Público
Público

El rey es trasladado a planta tras ser intervenido anoche

El parte médico resalta la evolución "altamente satisfactoria", lo que no va a evitar que Juan Carlos esté al menos cuatro meses de baja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El rey ha abandonado esta mañana la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital privado Quirón Madrid tras serle extraída la prótesis de cadera la izquierda en la que sufría una infección. Según el parte médico leído por la gerente del centro, Lucía Alonso, Juan Carlos 'ha pasado bien la noche' y su evolución es 'altamente satisfactoria', con 'muy buen estado de ánimo'. No obstante, el monarca tendrá que ser intervenido de nuevo dentro de otros dos meses.

Hasta que el rey no se recupere de esa segunda intervención ─ un periodo total que se estima en unas 14 semanas ─ su agenda oficial debería desarrollarse en el Palacio de la Zarzuela, sin actos que le obliguen a pasar mucho tiempo de pie ni viajes en coche o avión, según consideró ayer el cirujano que dirigió la operación, el doctor Miguel Cabanela, de la clínica Mayo de Rochester, en el estado de Minnesota.

El parte detalla que el monarca fue intervenido quirúrgicamente para extraerle la prótesis de la cadera izquierda y se le insertó una prótesis temporal recubierta con cemento con altas dosis de antibióticos. Durante cirugía se halló tejido periprotésico inflamado, del que se realizó una biopsia introperatoria y cultivos micorbiológicos. 'El estudio anatomopatológico confirmó la presencia de inflamación', detalla.

'Transcurridas las primeras doce horas de la operación la evolución del paciente es altamente satisfactoria. se encuentra estable hemodinámicamente, cómodo y con buen estado de ánimo', finaliza el primer parte médico. El siguiente parte con información de la evolución del rey no se hará público hasta este jueves.

Hasta la Quirón se ha acercado esta mañana la reina Sofía, las dos infantas, Elena y Cristina y los príncipes de Asturias. Cristina ha llegado al hospital minutos antes de las tres de la tarde acompañada por su secretario personal, Carlos García-Revenga. La hija menor de Juan Carlos ha llegado en un Volvo conducido por García-Revenga, quien fue citado a declarar en calidad de imputado en el caso Nóos por el juez José Castro. La infanta iba sentada en el asiento del copiloto de un automóvil que no pertenece al parque automovlístico del Estado, aunque iba escoltado por un segundo coche oficial.

Cristina ha llegado a Madrid procedente de Ginebra, donde reside en la actualidad con sus hijos. A diferencia de lo que ocurrió en noviembre de 2012, cuando el rey fue operado por vez primera de la cadera izquierda, la infanta no ha acudido al hospital acompañada por su marido, Iñaki Urdangarin, cuyos negocios al frente del Instituto Nóos investiga el juez Castro. En esta ocasión, la Infanta ha llegado al hospital después de que los Príncipes hubieran abandonado el centro, por lo que no han coincidido.

 

El rey, 'estable, cómodo y con buen estado de ánimo'

DISPLAY CONNECTORS, SL.