Publicado: 24.12.2013 21:00 |Actualizado: 24.12.2013 21:00

El rey llama a mantener la unidad de España como "gran Nación por la que vale la pena luchar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El rey Juan Carlos ha centrado esta noche su mensaje de Nochebuena en dos ejes de crítica situación por la que atraviesa el país: los durísimos efectos que la crisis económica tiene para desempleados, desahuciados y pensionistas, y el desafío independentista de Catalunya -aunque sin citarla expresamente-, donde la Generalitat ha convocado una consulta popular soberanista.

En cambio, el monarca ha pasado de puntillas sobre la tormenta de escándalos de corrupción que afectan "al prestigio de la política y de las instituciones" en general, pero muy especialmente al partido en el Gobierno y hasta a la propia Casa Real, implicada indirectamente en el caso Nóos de Urdangarin y la infanta Cristina.

El discurso del rey en siete vídeos

En el mensaje, Juan Carlos comienza por subrayar que "España continúa sufriendo los efectos de una crisis económica y financiera de una duración y magnitud desconocidas en la historia reciente de la Unión Europea, con efectos muy negativos sobre las personas, las familias y las empresas". Para de inmediato dirigirse a "aquellos a quienes con más dureza está golpeando esta crisis: a los que no habéis podido encontrar trabajo o lo habéis perdido durante el año que va a terminar; a los que por circunstancias diversas no podéis disponer de una vivienda; a los jóvenes que no habéis podido encauzar todavía vuestra vida profesional; a todos los que habéis soportado tan duros sacrificios con coraje..."

Tras saludar a "emprendedores; pequeña y mediana empresa; trabajadores autónomos; inmigrantes; servidores públicos, y los que trabajan fuera de España" -de los que espera que ayuden a "superar las dificultades"-, el rey agradece la "ayuda" de "las personas mayores, los pensionistas, que estáis siendo el soporte de muchas economías familiares". Para rendir también homenaje a "la fuerza de la familia en España" y "a la sociedad civil que ha demostrado una solidaridad verdaderamente ejemplar para atender a millones de personas en graves dificultades".

"Sé que estáis pasando momentos especialmente difíciles", dice a las víctimas del terrorismo, en alusión al fin de la doctrina Parot

Además, dedica un "recuerdo muy especial y emocionado a las víctimas del terrorismo", a las que -en evidente alusión a la anulación de la doctrina Parot por el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo- se dirige personalmente: "Sé que estáis pasando momentos especialmente difíciles".

Más adelante reconoce: "Es indiscutible que la crisis económica que sufre España ha provocado desaliento en los ciudadanos, y que la dificultad para alcanzar soluciones rápidas, así como los casos de falta de ejemplaridad en la vida pública, han afectado al prestigio de la política y de las instituciones". Por lo cual, "la sociedad española reclama hoy un profundo cambio de actitud y un compromiso ético en todos los ámbitos de la vida política, económica y social que satisfaga las exigencias imprescindibles en una democracia. Es verdad que hay voces en nuestra sociedad que quieren una actualización de los acuerdos de convivencia".

Esta clara referencia a los escándalos de corrupción política e injusticia económica, así como a las demandas y protestas de una ciudadanía indignada, se resuelve en el mensaje real con cuatro recomendaciones de actuación: "Realismo"; "esfuerzo"; "funcionamiento del Estado de Derecho"; y "generosidad para saber ceder cuando es preciso, para comprender las razones del otro y para hacer del diálogo el método prioritario y más eficaz de solución de los problemas colectivos".

Aquí es cuando Juan Carlos entra ya de lleno en el auge soberanista y el desafío independentista en Catalunya, sin mencionarla directamente, al enfatizar que el Estado de derecho requiere "para que la ejemplaridad presida las instituciones, para que se cumplan y hagan cumplir la Constitución y las leyes, y para que las diferencias y las controversias se resuelvan con arreglo a las reglas de juego democráticas aprobadas por todos".

"(...) el sistema político que nació con la Constitución de 1978 nos ha proporcionado el período más dilatado de libertad, convivencia y prosperidad de toda nuestra historia y de reconocimiento efectivo de la diversidad que compone nuestra realidad", prosigue el monarca, saliendo al paso de los llamamientos para una reforma de la Carta Magna.

Aunque también admite "la necesidad de mejorar en muchos aspectos la calidad de nuestra democracia" -tarea a la que convoca, además de a los políticos, a "los agentes económicos y sociales"-, el rey sostiene: "Juntos debemos seguir construyendo nuestro futuro porque nos unen y nos deben seguir uniendo muchísimas cosas", en una clara desautorización de las reivindicaciones secesionistas.

A continuación, el monarca enumera lo que "nos une", desde "el afán de asegurar un porvenir sólido, justo y lleno de oportunidades"; hasta "la extraordinaria riqueza de un país diverso, de culturas y sensibilidades distintas"; pasando por "la intensidad de los afectos y lazos históricos, las culturas que compartimos, la convivencia de nuestras lenguas, la aceptación del diferente". Igualmente, argumenta, "nos une la solidaridad que siempre demostramos ante las grandes adversidades, ante las desigualdades sociales y territoriales, ante las necesidades de nuestros vecinos".

"Nos une y nos debe seguir uniendo el sentimiento de comunidad que recientemente expresaba el Príncipe de Asturias" Todo ello alude indudablemente al afán soberanista de Catalunya, y termina con una inconfundible advertencia, en la que menciona al heredero de la Corona:

"Y nos une y nos debe seguir uniendo el sentimiento de comunidad que recientemente expresaba el Príncipe de Asturias: España es una gran Nación que vale la pena vivir y querer, y por la que merece la pena luchar".

"La Corona promueve y alienta ese modelo de nación. Cree en un país libre, justo y unido dentro de su diversidad. Cree en esa España abierta en la que cabemos todos. Y cree que esa España es la que entre todos debemos seguir construyendo".

En consecuencia, Juan Carlos, invita "a las fuerzas políticas a que, sin renunciar a sus ideas, superen sus diferencias para llegar a acuerdos que a todos beneficien y que hagan posibles las reformas necesarias para afrontar un futuro marcado por la prosperidad, la justicia y la igualdad de oportunidades para todos". Y las convoca a combatir "el conformismo, el desaliento y el victimismo".

Después hace la única mención clara a los recortes del Gobierno de Rajoy, al llamar "a las instituciones públicas, los empresarios e inversores a que apuesten decididamente por la investigación y la innovación, para mejorar la competitividad y contribuir así a la creación de empleo", algo en lo que no se ha distinguido precisamente el Ejecutivo del PP.

Sólo al final del mensaje, el soberano hace una alusión indirecta a la necesidad de transparencia también en la Casa Real, tras la breve imputación de su hija Cristina por el caso Nóos y la posibilidad de que la infanta vuelva a ser imputada por la aparición de nuevos datos sobre los gastos privados que la duquesa de Palma cargaba a Aizoon, la sociedad en la que figuraba como responsable junto a su marido, Iñaki Urdangarin.

"Esta noche, al dirigiros este mensaje, quiero transmitiros como Rey de España:

En primer lugar, mi determinación de continuar estimulando la convivencia cívica, en el desempeño fiel del mandato y las competencias que me atribuye el orden constitucional, de acuerdo con los principios y valores que han impulsado nuestro progreso como sociedad.

Y, en segundo lugar, la seguridad de que asumo las exigencias de ejemplaridad y transparencia que hoy reclama la sociedad".

Con este cierre, Juan Carlos disipa también cualquier duda sobre las hipótesis de que pudiera estar planteándose abdicar o entregar la Regencia a su heredero, como consecuencia de su avanzada edad, sus problemas de salud -por los que sumará ya dos años como jefe del Estado sin plenas facultades- y los escándalos que han sacudido últimamente a la Casa Real.