Publicado: 14.01.2016 16:33 |Actualizado: 14.01.2016 16:33

El rey inicia las reuniones con
los partidos para investir a un
presidente o repetir elecciones

Los contactos comenzarán la semana que viene con la recepción en Zarzuela de los partidos con menor representación parlamentaria y finalizarán con Rivera, Iglesias, Sánchez y Rajoy.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
El rey recibe al nuevo presidente del Congreso, Patxi López. - EFE

El rey recibe al nuevo presidente del Congreso, Patxi López. - EFE

MADRID.- El rey Felipe VI ha dado luz verde esta mañana al proceso de toma de contacto con los representantes de los partidos políticos con representación parlamentaria tras cumplir con el trámite de reunirse con los presidentes del Congreso, Patxi López, y el Senado, Pío García-Escudero, que acordaron no hacer declaraciones a los medios tras sendos encuentros y las fotos pertinentes con un monarca muy sonriente.

Según el PP, los contactos entre el rey y los representantes de los partidos y/o candidatos a la Presidencia del Gobierno se iniciarán la semana que viene y lo harán de menor a mayor representación parlamentaria (CC, UPN, Foro Asturias, Bildu, IU-UP, PNV, En Marea, Democràcia i Llibertat, ERC, Compromís-Podemos, En comú podem, Ciudadanos, Podemos, PSOE y PP).



De estos encuentros, que carecen de límite temporal, debería salir un candidato a la Presidencia del Gobierno a quien el rey le pida que se someta al debate de investidura en las Cortes. El PP confía en que, pese a no tener ni mayoría simple pero por ser la lista más votada, Felipe VI permita a Mariano Rajoy hacer su oferta de pactos en el Congreso y trate de ser investido "a finales de este mes" de enero, apuntaron ayer fuentes de la dirección del partido.

Si en su caso, Rajoy no obtuviera la mayoría simple de apoyos para ser investido en una segunda vuelta, se abriría un plazo de dos meses para que hubiera presidente del Gobierno y si pasadas estas ocho semanas no hubiera investidura, el rey debería ordenar la disolución de las Cortes y convocar nuevas elecciones tras la que habría sido la legislatura más breve de la democracia española.