Publicado: 09.10.2014 19:34 |Actualizado: 09.10.2014 19:34

La reunión de Mas con el bloque soberanista finaliza sin avances

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A falta de un mes para la eventual consulta catalana, suspendida por el Constitucional, el Govern y las fuerzas soberanistas (CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP) han vuelto a escenificar hoy una nueva cumbre unitaria, esta vez durante casi cuatro horas en el Palau Robert de Barcelona y marcada por el secretismo previo.

De la reunión no ha trascendido por el momento ningún acuerdo concreto, más allá de conminarse a seguir trabajando para celebrar la consulta el 9N ante una "semana clave", según ha comentado a la salida el líder de ICV, Joan Herrera.

Han asistido a la cumbre el presidente catalán, Artur Mas; la vicepresdenta, Joana Ortega; el conseller de Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs; y los dirigentes Jordi Turull y Ramon Espadaler (CiU), Oriol Junqueras y Marta Rovira (ERC), Joan Herrera y Joan Mena (ICV-EUiA), y Quim Arrufat e Isabel Vallet (CUP). Precisamente el mismo grupo que hace una semana en la Generalitat, aunque con la novedad de la diputada Isabel Vallet, que ha sustituido a David Fernández, quien tenía hoy un acto en Madrid.

Los dirigentes han salido con semblante serio y por tres puertas distintas para evitar hablar con la prensa. Quim Arrufat (CUP) se ha limitado a decir: "Continuaremos trabajando". Una idea que también ha repetido el portavoz del Govern, Francesc Homs, que ha comentado que "cuando tengan alguna cosa que decir, ya la explicaré".

El último en salir de la reunión ha sido el presidente catalán, que con semblante serio ha comentado brevemente a los periodistas que "no os diré nada". Y se ha quejado de que la reunión debía ser discreta, "pero no nos lo habéis dejado hacer", ha espetado.

A pesar de las filtraciones que ayer estuvieron a punto de hacer peligrar la cita, tanta ha sido la discreción buscada a lo largo del día que algunos representantes que debían acudir a la reunión no han sabido hasta última hora el lugar exacto en el que iba a producirse. La sala Cotxeres, ubicada junto a los jardines del histórico Palau Robert, ha sido finalmente el escenario elegido para un encuentro que llega casi una semana después de la cumbre del pasado viernes en la Generaitat.

A treinta días del 9N, el Govern, CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP intensifican así los contactos con el objetivo de desplegar los mecanismos que garanticen las condiciones democráticas para poder celebrar la consulta, aunque ante la posibilidad de que finalmente no sea posible hacerlo legalmente, el presidente catalán ha vuelto a poner sobre la mesa la carta de anticipar los comicios autonómicos.

Ha sido en el marco de una entrevista con el diario The New York Times, publicada hoy, en la que Mas ha asegurado que no habrá votación en Catalunya si la convocatoria es considerada ilegal, para no desatar una crisis constitucional en el país. "El único plan es votar el 9 de noviembre", ha explicado Mas al diario, aunque ha sugerido asimismo que tendrá en cuenta todos los posibles caminos que "nos llevan dentro de la ley hacia ese punto".

En este contexto ha planteado la posibilidad de una convocatoria de elecciones autonómicas "plebiscitarias" si no se puede celebrar legalmente una consulta, un "tercer instrumento" que, en todo caso, el dirigente ha matizado que no quiere "utilizar hoy en día". Esa posibilidad, ha dicho, "está en un cajón que, de momento, está cerrado", dejando claro que la convocatoria fijada para el 9 de noviembre se mantiene.

En esta intención se enmarca la reunión de esta tarde en Barcelona, que ha empezado a las 18.00 horas marcada por el secretismo previo, dado que a los participantes no se les ha comunicado hasta dos horas antes el lugar de un encuentro, según han relatado a Efe fuentes conocedoras del encuentro, que han señalado que previamente el lugar escogido era el Palau de Pedralbes.