Público
Público

Resultado Elecciones Catalunya Albiol culpa a Cs de su debacle: "Se alegrarán 5 minutos, pero estaremos en la oposición"

El PPC consigue el peor resultado de su historia en Catalunya con sólo 3 diputados en el Parlament y no le queda ni el consuelo de una victoria del autodenominado bloque "constitucionalista". Pierde incluso el grupo parlamentario y compartirá espacio en el mixto con la CUP.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

El cabeza de lista del PPC en las elecciones del 21D, Xavier García Albiol (3ºd), al final de su intervención para valorar los resultados electorales de su formación en las elecciones catalanas del 21D, junto a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat (i), y la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP y número dos de la candidatura por Barcelona, Andrea Levy (3ªi). EFE/Quique García

Es el peor resultado de la historia del PPC: tres diputados -con más del 98% escrutado- y la correspondiente pérdida del grupo parlamentario. Es el último fila, incluso por debajo de la CUP. ¿Autocrítica? Ni pizca. ¿La culpa? De Ciudadanos. Así se extrae de las palabras del candidato conservador, Xavier García Albiol, al valorar los resultados de las elecciones del 21-D en Catalunya. 

"Se alegrarán cinco minutos, pero tanto ellos como nosotros estaremos en la oposición varios meses", sentenció visiblemente molesto por la victoria de Inés Arrimadas. "Han fracasado los que apelaban al voto útil", espetó. Y matizó: "Ahora no sumamos una alternativa al independentismo en el Parlament".

En cualquier caso, Albiol no sólo no hizo autocrítica, sino que asumió su estrepitosa derrota "con la cabeza alta y toda la dignidad del mundo". Además, volvió a presumir del "Gobierno de España" que, dijo, "velará por que en Catalunya se respete la legalidad y la democracia".

Se puso la tirita que en Génova y en Moncloa ya se habían puesto antes de la herida al afirmar que la aplicación del 155 de la Constitución se debía a una "responsabilidad de Estado" por encima de los "intereses partidistas".

Ahora la herida sangra tanto que el PP ha roto su propio suelo -fijado en 6 escaños la primera vez que se presentó con dichas siglas, en 1992-, ha perdido el grupo parlamentario y deberá compartir sus tiempos de intervención en el Grupo Mixto del Parlament con su formación más opuesta: los independentistas de la CUP. 

La evolución de PP y Cs en Catalunya ha sido la inversa: uno crece mientras el otro baja elección tras elección

Respecto a su batalla frente a Cs, la trayectoria es la inversa: los naranjas empezaron con 3 diputados en el Parlament, en 2006; los mantuvo en 2010; pasó a 9, en 2012; y a 25, en 2015. Hoy, Arrimadas ha ganado en votos y escaños (37) y, aunque no podrá gobernar, se ha arrogado el mérito de ser la primera en lograr que un partido "constitucionalista" ganase los comicios en Catalunya. Mientras, el PP confirma su debacle constatada ya en 2015, cuando se quedó con 11 escaños (bajando 8 con respecto a 2012). Hoy la reducción ha sido a más de la mitad.

Y aun así, la culpa es, para Albiol (que ha perdido incluso en el municipio del que fue alcalde, Badalona -sacó 10.301 votos, frente a los 38.554 de Cs-), de los naranjas.

Aunque reconoció que era un día "muy malo"  del que el PP no se puede sentir "orgulloso", también argumentó que lo peor sería para "el futuro económico y social de Catalunya". Lamentó que su intento por hacer "pedagogía" -tanto con la política del miedo económica como con los peligros del voto útil y la batalla del último escaño- no hiciera mella en los votantes. Pero, aún así, valoró a su equipo de campaña y, tras presumir de la "historia" del PP en la defensa de quienes se sienten "catalanes y españoles", instó a todos sus compañeros a mostrar "orgullo, diginidad y decencia".

Un futuro incierto

De su futuro, de momento, no habla : "Tendremos tiempo en los próximos días [no será antes de Navidad, insinuó] para decidir todo aquello que creamos convenicente para recuperar el espacio que existe en Catalunya en favor del PP", se limitó a decir. Dimitir, de momento, no parece estar entre los planes de Albiol. 

Otra cosa es lo que opinen en Génova, donde, de momento, también se niegan a pedir responsabilidades políticas al candidato que peor resultado ha sacado en Catalunya. "Yo no soy nadie para anunciar cualquier tipo de decisión", se limitó a responder el portavoz, Pablo Casado,  que también se comparó con Cs al decir que el PP fue el único que actuó en campaña "sin zancadillas". 

El vicesecretario de Comunicación del PP volvió a presumir de la labor del Gobierno de Mariano Rajoy y la acertada -según él- decisión de aplicar el 155 de forma "firme pero proporcionada" -es decir, de no esperar más para convocar elecciones-  y advirtió al probable futuro gobierno de Junts per Catalunya y ERC de que, si vuelven a la vía unilateral para proclamar la independencia "habrá consecuencias jurídicas y políticas". Para Albiol y el resto del PPC  sólo palabras de "agradecimiento, admiración, gratitud y reconocimiento". De momento.