Publicado: 19.11.2015 20:33 |Actualizado: 19.11.2015 20:37

Victoria Rosell responde a Rafael Catalá que la ley ya garantiza la "imparcialidad" de los jueces que vuelven de la política

La número uno de Podemos por la provincia de Las Palmas y juez de carrera, considera que el ministro de Justicia intenta "utilizar las instituciones contra el adversario". Su colega Juan Pedro Yllanes, quien iba a presidir el juicio de Nóos, defiende su derecho a pasar a la política en una legislatura "constituyente"

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
La jueza Victoria Rosell.

La jueza Victoria Rosell.

MADRID.- La juez de carrera Victoria Rosell, en excedencia porque encabezala lista de Podemos por la provincia de Las Palmas en las próximas elecciones generales, ha avisado este jueves al ministro de Justicia, Rafael Catalá, de que no hace falta regular la reincorporación al servicio activo de los jueces que han participado en política porque la Ley Orgánica del Poder Judicial ya garantiza su "imparcialidad".

"Si hubiera dudas razonables, lo que debe hacer el juez es abstenerse, pero caso por caso, no puede ser una condición apriorística. Se determina caso por caso, pero los mecanismos legales están en el Ley Orgánica del Poder Judicial", ha defendido la magistrada.

En este sentido, Rosell ha asegurado que el hecho de que un juez que ocupe un cargo político quiera posteriormente volver a ejercer no tiene nada que ver con las "puertas giratorias" que quiere prohibir Podemos en la Constitución.

Utilizar las instituciones contra el adversario


"Las puertas giratorias son respecto a la empresa privada, y sobre personas que no se sabe si han gobernado para el interés general o para los intereses de la empresa privada en la que entran después. Son casos completamente distintos", ha señalado.

Por todo ello, la candidata al Congreso de Podemos ha lamentado que si se confirma la propuesta esbozada este jueves por el ministro de Justicia, sería una demostración de la voluntad del Gobierno de "utilizar las instituciones del Estado contra el adversario".

"Demuestra muy poco talante democrático. Habla de los jueces que nos presentamos a las elecciones, pero no de los cargos discrecionales. Por ejemplo, el actual presidente de Tribunal Supreso fue secretario de Estado con José María Aznar", ha recordado Rosell en alusión a Carlos Lesmes. "Eso no parece molestarle", ha apostillado.

En esta línea, Rosell ha avisado de que si lo que pretenden es "amedrentar" al adversario, lo único que "demuestran" es que "quienes están nerviosos son ellos". "Demuestra muy poco respeto a los derechos fundamentales y por el derecho fundamental a la participación política", ha añadido.

Un tiempo constituyente apasionante

El anuncio de que el magistrado Juan Pedro Yllanes iba a encabezar la candidatura de Podemos por Baleares pilló por sorpresa a otros partidos políticos. Yllanes iba a ser el presidente del tribunal juzgador del caso Nóos, cuya vista oral comienza en enero y en la que se sentará en el banquillo la infanta Cristina de Borbón y su esposo, Iñaki Urdangarín, entre otros.

El magistrado ha colgado la toga tras 26 años de ejercicio de juez, a pesar de la oportunidad profesional que tenía al ser el presidente del juicio del caso Nóos: "profesionalmente era un caramelo", pero le resulta estimulante participar como diputado en una "legislatura constituyente", según ha afirmado este jueves en sus primeras declaraciones tras recibir la autorización para pasar a la situación de servicios especiales que realiza el CGPJ.

"Los retos que se plantean a partir de ahora son enormemente interesantes, en una legislatura apasionante", que "casi" se podría definir como "constituyente", ha incidido el magistrado sevillano en excedencia, que ha asegurado que su salto a la política "no ha sido una decisión precipitada", ha explicado.

'Que me quiten mi condición de ciudadano'

Yllanes ha eludido opinar sobre el hecho de que antes que a él Podemos ofreciera liderar su candidatura por Baleares al instructor del caso Nóos, José Castro, "un admirable juez y un compañero espléndido".

El candidato independiente de Podemos ha rechazado las críticas del PP, que puso en duda su imparcialidad como juez: "A mí que me expulsen de la polis..., que me quiten mi condición de ciudadano cuando resulta que tengo el derecho del sufragio activo absolutamente intacto y puedo ir a votar a las próximas elecciones igual que llevo haciendo desde que voté en el referéndum de la Constitución en el año 1978... Apolítico, qué complicado".

Yllanes se ha mostrado abierto a contrastar sus ideas con las del resto de candidatos, porque "sin debate no hay democracia", pero ha pedido a los periodistas que le esperaban ante la sede de la Audiencia de Palma que aguarden a tener más detalles sobre su programa a que se ponga a disposición de los responsables de campaña de Podemos.

El jurista aún no ha hablado con el líder de esta formación Pablo Iglesias y ha tratado sobre su candidatura con Alberto Jarabo, el líder en Baleares del partido de los círculos, a quien conoce "desde hace años", ha relatado.

"Sería muy interesante que me dejaran decir lo que pienso y lo que quiero para Baleares allí en el Congreso. No se me olvidará que soy el número uno de la lista por Baleares, me debo al territorio en el que me presento", ha manifestado.

Yllanes ha querido desligar su experiencia en juicios sobre corrupción de la decisión de aparcar la judicatura para ser candidato al Congreso, aunque ha subrayado que su "compromiso en la lucha contra la corrupción es indiscutible".

El magistrado es un histórico en la lucha contra la corrupción, no en vano formó parte -entre 2005 y 2011- de la Sección Segunda de la Audiencia de Palma, encargada de juzgar estos casos. Así, fue el ponente de la primera sentencia del 'caso Andratx', la primera gran causa de corrupción urbanística de la isla.

Yllanes considera que ha dado el paso a la política porque tiene interés en "acudir a donde se legisla y por ver qué se puede hacer en favor de todos los ciudadanos", ha dicho el candidato, que se presenta en las listas de Podemos como independiente pero quiere compartir sus ideas con las bases del partido.

El juez en excedencia no ha querido responder directamente a los rivales que le han criticado ni expresar su opinión sobre otros candidatos, "personas respetabilísimas" que "van a intentar hacer lo mejor para Baleares si salen elegidos".

Sobre la incidencia de su marcha en el juicio de Nóos, se ha mostrado convencido de que quien le sustituya como presidente del tribunal "lo hará igual o mejor" que él.