere, el apoyo de todos los no independentistas -Podemos incluido- y de hasta siete diputados soberanistas que decidan cambiar de bando en el último momento.

De momento, Arrimadas tiene previsto reunirse esta misma tarde con el líder del PSC, Miquel Iceta, y hará lo propio con el del PPC, Xavier García Albiol, y el de Catalunya Sí Que Es Pot, Lluís Rabell. Además, Rajoy se ha comprometido con Rivera a "trasladárselo a su grupo". Una respuesta 'a la gallega' del presidente que, pese a todo, sirvió al líder de Cs para tener esperanza. "Si nos unimos somos más y eso nos permitiría, a toda la oposición no independentista, demostrar la unión de todos los demócratas catalanes en frente del separatismo", expuso. "Ayer se demostró que hay oposición en Catalunya y sería el último cartucho para cambiar de Gobierno y no de pasaporte: es una moción de censura contra un presidente fuera de la ley", siguió.

Asimismo, se defendió de las críticas que le acusan de hipocresía. Él fue el primero en arremeter contra Pablo Iglesias por haber presentado una moción de censura contra Mariano Rajoy sin haber logrado primero los apoyos para ello. Ahora su formación sigue ese mismo esquema en Catalunya. Pero para Rivera es diferente: "No tiene nada que ver. Ahora somos mayoría los grupos que representan a una mayoría de votantes que quieren quitar a un Gobierno que está fuera de la ley. A quienes quieren comparar a Rajoy con Puigdemont, o a Pastor con Forcadell, les digo que se equivocan", se defendió. "Este es un presidente en rebeldía con la Constitución, el autogobierno, la unión del país... es un motivo más que claro para plantear la moción", apostilló. "Y ahora no es momento de inven