Publicado: 02.11.2014 13:44 |Actualizado: 02.11.2014 13:44

La revista de Guerra la emprende con Podemos y los peligros del populismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La revista Temas, cuyo consejo de redacción preside el exvicepresidente socialista Alfonso Guerra, dedica en su edición del mes de noviembre un monográfico al análisis de los movimientos populistas y, ante su nuevo auge como consecuencia de la actual crisis económica y financiera, avisa de que Europa "no puede permitirse repetir su peor pesadilla", que vivió en los años treinta del pasado siglo XX.

La edición repasa la evolución de los populismos y el nacimiento de Podemos en España tanto en su editorial como en diversos artículos firmados por el expresidente del Parlamento Europeo y exministro Josep Borrell, el diputado Rafael Simancas o expertos, catedráticos, politólogos y políticos europeos.

Su editorial recuerda que el populismo suele encontrar "su mejor caldo de cultivo" en contextos de crisis e incertidumbre en los que aumenta el malestar ciudadano "y se multiplican los problemas, la confusión y las frustraciones".

Y en esta situación es en la que han vuelto a emerger en Europa con "un hilo conductor común" de rechazo al 'stablishmet' político y al proyecto de la Unión Europea. De hecho, el politólogo Domènec Ruiz avisa en su artículo de que lo "grave" de las propuestas de Podemos es su "raíz euroescéptica".

Mientras, el editorial de Temas explica que los planteamientos populistas se caracterizan por "ofrecer soluciones simples a problemas complejos", con unos líderes que dominan "eficazmente" las técnicas de comunicación y tratan de presentarse como personajes "cercanos de carne y hueso" frente a "las élites de las familias políticas clásicas".

A su juicio, lo importante para las fuerzas populistas no es presentar unos programas electorales "solventes y realizables", sino "poner en crisis a la democracia liberal y al sistema de partidos de larga trayectoria".

Y con el reconocimiento de que el auge de estos nuevos movimientos puede suponer "un serio competidor electoral de la socialdemocracia y la izquierda clásica", ofrece una serie de recomendaciones para los partidos tradicionales alejados de este cariz populista. Sobre todo siendo conscientes de que "las instituciones políticas se encuentran necesitadas de una regeneración que permita una verdadera rendición de cuentas ante la ciudadanía".

En primer lugar, la revista Temas considera que la socialdemocracia no debe "caer en la tentación" de imitar estos populismos de izquierda "ni en la forma ni en el fondo", sino utilizarlos como "acicate" para "relanzar una alternativa de política económica y social ambiciosa, creíble y realizable".

Pero al mismo tiempo, sostiene que la socialdemocracia europea debe "regenerarse y mejorar sus procedimientos de selección de candidatos y líderes", intentando que sus organizaciones resulten "más atractivas" para la sociedad y presentando candidatos y líderes "sólidos". "Tienen que estar dispuestos a desmontar los mitos, las ensoñaciones y los enfoques demagógicos del populismo y poner de relieve sus contradicciones e incoherencias", anima.

También señala el objeto al que se dirigen las fuerzas populistas, que renuncian a dirigirse a sectores concretos para alzarse como representantes "del pueblo o la gente". "Este planteamiento puede ser efectivo cuando la definición política se realiza en el plano de la denuncia, no en el plano de las propuestas políticas", considera.

Borrell: "Los populistas están realmente convencidos de que son los únicos y verdaderos representantes del pueblo"

En este aspecto ahonda el artículo de Borrell. "Todos los populismos comparten la siguiente declaración común, somos los representantes reales de la población. Los populistas están realmente convencidos de que son los únicos y verdaderos representantes del pueblo", censura.

El que fuera ministro de Felipe González entre 1991 y 1996 insiste también en recordar la experiencia pasada de Europa con este tipo de fenómenos. "Seguimos los pasos de anteriores episodios en la historia de Europa, como el del aumento de los extremismos políticos en la década de 1930, en un momento de crisis económica y de debilidad de los sistemas de partidos del periodo de entreguerras", alerta.

También Rafael Simancas argumenta que los populismos son doctrinas que "sintonizan bien con la desesperación de la gente", pero que promueven "análisis falsos y soluciones inviables para problemas reales". "Los populismos simplifican, yerran y mienten en los análisis de la realidad que trasladan a los ciudadanos", expone.

Para Simancas, la estrategia de "resumir todas las culpas" de la situación actual a unos "chivos expiatorios" está "muy ensayada en la historia del siglo XX y siempre terminó mal". Y rechaza que los problemas de los españoles tengan su origen en una casta de políticos vendidos a los poderes económicos, en la corrupción de la monarquía o las insuficiencias de la democracia.

"En realidad, los dirigentes populistas saben de lo simple de sus discursos y de lo falaces de sus propuestas, pero dicen lo que creen que la gente más desesperada quiere escuchar -censura-. Atizan los sentimientos de las personas que sufren, les manipulan, les señalan un culpable, la casta o España, y esperan obtener una ventaja por ello. Porque no quieren acabar con la casta. Lo que quieren es sustituir la casta vigente por otra casta en la que ellos sean los protagonistas".

Pero además, advierte de que el auge de partidos como Podemos es "promovido" desde la derecha, que "prefiere tener enfrente a una izquierda útil solo para protestar antes que a una izquierda útil para concitar mayorías y gobernar en clave de igualdad y progreso".

El politólogo Domènec Ruiz analiza el camino que ha atravesado Podemos desde que fue ideado por Pablo Iglesias y un grupo de profesores e investigadores "de izquierda radical"; e insiste en que no debe tomarse "a la ligera" teniendo como "recordatorio" la experiencia de los años treinta del siglo pasado.

A su juicio, la debilidad de Podemos puede surgir precisamente en su interior como consecuencia de "la diferencia entre lo que se predica y lo que se practica". Según expone, mientras que el partido se presenta como una formación horizontal y abierta, todas las decisiones importantes han sido hasta ahora adoptadas por un reducido grupo dirigente "que no había elegido nadie pero que partía con la legitimidad de haber sido los impulsores o fundadores del proyecto".

Y también rechaza su programa electoral, que cree que "no está a la altura" de "la eficacia ni la vehemencia" con la que ha realizado la denuncia de la situación que vive Europa, ya que reconoce que "ha logrado explotar electoralmente el hartazgo y el cabreo de un sector importante de la población".