Público
Público

Reforma electoral El PSOE recogió en su programa parte de las medidas de Podemos para la reforma electoral

Los socialistas, que han acogido con recelo la negociación de Iglesias con Rivera, no concretan si apuestan por la reforma de la Ley D´Hondt.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el debate de cara a las elecciones generales del 20-D. EFE

Buena parte de las medidas para la reforma electoral que ha puesto Unidos Podemos en las negociaciones abiertas con Ciudadanos están recogidas tanto el programa del PSOE con el que se presentó a las elecciones generales de 2016, como en las resoluciones del 39º Congreso Federal del partido.

Así, en estos compromisos el PSOE recoge el sistema de listas abiertas en la elección de parlamentarios, la desaparición del voto rogado para los residentes fuera de España, facilitar de forma efectiva el voto de las personas con discapacidad y regular la celebración de debates electorales.

Incluso, el PSOE apunta que en la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) se “abra el debate” sobre el derecho a voto de los mayores de 16 años.

Menos específicos se muestran los socialistas en torno al sistema de elección de los parlamentarios, limitándose a decir que se buscarán fórmula para “mejorar la proporcionalidad”, y se está abierto a “revisar el sistema electoral”.

Sobre los primeros puntos de coincidencia, fuentes socialistas apuntan a que no sería difícil llegar a un acuerdo, pero hay más recelos en torno a qué sistema utilizar para que sea más proporcional la elección de los parlamentarios, y los socialistas no apuntan en concreto a ninguno. No obstante, hasta en este punto el PSOE estaría abierto a la negociación en otro escenario, según fuentes consultadas.

Sin embargo, la decisión de Unidos Podemos de iniciar esta negociación de forma bilateral solo con Ciudadanos no ha sentado nada bien a los socialistas que, de momento, restan valor a lo que pueda surgir del acuerdo entre la formación de Pablo Iglesias y Ciudadanos.

Además, a los socialistas les ha servido para denunciar el cambio de postura del partido morado que, en la investidura fallida de Sánchez argumentó que nunca estarían en una negociación o en un acuerdo con Ciudadanos.

De hecho, en la intervención de Pedro Sánchez del pasado martes ante el Grupo Parlamentario, el líder socialista consideró de poco valor cualquier pacto que pudiera alcanzarse entre ambos partidos porque, en su opinión, requería la modificación de la Constitución.

No es cierto que esto sea así, ya que la LOREG se puede modificar en múltiples aspectos sin necesidad de alternar una coma de la Carta Magna, aunque es verdad que una reforma en profundidad del sistema electoral sí obligaría a cambiar la Constitución en lo relativo, por ejemplo, a los escaños por provincias.

Todo apunta, sin embargo, que más tarde o temprano Unidos Podemos y Ciudadanos tendrán que negociar con el PSOE y el PSOE sentarse con los dos partidos, ya que sin el concurso de los socialistas es imposible la más mínima modificación de la LOREG.