Publicado: 04.02.2016 13:49 |Actualizado: 04.02.2016 16:28

Rivera advierte a Sánchez de que la negociación "no puede avanzar sin que el PP participe"

El líder de Ciudadanos asegura que está de acuerdo con el PSOE en que lo prioritario es luchar contra el paro y la corrupción, pero veta a Podemos y se muestra convencido de poder lograr la abstención de Rajoy: "Tengo esperanza, si no, no estaría aquí" 

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 6
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en un momento de la primera reunión que han mantenido para negociar un posible pacto de investidura. EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en un momento de la primera reunión que han mantenido para negociar un posible pacto de investidura. EFE

MADRID.- "No se puede avanzar sin que el PP participe". Así de contundente se ha mostrado este jueves Albert Rivera tras haber mantenido durante hora y media su primera reunión con Pedro Sánchez después de que éste fuera propuesto por el rey para investidura. "No puede haber legislatura ni Gobierno sin tener en cuenta al PP", le advirtió. 

El presidente de Ciudadanos salió satisfecho de dicho encuentro, en el que ambos líderes acordaron que las líneas prioritarias de negociación para un pacto de Gobierno se centrarán en medidas de lucha contra el paro, la precariedad y la corrupción. Pero insistió en que no apoyará -ni siquiera con su abstención- un acuerdo en el que participe Podemos y abogó por convencer a Mariano Rajoy para buscar los puntos de encuentro entre las tres formaciones "constitucionalistas". 

"España no va a permitir que no lleguemos a acuerdos para un país mejor", sentenció Rivera, convencido de que logrará que el líder del PP abandone su postura "enrocada" en no permitir ningún Ejecutivo que Rajoy no presida. "Tengo esperanza, si no, no estaría aquí", respondió. "Y hay tiempo más que suficiente: tenemos tres meses para llegar a acuerdos", aseguró. 



Rivera señaló los "puntos de encuentro" que se pueden lograr entre los tres partidos, empezando por el de mostrarse en contra del independentismo en Catalunya. "C's, PP y PSOE siempre hemos estado juntos en esto", recordó tras anunciar que había acordado con Sánchez mostrar su apoyo a Rajoy para que recurra ante el Constitucional las nuevas "leyes de desconexión" impulsadas ayer por el Parlament catalán

No obstante, también apoyó a Sánchez en su empeño para que Rajoy comparezca ante un pleno extraordinario del Congreso con el fin de acordar "una postura conjunta, de Estado" que presentar ante el próximo Consejo Europeo en el que se debatirá sobre la posible salida de Gran Bretaña de la UE. "El Gobierno en funciones no está solo, pero también tiene que dar explicaciones y acordar una posición con el Parlamento", sentenció Rivera, convencido también de que Rajoy comparecerá por voluntad propia y de que conseguirá, además, el respaldo de PSOE y C's, "los partidos europeístas". 

El número uno de Ciudadanos insistió en todo momento en la coalición a tres bandas. Un acuerdo que debe basarse, en su opinión, en una amplia política reformista (que incluirá la reforma de la ley electoral, de la Constitución o de la ley de partidos, entre otras cuestiones) que lleve aparejada un calendario de ejecución de las medidas pactadas. "Ciudadanos busca que el Gobierno gobierne y no firmaremos ningún acuerdo sin calendario y sin fijar comisiones de seguimiento de los respectivos acuerdos", argumentó. 

Primera reunión con el PP, la próxima semana

Para ello, los grupos de trabajo nombrados por PSOE y C's fijarán mañana un "intenso" calendario de reuniones que se producirán "cada día, cada dos días o lo que haga falta" y el de Ciudadanos hará lo propio con el PP en una reunión que tendrá lugar "la semana que viene". "Hay muchos temas de Estado, como el pacto antiterrorista, la reforma de la ley electoral, de la Constitución, el pacto de Estado contra la corrupción, etc. en los que el PP es necesario, por lo que PSOE, PP y C's están obligados a entenderse", justificó Rivera. 

"¿Para qué vamos a repetir elecciones si vamos a tener un mapa muy parecido?"

"Estoy convencido de que nuestro ideario es compartido por buena parte del electorado del PP y del PSOE y, a pesar de las discrepancias, también hay criterios comunes", incidió el líder naranja, dejando entrever que, por ejemplo, el contrato único que ellos proponían y Sánchez tanto criticó en su día no será un escollo en los acuerdos. "En campaña nos hicimos críticas mutuamente; eso no es una novedad. La novedad es ver cuáles son los puntos de encuentro y los tenemos: la lucha contra la alta precariedad laboral, las cotizaciones cada vez más bajas, una tasa de paro del 21%... Ahí sí hay marco de negociación", especificó. 

Con quien no la hay, volvió a dejar claro, es con la formación que lidera Pablo Iglesias, con quien dijo tener "programas antagónicos". "Podemos estar de acuerdo en lucha contra la corrupción o en la reforma constitucional, pero no en cuanto a la unión de los españoles y el artículo 1 de la Constitución", repitió Rivera. "Y esas dos cosas no se debaten en un acuerdo de Gobierno. La pertenencia a Europa, tampoco", agregó, señalando que sólo si Podemos renunciara a su ideario "y deja de proponer referéndums" podría llegarse al acuerdo deseado por Pedro Sánchez: el del PSOE con las dos "fuerzas del cambio". 

Y, como "nadie va a poder gobernar sin un acuerdo de tres" y ,según su valoración de los resultados del último barómetro del CIS, "¿para qué se van a repetir elecciones si vamos a tener un mapa muy parecido al actual?", su única opción viable vuelve a ser la 'gran coalición' PP-PSOE- C's. De ahí su advertencia a Sánchez (y también a Rajoy) sobre las negociaciones: "No se puede avanzar sin que el PP participe porque Sánchez sabe que no C's no va a ser compatible con Podemos", zanjó.