Público
Público

Joan Coma reivindica en la Audiencia Nacional la desobediencia civil como "instrumento de cambio"

El concejal de Capgirem Vic se ha convertido en el primer cargo electo en cuatro décadas investigado por "incitación a la sedición". En su declaración ha manifestado que no reconoce a los tribunales españoles ni franceses.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:

Representantes de la CUP y ERC muestran en la Audiencia Nacional su apoyo al concejal de Vic detenido. /EUROPA PRESS

MADRID. El concejal de Vic, Joan Coma, judicialmente 'investigado' por 'incitación a la sedición', ha declarado ante la Audiencia Nacional que reivindica la desobediencia civil como instrumento de cambio.

Su abogado, el diputado de la CUP, Benet Salellas, ha explicado al finalizar el interrogatorio que Coma ha afirmado durante su declaración -que ha durado aproximadamente una hora- que no reconoce a ningún tribunal que "no respete los derechos políticos de los pueblos", "ni españoles ni franceses".


El fiscal de la Audiencia Nacional Vicente González Mota ha solicitado la retirada del pasaporte al concejal de Capgirem Vic, que ha quedado en libertad con cargos y fue detenido este martes tras su negativa a responder a la citación del juez Ismael Moreno, que le investiga por incitar a la sedición durante la celebración de un Pleno de su Ayuntamiento.

El arresto se produjo una vez que el magistrado recibió informes solicitados a la Guardia Civil, la Policía y los Mossos d'Esquadra sobre las llamadas a la desobediencia efectuadas por Coma, después de que no atendiera la citación para declarar como imputado.

Coma se ha convertido en el primer cargo electo investigado por el delito de incitar a la sedición en cuatro décadas.

Amigos de Joan Coma, familiares, compañeros de corporación y representantes de organizaciones políticas catalanas han manifestado frente la Audiencia Nacional su apoyo al concejal.

Apoyo frente a la Audiencia

Representantes políticos de Esquerra Republicana y de la CUP han denunciado que la investigación que ha traído a Coma hasta el tribunal partió de la denuncia de la formación de ultraderecha Plataforma Por Cataluña. El senador de ERC Bernat Picornell ha destacado que el arresto de Coma es un "paso más" en la voluntad del Estado de judicializar el proceso catalán. "Estamos con la libertad, con la democracia y por eso hemos venido aquí a acompañarle", ha indicado.

El diputado Joan Capdevila ha recordado, por su parte, que su formación siempre está "al lado de la democracia y la libertad de expresión" y que los hechos por los que se ha procedido en contra del concejal son a su entender "perfectamente normales". "Como no estamos de acuerdo vamos a construir en los próximos meses otra democracia y otro marco legal", ha agregado. "Esto no va a parar al pueblo catalán, seguiremos dando nuestro apoyo a lo que nos une, que es el referéndum de 2017", ha defendido el vicesecretario general de ERC, Isaac Peraire.

Legislación franquista

El abogado del concejal y diputado de la CUP Benet Salellas ha indicado que el auto del magistrado imputa a Joan Coma delitos 'contra la forma de Gobierno' recogidos en el Código Penal de 1973 y que fueron derogados. "Podemos afirmar sin ninguna duda que la ley que se quiere aplicar hoy y que ha servido para privar de libertad a Joan Coma es franquista", ha precisado y ha defendido que Coma ejerció sus derechos democráticos mínimos, hablando en un Pleno de lo que él quiso. "Se trata de la defensa del propio régimen democrático en su conjunto", ha agregado.

Defensa con la palabra

Antes de su arresto, el concejal pidió que en caso de fueran a detenerlo no se produjeran gestos de violencia ni insultos hacia los policías. "Nos defenderemos siempre con la palabra y por medios pacíficos", aseguró.

La citación que Coma no atendió se produjo a instancias de la Fiscalía que, en un escrito presentado al juez Moreno, señalaba que de la documentación remitida por los Mossos sobre lo sucedido en el Pleno municipal investigado se deducen "indicios de criminalidad" en la conducta del concejal, por lo que procedía recibirle declaración en concepto de investigado.

Además de llamar a la desobediencia a las resoluciones del Tribunal Constitucional, el concejal se pronunció a favor de la independencia en varias ocasiones. Esos pronunciamientos, para el fiscal, "en modo alguno pueden calificarse como espontáneos o individuales" y cumplen los requisitos del delito de sedición.