Publicado: 14.07.2016 14:09 |Actualizado: 14.07.2016 14:09

El referéndum unilateral gana apoyos entre independentistas como vía para resolver el conflicto catalán

La ANC pregunta a sus asociados si quieren que exija a las instituciones catalanas que impulse una consulta vinculante. Personas vinculadas a la CUP, ERC y alguna cercana a CDC impulsan un manifiesto para reclamar un referéndum unilateral de independencia para el año que viene

Publicidad
Media: 3.17
Votos: 12
Comentarios:
Una ciudadana deposita su voto en una mesa de en un colegio electoral de Barcelona durante el referéndum que tuvo lugar el 9-N del año 2014.- EFE

Una ciudadana deposita su voto en una mesa de en un colegio electoral de Barcelona durante el referéndum que tuvo lugar el 9-N del año 2014.- EFE

BARCELONA.- Día a día crecen las voces que apuestan por un referéndum unilateral y vinculante convocado desde el Parlament como vía para resolver definitivamente el conflicto político catalán. La propuesta supone una enmienda a la hoja de ruta de Junts pel Sí (JxSí), que contempla sólo un referéndum para validar una futura e hipotética Constitución catalana, y ha ganado apoyos y visibilidad tras las elecciones generales del 26 de junio. Y es que los resultados electorales, con la clara victoria del PP y la tercera posición de Unidos Podemos y las confluencias, imposibilitaron la posibilidad de celebrar una consulta de autodeterminación de Catalunya pactada con el Estado español, siguiendo el modelo de Escocia.

El RUI, como se conoce el referéndum unilateral de independencia, está lejos de generar unanimidad entre las formaciones soberanistas, aunque ahora mismo ya cuenta con defensores en todas ellas o, al menos, en su entorno. El debate alrededor de la cuestión se ha acelerado esta semana por varias razones. La primera, y seguramente más significativa, es que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) celebra el viernes y el sábado una consulta entre sus asociados para preguntarles si quieren que la entidad “exija a las instituciones catalanas que convoquen al pueblo de Catalunya a un referéndum para decidir sobre la independencia”. El secretariado de la ANC se ha decantado claramente por el RUI como alternativa a la actual hoja de ruta de JxSí y el argumentario que ofrece a los asociados no deja lugar a dudas sobre su apuesta.

"Sería como un 9-N pero patético" afea Germà Bel, diputado de JxSi 

Paralelamente, en los últimos días ha habido artículos y entrevistas significativos tanto a favor como en contra de la propuesta. Tres ejemplos. En una entrevista en Vilaweb, el diputado de JxSí Germà Bel lo ha rechazado y ha afirmado que si se hace el RUI “será un 9-N [en referencia a la consulta independentista de 2014] pero patético”. En cambio, tanto la profesora de Economía de la Universitat de Barcelona Elisenda Paluzie como el profesor de filosofía Jordi Graupera han escrito sendos artículos en Crític defiendo el RUI. Paluzie formaba parte de la candidatura de JxSí el 27-S y es exmilitante de ERC, mientras que Graupera se sitúa en la órbita de la antigua CDC.

Además, el miércoles se publicó un manifiesto para pedir “un referéndum oficial y vinculante sobre la independencia” para el 2017. El texto, validado inicialmente por un centenar de personas, plantea esta opción “ante la creciente situación de colapso que sufre el panorama político catalán y español desde la celebración” del proceso participativo del 9 de noviembre de 2014. La iniciativa implicaría una modificación substancial de la hoja de ruta hacia la independencia de JxSí, algo que argumenta diciendo que “creemos que es imprescindible decidir el futuro político del país antes de aprobar una constitución en referéndum”. A nivel concreto, el manifiesto aboga porque el año que viene se apruebe una “ley de transitoriedad jurídica con los mecanismos de transición entre la actual legalidad española y la nueva legalidad de la República Catalana”. Y durante el mismo 2017, convoque y celebre un “referéndum de autodeterminación (…), con independencia de lo que pueda dictaminar el Estado español, amparado y sostenido de acuerdo con todo el ordenamiento jurídico internacional”. Y si gana el sí, entonces la cámara legislativa proclamaría la independencia.

Pero más allá del contenido, uno de los aspectos más significativos del manifiesto son sus adhesiones iniciales, entre las que se encuentran militantes y exdiputados de la CUP, como David Fernàndez y Antonio Baños; los tres diputados autonómicos de Demòcrates de Catalunya, la escisión independentista de Unió; algún cargo de ERC, como el concejal en l'Hospital Coque García, y antiguos dirigentes del partido, como Josep-Lluís Carod-Rovira; y muchas personas independientes, de las cuáles numerosas se sitúan en los entornos de ERC, la CUP y, también, de la antigua CDC, como los mencionados Jordi Graupera y Elisenda Paluzie. Entre las adhesiones también figura Joan Belda, miembro de Podem y concejal de Sant Adrià en Comú en Sant Andrià del Besós, un municipio metropolitano pegado a Barcelona.

La posición de los partidos independentistas

La creciente presencia del RUI en la agenda política ha obligado a los partidos a posicionarse. La CUP fue el primero en defender esta opción y, de hecho, hace algunas semanas pidió al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que convocara una cumbre con la participación JxSí, En Comú Podem, Catalunya Sí Que es Pot y el PSC para abordar el RUI. Demòcrates de Catalunya se sumó hace más de un mes a la propuesta del RUI, mientras que las posiciones de ERC y CDC -ahora rebautizado como Partit Demòcrata Catala- son más complejas. Ninguna de las dos formaciones defiende el RUI, pero en ambos casos las voces que lo rechazan no son unánimes.

En el caso de ERC, el presidente del partido y vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha manifestado que están “abiertos a todos los escenarios democráticos”, pero que JxSí ya cuenta con una hoja de ruta que quiere cumplir. En cambio, el cabeza de lista de la formación en las elecciones del 26-J, Gabriel Rufián, se ha mostrado más partidario del RUI, con el argumento de que el “desafío al Estado tiene que llegar tarde o temprano”. Eso sí, en sus intervenciones acerca de la cuestión, el diputado también ha recordado la existencia de una hoja de ruta en el Parlament, de manera que sí se quiere modificar para introducir el referéndum vinculante se tendría que buscar un “consenso” entre las fuerzas soberanistas.

El bloque independentista asume que a corto plazo la independencia sólo sería posible de forma unilateral

La posición oficial del Partit Demòcrata Català es de rechazar la opción del RUI y dar cumplimiento al camino fijado por JxSí, que contempla la proclamación de independencia y su ratificación posterior con el referéndum de la Constitución. Pero, como casi siempre, hay matices. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, comentó en una entrevista en el diario Ara que el RUI es una de las “muchas opciones posibles, y no tenemos que descartar ninguna de ellas”, para añadir que “tenemos una hoja de ruta y no nos hemos de desviar de ella”. En cambio, su predecesor, Artur Mas, y su núcleo de confianza lo han rechazado con el argumento que seria una repetición de la consulta del 9 de noviembre de 2014, a pesar de que en este caso se trató de un proceso participativo no vinculante. Por ejemplo, el diputado en el Congreso Francesc Homs -muy cercano al expresidente- aseguró hace unas semanas que en un referéndum unilateral los contrarios a la independencia “no irían a votar”, como pasó con la consulta de hace dos años.

PSC, PP y Ciudadanos, los partidos contrarios al proceso soberanista, se oponen a cualquier referéndum de autodeterminación, mientras que en el caso de En Comú Podem su apuesta sigue siendo una consulta acordada con el Estado español. Durante la última campaña, su cabeza de lista, Xavier Domènech, manifestó que el referéndum unilateral ya se hizo el 9 de noviembre de 2014. Pese a las diferencias, en el bloque independentista se ha asumido que a corto plazo sólo sería posible la independencia con algún gesto unilateral, ya sea con el RUI o con una declaración de independencia. Sabiendo, que en cualquier caso, la legalidad española estará en su contra.