Publicado: 28.07.2015 16:22 |Actualizado: 28.07.2015 16:26

El retrato de José Bono que costó 82.600 euros ya luce en el Congreso

La obra del pintor Bernardo Pérez se colgó la pasada semana en la Galería de Retratos de la Cámara Baja. El precio de la obra fue motivo de debate parlamentario en 2012

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:
El retrato del expresidente del Congreso, José Bono.- E. P.

El retrato del expresidente del Congreso, José Bono.- E. P.

MADRID.- El expresidente del Congreso José Bono ya tiene su retrato en la Galería de Presidentes de la Cámara Baja en la que quedan inmortalizados los máximos responsables de la institución. Se trata de una obra del pintor madrileño Bernardo Pérez Torrens que ha costado 82.600 euros y que se colgó la semana pasada en un discreto acto, según han informado fuentes parlamentarias.

Como hizo su antecesor en el cargo, Manuel Marín, Bono ha querido que la colocación del cuadro se hiciera sin boato ni protocolo alguno. Por eso no se comunicó a los medios de comunicación y el expresidente sólo estuvo acompañado de su sucesor, Jesús Posada.

Se da la circunstancia, además, de que el cuadro sólo pudo verse durante unas horas, puesto que al día siguiente de ser colgado tuvo que ser protegido para no verse afectado por las obras de acondicionamiento que están teniendo lugar en el primer piso del Palacio de la Carrera de San Jerónimo que alberga la Galería de Retratos.



Hiperrealismo

Bono eligió ser inmortalizado por Bernardo Pérez Torrens, también autor del retrato del socialista Félix Pons, quien presidió el Congreso entre 1986 y 1993. Ambos cuadros comparten el estilo hiperrealista que caracteriza a su autor y que lleva al observador a dudar si está ante una pintura o una fotografía.

Los dos retratos están hechos en blanco y negro pero, mientras que Pons parece sentado en un sillón con las piernas cruzadas, Bono lo hace de pie, ligeramente ladeado, con traje oscuro, camisa blanca, corbata rayada, la mano derecha en el bolsillo del pantalón y la izquierda fuera a lo largo del cuerpo. Sobre el fondo neutro que tiene detrás sólo se aprecia su sombra.

El único detalle que hay en color es parte del gemelo que luce Bono en el puño derecho de la camisa donde se atisba una escarapela con los colores de la bandera de España similar al círculo rojigualda la que decora los aviones del Ejército español.

El retrato de Bono llevaba meses en el Congreso esperando a que su protagonista diera el visto bueno para colgarlo. Posada quería que quedase expuesto en la Galería de Retratos antes de que finalizase la legislatura y dejó en manos de su antecesor la decisión sobre cómo se haría.

La foto de Marín costó casi 25.000 euros

La Mesa del Congreso presupuestó los 82.600 euros que ha costado la obra en marzo de 2012, el mismo día que aprobó un gasto de 24.780 euros para sufragar el retrato de Manuel Marín, quien optó por una fotografía de la reputada fotógrafa Cristina García Rodero. El precio de ambos cuadros, en plena crisis económica, desató una polémica que llegó a provocar hasta un debate parlamentario.

Fue en la Comisión de Cultura del Congreso donde la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) pactó una proposición no de ley con el PSOE para instar al Gobierno a implantar "otros métodos de elaboración" de los retratos oficiales que resultasen "menos onerosos para el Estado" y apostaba, en concreto, por extender el uso de fotografías. La iniciativa fue rechazada por el PP.

El retrato de Marín se colgó en abril de 2014 y en esa ocasión ni siquiera el homenajeado estuvo presente. Desde entonces el de Bono esperaba su turno en el Congreso, una vez colgado, ya se podrá ver en la Galería de Retratos cerca del de su antecesor cuando acaben las obras del pasillo donde se ubican.