Público
Público

Referéndum de Catalunya El Govern desobedecerá "con todas las consecuencias" al Tribunal Constitucional si anula la ley del referéndum 

El conseller de Presidencia, Jordi Turull, declara que "solo obedecerá al mandato" del Parlament y que no descarta aprobar el referéndum mediante un decreto ley.

Publicidad
Media: 3
Votos: 4

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto al vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras y el portavoz del Govern, Jordi Turull, a su llegada hoy a la reunión semanal del Govern / EFE - Andreu Dalmau

El conseller de Presidencia y portavoz del Govern, Jordi Turull, ha advertido este martes de que el Govern de la Generalitat desobedecerá al Tribunal Constitucional si anula la Ley del Referéndum y solo "obedecerá el mandato" del Parlamento catalán, "con todas las consecuencias" que pueda acarrear.

Durante la rueda de prensa posterior al Consell Exexutui, Turull ha señalado que no descarta aprobar la ley del referéndum mediante un decreto ley en vez de la vía parlamentaria, y que la última opción es recurrir al artículo 81.3 del reglamento del Parlament catalán, que permite introducir votaciones 'exprés' de última hora en el pleno, y que permitiría a JxSí y la CUP sortear la impugnación por parte del Estado.

Estas declaraciones surgen tras conocer este lunes que JxSí y la CUP aprobarán antes de la eventual votación del 1 de octubre tanto la Ley del Referéndum -que pretende dar amparo a dicha consulta- como la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República, la principal de las llamadas "leyes de desconexión" con el Estado, prevista para, en caso de que ganara el 'sí' a la independencia, crear un marco legal alternativo al español.

Preguntado por qué se plantea aprobar la ley del referéndum fuera del Parlamento regional, ha defendido que "lo importante no es el cómo, sino lo que se está aprobando", y ha asegurado que el Govern catalán no dará detalles de la operativa del 1-O hasta que no se convoque.

El portavoz del Govern dice que serán leales "al mandato que salga  del Parlament"

Turull también ha dejado claro que "el Govern será absolutamente leal al mandato que salga del Parlament. Obedeceremos al Parlament, con todas las consecuencias".

También ha ironizado con que "las ruedas de prensa del TC las podría hacer un ministro" al acusar al Alto Tribunal de estar politizado y "depurar jurídicamente las decisiones de Moncloa", "persiguiendo ideológicamente" a los dirigentes soberanistas. "Nos debemos a los ciudadanos y al Parlament. No nos movemos en términos de desobedecer o no acatar, sino que tenemos claro que lo que obedeceremos es el mandato de los ciudadanos y el Parlament porque eso es la democracia", ha afirmado.

"Que nadie sufra -ha aseverado-. La determinación de hacer el referéndum es total y el 1-O los ciudadanos votarán. Con tiempo suficiente todo el mundo sabrá dónde deberá ir a votar, todo el mundo tendrá información precisa y perfecta".

Turull reafirma que "el 1 de octubre habrá urnas"

Turull ha dicho "no estar sorprendido" ante la exigencia de la CUP de que ambas leyes, la del Referéndum y la de Transitoriedad, se aprueben en el pleno de la próxima semana. "Estoy acostumbrado, cada fuerza es muy legítima de pedir lo que considere, del mismo modo que han de entender que, si esto saliera mal, nos mirarán a nosotros y no a ellos. Pedimos que se respeten nuestros 'tempos", ha detallado.

Pero el conseller ha evitado en toda su comparecencia dar pistas sobre el calendario y procedimientos que seguirá el Govern para la convocatoria del referéndum, bajo el argumento de que las "leyes " aún no están aprobadas por el Parlament y, cuando así sea, el ejecutivo catalán dará "todos los detalles".

Turull ha reafirmado que "el 1 de octubre habrá urnas", ya que "la determinación es absoluta". "Nuestra obsesión no ha de ser la parte administrativa de las urnas, que la explicaremos cuando corresponda, sino poner las urnas", ha dicho al ser preguntado sobre si el Govern dispone ya de más de 6.000 urnas, como anunció el president Carles Puigdemont. "Si el presidente lo dijo, es así", ha remachado.

"Haremos todo y más para que haya urnas, y otros se pueden decantar por retirarlas. Unos quieren profundizar la democracia y a otros les asusta la democracia", ha dicho, acusando al Gobierno y al PSOE de tratar a los catalanes "como súbditos y no como ciudadanos".