Público
Público

Rita Maestre asegura que la protesta en la capilla "era una marcha reivindicativa pacífica"

La edil de Ahora Madrid Rita Maestre ha negado "cualquier acción violenta" ante el tribunal que le juzga por una protesta ante una capilla universitaria en 2011.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento de Madrid, junto a Héctor Meleiro en el juzgado. /EFE

MADRID.- La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, ha declarado este jueves en el juicio en el que está acusada de delito contra los sentimientos religiosos por manifestarse con el torso descubierto en la capilla de la Universidad Complutense en 2011 que "no quiso ofender a nadie".

La Fiscalía pide para la portavoz del Ayuntamiento de Madrid y para Héctor Meleiro, un año de prisión por herir los sentimientos religiosos por protestar en la capilla del Campus de Somosaguas de la Universidad Complutense de Madrid.

Durante las cuestiones previas la acusación de Alternativa Española ha solicitado cómo nueva prueba una entrevista concedida por Rita Maestre a El País, en la que según la acusación particular la edil reconoce quién organizó la protesta en la capilla.

Del mismo modo ha pedido incluir un extracto de la web de Ahora Madrid, donde se detallan los salarios de los concejales, de cara a una posible multa si Rita Maestre es finalmente condenada por los actos que se juzgan. El tribunal ha rechazado la entrevista en El País, pero ha admitido el extracto de los sueldos.

Por otro lado, la acusación del Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro, ha solicitado incluir cómo prueba un informe pericial, que analiza de manera funcional los hechos que se juzgan y sus consecuencias. El tribunal ha rechazado esta prueba pericial.

Tras las cuestiones previas la primera en declarar ha sido Rita Maestre, quien primero ha respondido a las preguntas de la fiscal. La edil ha asegurado que se unió al grupo de la protesta después de salir de clase: "Me incorporé al grupo, pero no me consta que hubiera una protesta organizada".

Maestre ha recalcado que "era una marcha reivindicativa pacífica para señalar que una capilla no tiene lugar en una universidad pública". "El ánimo y la forma de la protesta fue pacífico", ha añadido.

Del mismo modo, la portavoz municipal, cuestionada por las frases que supuestamente gritaron ("El papa no nos deja comernos las almejas", "Menos rosarios y más bolas chinas", "Contra el Vaticano poder clitoriano" o "Arderéis como en el 36") ha reconocido que no recuerda "la literalidad de lo dicho".

"No me desnudé, me quité la camiseta"

La concejal de Ahora Madrid ha hecho referencia a su presunto desnudo: "No me desnudé, me quité la camiseta". Maestre ha reconocido que viendo las consecuencias penales del acto, "nadie volvería a hacerlo pero aquello fue una protesta pacífica".

Tras contestar a la fiscal, Rita Maestre se ha amparado en su derecho a no contestar a las preguntas de las acusaciones particulares y populares.

Ante las preguntas de su defensa, Rita ha reconocido su reunión con el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, en la que pidió disculpas. Maestre ha afirmado que "el arzobispo aceptó las disculpas, aunque rechazó la protesta".

En referencia a la entrada al templo religioso, la portavoz municipal ha admitido que protestaban contra "las instituciones" y no contra los católicos. Una vez más Maestre, ha reconocido ante las preguntas de su defensa que no se desnudó, aunque si se quitó la camiseta, pero ha negado que llevara ningún mensaje escrito en su cuerpo.

Declaración de Héctor Meleiro

Después del testimonio de Rita Maestre, se ha llevado a cabo el interrogatorio a Héctor Meleiro, quien ha respondido en la línea de lo expuesto por la edil municipal, asegurando que su intención "era defender la laicidad de las instituciones públicas".

Meleiro, estudiante de Ciencias Políticas en el momento de los hechos que se juzgan, ha reconocido que su intención no fue violar "ningún derecho fundamentales".

Por videoconferencia ha participado como testigo, propuesto por la acusación del Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro, Guillermo Errejón, hermano del portavoz de Podemos, que ha asegurado que el acto "sólo reclamaba la laicidad en la universidad".

Errejón, que testificaba por su vinculación al grupo estudiantil Contrapoder -al que pertenecía Rita Maestre- ha negado que esa asociación programara ningún acto alrededor de la capilla el día que se investiga. No obstante, Errejón ha subrayado que él estaba estudiando y no tuvo conocimiento de la protesta, si bien se enteró luego por el "revuelo" generado.

Un testigo: "Me sentí impotente"

A la conclusión de las declaraciones de Rita Maestre y Héctor Meleiro, ha sido el turno de los testigos, muchos de ellos compañeros de facultad de la portavoz del gobierno municipal.

Entre los testigos solicitados por el Ministerio Fiscal se encuentra el padre Rafael Hernando de Larramendi, compañero de clase de Maestre, quien ha afirmado que "Rita actuaba como la líder del grupo, iba delante". "Le pedí por favor que no entraran así" en el edificio religioso, recalca.

Del mismo modo, Hernando ha declarado que intentó evitar que entraran en la capilla, pero que le empujaron y el grupo logró finalmente acceder al templo. El padre Rafael ha reconocido la existencia de una imagen del "santo padre Benedicto con una esvástica", que el grupo introdujo en la capilla, y que él mismo intentó retirar.

Hernando -cuestionado por el estado de los fieles que se encontraban en la capilla en el momento de la protesta- ha asegurado que "alguna de esas personas" salieron del templo "disgustadas y creo que alguna se sintió profundamente dolida en sus sentimientos". Personalmente, ha añadido que el se sintió "impotente" ante la entrada a la capilla del grupo.

Por otra parte, el padre Rafael ha mencionado -en una respuesta a la defensa de Maestre- expresamente a la portavoz municipal, asegurando que no escuchó a Rita "gritar ningún canto ofensivo".

"Se pusieron en círculo rodeando el altar"

Tras el padre Rafael, han declarado los testigos que se encontraban en el interior de la capilla del Campus de Somosaguas: Javier Díaz Sanz y María Jesús Velasco Pérez. El primero de ellos -en respuesta a las preguntas del Ministerio Fiscal- ha destacado la "organización" del acto: "Se pusieron en círculo rodeando el altar, alguna de las mujeres se quitaron la camiseta y otras también el sujetador". "Dos de ellas se besaron frente al altar", añadió.

En relación a las consignas que supuestamente se escucharon durante la protesta -reproducidas más arriba-, Díaz ha reconocido que las escuchó "todas". Asimismo ha afirmado -preguntado por su sentimiento como católico- que "se ofendió a Dios en el que creemos los cristianos y eso para los que tenemos fe es el mayor dolor".

Por su parte, Velasco ha recordado que "se llenó la capilla, no cabían todos dentro". En la línea de lo declarado por Díaz, María Jesús Velasco ha sentenciado que se sintió ofendida y que terminó "llorando de nervios".