Público
Público

REFORMA ELECTORAL El maltrato de la ley electoral al PACMA

La formación animalista, que quedó fuera del Congreso en 2016, exige una reforma electoral que no excluya a los partidos minoritarios, acabar con la barrera del 3%, la circunscripción única y la petición de avales.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 6

Silvia Barquero, presidenta del PACMA​. /PACMA

El Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA) exige la posibilidad de entrar a formar parte del Congreso de los Diputados. Los animalistas buscan que "se refleje la pluralidad ideológica de los ciudadanos", según expresan en un comunicado emitido este viernes con el fin de dar a conocer la petición que han iniciado bajo la consigna #1persona1voto. En él establecen una analogía entre los resultados que el grupo obtuvo en las elecciones generales de 2016 y los conseguidos en estos mismos comicios por Partido Nacionalista Vasco (PNV).

PACMA (286.702 votos), al que apenas distanciaban unos 300 votos de la formación vasca, no obtuvo ni un solo escaño de representación en la cámara, quedando fuera de la misma, mientras que el PNV (287.014) logró concentrar cinco asientos en el Congreso. Esto les ha valido a los animalistas el calificativo de "la formación política más perjudicada en las Elecciones Generales de 2016", denominación que han hecho suya y han utilizado para denunciar la situación.

El motivo principal en que radica esta paradoja de representación es el modo en que el volumen total de apoyos se distribuía geográficamente entre uno y otro partido: todos los votos que obtuvo PNV fueron en el País Vasco, mientras que los de los animalistas se desagregaban entre las 17 Comunidades Autónomas y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Por ello, en el comunicado se pide la implantación de una circunscripción única, cambio que requeriría de una reforma constitucional. Además, el Partido Animalista exige "la inmediata supresión de la barrera del 3%, que deja fuera del reparto de escaños a los partidos que no la superan".

PACMA, al que apenas distanciaban unos 300 votos de PNV, no obtuvo ni un solo escaño. La formación vasca logró cinco asiento

La exigencia de avales para poder optar a los comicios es otro de los requisitos por los que PACMA admite haberse visto perjudicado. A causa de la repetición electoral de 2016, el partido tuvo que recoger en seis meses cerca de 100.000 avales para poder presentarse a los dos comicios, lo que supuso "movilizar a su equipo de voluntarios y destinar todos los recursos a esta ardua tarea", según afirman en el comunicado, mientras el resto de partidos "ya estaban trabajando en su campaña electoral".

Circunscripción única

En la ley electoral actual -la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), cuya modificación requiere de una mayoría absoluta en el Congreso- se contempla la circunscripción provincial, es decir: los escaños se reparten por provincia y a cada provincia le corresponde un número limitado de escaños, en supuesta proporción con la cantidad de habitantes que tiene cada una. De esta manera, el volumen de apoyos conseguidos por un partido en el ámbito del total nacional no es relevante: la representación se gana provincia a provincia. Este sistema, que se instauró teniendo por objetivo paliar el centralismo en la representación -ya que las áreas más pobladas coinciden con las áreas urbanas con características y demandas particulares, como la Comunidad de Madrid- y garantizar que todas las zonas del territorio pudiesen ver representados sus intereses, ha demostrado irse quedando cada vez más desactualizada conforme ha ido aumentando la fragmentación electoral. Es decir, ha aumentado el número de partidos que concentran una cantidad significativa de votos, rompiendo con el bipartidismo tradicional, y ahora el representar la pluralidad ideológica de la ciudadanía se convierte en un nuevo reto.

Los de menos del 3%

A esto se suma la exigencia legislativa de obtener al menos un 3% del volumen total de votos, de nuevo, en el ámbito de la provincia. En el caso de PACMA, que del total nacional aúna el 1,19% de los apoyos -frente a otros partidos con representación parlamentaria como PNV (1,19%) o algunos con incluso menor porcentaje, como EH Bildu (0,77%) o Coalición Canaria (0,33%)- ni siquiera en las provincias con más votos recibidos alcanza el 2%. En Barcelona, con 47.660 votos, en Madrid, con 39.117 o en Valencia, con 18.994, la formación animalista no cuenta con la opción de acceder al reparto de escaños. Ni siquiera el sistema d'Hondt, tan cuestionado en los últimos tiempos, llega a perjudicarlos, ya que la propia LOREG frena su posibilidad de acceso al reparto.

La ley electoral, a juicio

Esta iniciativa tiene lugar en pleno debate sobre la ley electoral, ya que este jueves Podemos y Ciudadanos tuvieron un encuentro entre sus portavoces, Irene Montero y Juan Carlos Girauta, en el que acordaron tener posiciones próximas en cuanto a la necesidad de modificar la ley electoral. Ambos partidos declararon no tener líneas rojas a la hora de poder llegar a un acuerdo, y se mostraron a la espera de que el PSOE decidiese tomar una u otra postura en este aspecto. La formación socialista, por ahora, se ha mantenido al margen.