Publicado: 08.12.2014 10:12 |Actualizado: 08.12.2014 10:12

El rey respalda a Rajoy y vende a los mexicanos la recuperación económica de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No siempre secunda sus opiniones pero, en esta ocasión, ha decidido respaldar al Gobierno para vender en México las bonanzas de España. El rey Felipe VI ha avalado el discurso de Mariano Rajoy en Veracruz, a donde ambos han acudido para participar en la Cumbre Iberoamericana, y ha destacado la recuperación económica del país con el fin de instar a los empresarios latinos a invertir.

"España está recuperando su crecimiento económico, lo que es un claro signo de mejora", sentenció el monarca en la clausura del X Encuentro Empresarial Iberoamericano, previo a la Cumbre, al que acudió vestido de manera informal, con una guayabera típica de la zona.

Así, aprovechó su intervención para invitar a las grandes compañías latinoamericanas a que sigan expandiéndose hacia Europa, África y Asia, como en la década de los 90 las empresas españolas se internacionalizaron a través de América Latina.

En el mismo sentido se había expresado horas antes el presidente del Ejecutivo, que presentó a España como "un magnífico país de oportunidades para invertir", ya que, dijo prevé un crecimiento superior al 2% para 2015.  Así, aprovechó para presumir de sus "buenas políticas" para generar crecimiento: aquellas que ponen en marcha reformas estructurales para "liberalizar" y "flexibilizar", combinadas con políticas de control del déficit y deuda públicos.

No obstante, Felipe también recordó "la lacra del desempleo", aunque no se refirió expresamente a la española, que "lastra el futuro" de los jóvenes y, por tanto, el de cada una de las naciones iberoamericanas. "En los últimos años hemos vivido en Europa un ciclo recesivo de gran magnitud acompañado de pérdidas muy graves de puestos de trabajo", lamentó para después abogar por convertir el leve crecimiento actual "en bienestar real para los ciudadanos".

Así, instó a los países iberoamericanos a que sepan traducir el crecimiento económico en una distribución "justa y equitativa de la riqueza" y en un "espacio de oportunidades para todos" en el que sea posible "desterrar o reducir a la pura anécdota la pobreza y el desempleo".