Público
Público

El rifirrafe de Letizia y Sofía, un trapo sucio más de una Familia Real llena de tensiones

La tensión protagonizada por las reinas no es más que la punta del iceberg de una familia cada vez más dividida: el 'matrimonio de conveniencia' de los reyes, las infidelidades de Juan Carlos, pasando por la hermana y el cuñado desterrado.

Publicidad
Media: 3.13
Votos: 16

El rey Juan Carlos celebra su 80 cumpleaños junto a miembros de la familia real./EFE

Probablemente hablaríamos de una 'familia desestructurada' si no fuera porque se trata de la Familia Real. Queda patente que hay momentos en los que el respeto, el amor y la empatía brillan por su ausencia y en el que conflicto y la distancia ocupan su lugar. Escenas de tensión como la protagonizada por Letizia y Sofía hace pocos días se convierten en rendijas por las que se filtra una realidad que sus miembros tratan de ocultar, sin mucho éxito, por bien de la imagen de la institución monárquica.

Por si a alguien le quedaba alguna duda, el rifirrafe de las reinas deja patente que las relaciones entre los miembros de la Familia Real no pasan por su mejor momento. Para muestra, varios botones: desde las supuestas infidelidades del rey Juan Carlos, la (no) relación del monarca emérito y Sofía, la imputación de Urdangarin... son muchas las cuestiones que han enfriado la relación entre los diferentes miembros de la familia de Borbón (o que las han calentado, depende de por donde se mire). Y poco a poco se han ido alejando.

Letizia versus Sofía

Las reinas Letizia y Sofía. Emilio Naranjo / EFE

Hace poco más de una semana, los reyes Felipe y Letizia, sus hijas y los reyes eméritos asistieron por cuarto año consecutivo a la misa de Domingo de Resurrección en la Catedral de Mallorca.  La reina Sofía intentaba hacerse una foto con sus dos nietas, Leonor y Sofía, y, cuando Letizia se percató de la escena, interrumpió la posibilidad de que existiera tal foto.

La incómoda y tensa situación, convertida en vídeo viral de la semana (por lo menos), da muestras de la deteriorada relación que tienen actualmente las reinas.  Un distanciamiento que ha tenido varios puntos de inflexión, como el nacimiento de las infantas, el relevo de la Corona o el 40 aniversario de la democracia.

Juan Carlos y Sofía, un 'matrimonio de conveniencia'

Juan Carlos y la reina Sofía durante el acto en el que la Real Academia de la Historia rinde homenaje al rey emérito. JUANJO MARTÍN (EFE)

Es público y notorio el poco afecto que parecen a día de hoy tenerse los reyes eméritos. Sus apariciones públicas conjuntas se registran a cuentagotas y cada vez son menos las oportunidades en las que se dejan ver juntos.

Una situación que se ha agudizado aún más desde que Juan Carlos I anunciara su abdicación y con ello desapareciera de la palestra pública diaria. El matrimonio real comenzó a convertirse (aún más) en una especie de ‘matrimonio de conveniencia’. Algo que quedaba patente en las pocas veces que se dejaban ver, como en aquella ocasión en la que Sofía mandó callar a su marido.

Su relación se apagaba a la vez que salían a la luz numerosos escándalos. Los asiduos viajes a 'cuerpo de rey' del monarca por todo el mundo no han ayudado a reconducir la situación. Una "caída accidental" durante un viaje de caza a Botsuana dio pie a una de las mayores polémicas protagonizadas por el Borbón.

El detonante: las supuestas infidelidades del rey

Rey Juan Carlos. EFE

La imagen pública del rey caía en picado a la misma velocidad que la confianza que su familia depositaba en él. En los últimos años muchos medios se han hecho eco de las relaciones extramatrimoniales que don Juan Carlos ha mantenido, en especial, con Corinna zu Sayn-Wittgenstein, conocida como la princesa Corinna.

Según relata la periodista Ana Romero en su libro Final de Partida, el rey tenía el propósito de casarse con Corinna una vez concluido su reinado. Su plan era "retirarse con ella en un país extranjero". "Era un deseo recurrente en el ánimo del monarca pero de muy difícil encaje en la realidad política y constitucional de España", explica en su libro. 

Pero no ha sido la única amiga del rey. De hecho, el Senado, con el control del PP, vetaba la semana pasada una pregunta sobre el rey Juan Carlos y una modelo arrojada al mar. La iniciativa parlamentaria partía de una noticia publicada en el periódico italiano Il Corriere de la Sera. El diario relataba cómo un escolta del rey arrojó al mar a una chica ante la inminente llegada de la reina, teniendo que ser posteriormente rescatada por una lancha de salvamento.

Urdangarin, de cuñado modelo a desterrado

El rey Juan Carlos y Urdangarin. EFE

Nadie es mejor ejemplo para ilustrar la tirantez en las relaciones personales dentro de Zarzuela que el condenado Iñaki Urdangarin. Desde que estallara la implicación de la Infanta Cristina y su marido en el Caso Nóos, sus figuras como parte de la monarquía española han pasado a la sombra.

Multitud de medios han publicado desde entonces varios reportajes explicando y demostrando que el actual rey Felipe VI no ha sido nada permisivo con esta situación. Urdangarin era el cuñado modelo, el chico perfecto, guapo, serio y deportista, hasta que se descubrieron sus chanchullos.

El matrimonio quedó relegado de la Familia Real. Dejaron de aparecer en la agenda pública de la Casa Real, ya no veraneaban juntos y ni siquiera pisaban Zarzuela. Además, Elena e Iñaki abandonaron España rumbo a Suiza, donde viven desde hace cuatro años. 

La imagen pública del la Familia Real cayó en picado, aún más, desde aquel momento y todavía no se ha recuperado del todo. Algo que las instituciones tratan de combatir con un mayor hermetismo: el CIS y los medios silencian la opinión de los ciudadanos sobre Felipe VI y la Casa Real.

Rencillas entre padre e hijo

El Rey Felipe VI y el Rey emérito Juan Carlos, escuchan el himno nacional / EFE

Para más inri, la tensión con su hijo Felipe se plasma en varios frentes. El actual rey llegó al trono con un perfil algo más austero para la futura Casa Real pero el rey emérito es más partidario de los grandes lujos. En este sentido cabe destacar que Juan Carlos de Borbón cobra el equivalente al 80% del sueldo de su hijo, participando siete veces menos en actos oficiales.

La oveja negra de la familia: Froilán

Froilan

El primogénito de la Infanta Elena, Froilán ha protagonizado multitud de polémicas desde bien pequeño, forjándose una imagen de rebelde y conflictivo: mal estudiante y amante de la noche -sin olvidar que se disparó en un pie-.

Tras todos estos malos tragos, y a pesar de los supuestos esfuerzos de Felipe VI, la Familia Real se ha dividido en dos familias, la pública y la interna. En esta última, las relaciones no son nada fáciles y cada vez se constata más de puertas hacia fuera.