Publicado: 13.01.2016 20:10 |Actualizado: 14.01.2016 09:52

​Sólo la repetición de elecciones dejaría a Rajoy a salvo de una 'operación menina'

El PP maneja ya tres opciones desde que fue rechazado por el PSOE: un Gobierno conservador con otro candidato, un Ejecutivo progresista encabezado por Sánchez u otros comicios generales en primavera. Las dos primeras se llevarían por delante el liderazgo del sucesor de Aznar.

Publicidad
Media: 2.82
Votos: 11
Comentarios:
El presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, acompañado de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la presidenta de la Comunidad madrileña, Cristina Cifuentes, la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre y el vicesec

El presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, acompañado de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la presidenta de la Comunidad madrileña, Cristina Cifuentes, la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre y el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maíllo, a su llegada a la presentación esta mañana de la candidatura del PP por Madrid para las elecciones generales del 20 de diciembre. EFE/J. J. Guillén

MADRID.- A menos de un mes de las elecciones generales, el rechazo tajante de Pedro Sánchez a la gran coalición PP-PSOE-Ciudadanos y la inflexible aritmética parlamentaria van estrechando el cerco en torno a Mariano Rajoy, candidato del PP a la Presidencia del Gobierno y rechazado por todos salvo por su partido; al menos, de forma pública.

Los 172 votos en contra, como mínimo, que -sí o sí y empezando por los socialistas- recibiría Rajoy en un debate de investidura (90 del PSOE, 69 de Podemos, 9 de ERC, 2 de IU-UP y otros 2 de Bildu) están obligando al PP y al propio jefe del Ejecutivo a analizar el escenario que se presenta a corto plazo; tan corto como que empieza en las próximas horas con la recepción del rey Felipe VI a los nuevos presidentes del Congreso (Patxi López, PSOE) y Senado (por segunda legislatura consecutiva, Pío García-Escudero, PP).



La conclusión para el PP no es muy halagüeña, por cuanto repercute en su funcionamiento interno y pone en riesgo el pilar principal de éste: el liderazgo del partido, lo que sometería al PP a una auténtica catarsis interna. Los conservadores no se cansan de repetir que Rajoy es su candidato a la Presidencia del Gobierno, tras las primeras elecciones generales del 20-D o si hubiera unas segundas en primavera, por ejemplo.

Los conservadores no se cansan de repetir que Rajoy es su candidato a la Presidencia del Gobierno

De hecho, este último supuesto, y puesto que el propio líder del PP descartó el lunes ante la Junta Directiva Nacional la celebración de un congreso antes de que haya un Gobierno y el panorama político se despeje, es el único que garantiza a Rajoy mantenerse al frente de la candidatura conservadora.

Un pacto PP-PSOE 'in extremis'

El Partido Popular no descarta completamente una 'gran coalición' de último minuto que pueda mantenerle en La Moncloa, si finalmente Podemos y el PSOE no alcanzan un acuerdo y Sánchez reconoce, como creen los dirigentes de Génova, que el partido sufriría un desgaste mayor yendo a una segunda convocatoria electoral que pactando con el PP un apoyo o una abstención a su candidato a presidente.

En este caso, los propios conservadores admiten que Rajoy tiene muchas posibilidades de tener que irse. "El apoyo no nos saldría gratis, mucho menos en este caso", reflexionan en referencia a un cambio en la candidatura.

Resulta insostenible que Rajoy siga siendo el presidente del PP si no repite como presidente del Gobierno

¿Quién tomaría el relevo? La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, o el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, son, en este momento, los nombres que más suenan en detrimento de Alberto Núñez Feijóo, que debe enfrentarse a las autonómicas de este mismo año como "único recurso claro" para dar la batalla por mantener allí un poder conservador muy mermado, en todo caso.

Si el acuerdo PSOE-Podemos junto a otras fuerzas sigue adelante y Sánchez logra la coalición de "fuerzas progresistas" por la que se comprometió a trabajar tras reunirse con el primer ministro de Portuga, António Costa, el liderazgo de Rajoy tendría los días contados y, probablemente, no pasaría del congreso nacional del partido que se celebraría tras la investidura del líder socialista, en el primer semestre del año.

Resulta insostenible que Rajoy siga siendo el presidente del PP si no repite como presidente del Gobierno, por mucho que éste diga que le gustaría volver a presentarse pase lo que pase y por muy poco que, como sostienen en el PP insistentemente, dure una legislatura con Sánchez y un PSOE con 90 escaños en el Congreso.